Política

Marchas en todo el país le inyectan ánimo a Macri de cara a octubre

El presidente salió al balcón de la Rosada a saludar por las muestra de apoyo. En Rosario, una multitud se concentró en el Monumento.

Domingo 25 de Agosto de 2019

Los defensores del gobierno de Mauricio Macri salieron ayer a las calles con dos objetivos en mente: darse ánimos tras la dura derrota en las Paso y autoconvencerse de que la elección se puede dar vuelta el 27 de octubre. Con esas consignas, y con mensajes contra el kirchnerismo, miles de rosarinos se congregaron en el Monumento a la Bandera. La ciudad fue parte de masivas marchas en distintos puntos del país, cuyo epicentro estuvo en la Capital Federal, en Plaza de Mayo, donde el presidente coronó la jornada en su apoyo con una saludo a la multitud desde el balcón de la Casa Rosada.

   La convocatoria, lanzada por el actor Luis Brandoni, de origen radical, prendió en Rosario. Desde temprano la gente fue ocupando el sector del mástil del Monumento y la plaza que está enfrente del Concejo Municipal.

   La multitud, estimada en más de 5 mil personas, fue subiendo la intensidad de sus consignas, que mixturaron entre el apoyo explícito al presidente y la condena al “pasado kirchnerista”, colocando a este espacio político como un potencial riesgo para la República si la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner se imponen en las presidenciales de octubre.

   En ese exceso y en ese miedo se enfocaron los mensajes de las pancartas y de los cánticos. “Prefiero un presidente que comete errores, no uno que comete delitos”, exhibía en alto un hombre, junto a su pareja y su hijo.

   Al lado, una señora levantaba un estandarte parecido impreso en letras negras sobre un fondo verde: “No quiero ver a mis nietos en una Argentina gobernada por ladrones, corruptos, traidores y vagos”.

   La composición social de los manifestantes era básicamente de clase media, gente del centro (el núcleo duro del macrismo) y muy pocos, o casi nada, de jóvenes.

   “Los jóvenes que nos votan no están acá, no los busques, porque no se movilizan. No tenemos la mística ni del kirchnerismo ni de la izquierda. Tampoco nos interesa esa épica”, contestó un dirigente del PRO cuando La Capital le hizo notar la ausencia de jóvenes en la manifestación de apoyo al presidente. El “sí se puede” fue otra de las consignas más repetidas, al igual que la de “Ar-gen-tina, sin Cris-tina”. La convocatoria de la marcha operó también para captar a futuros fiscales para los comicios. Hay un convencimiento, sin pruebas que lo fundamenten, de que Macri perdió las elecciones porque “le robaron” votos producto de una floja fiscalización.

   Los propios dirigentes de Juntos por el Cambio no creen eso, pero dejan correr la sospecha porque ese rumor ha potenciado el deseo de mucha gente en acercarse a los locales partidarios. De hecho, ayer en el Monumento, y en una mesa instalada para la ocasión, cientos de ciudadanos se anotaron para fiscalizar el 27 de octubre.

   Lo que caracteriza a este tipo de movilizaciones del oficialismo es que no hay un dirigente dirigiendo a la multitud, sino que están mezclados con ellos, y es la propia gente, si tiene ganas, la que toma el megáfono y dice sus cosas. Y los que tomaron la palabra versaron sobre lo mismo: en la idea de que la población no tiene que votar con el bolsillo, sino con la cabeza. También el de hacer todo el esfuerzo posible por convencer al otro, al que está enojado con Macri, que la opción por el “kirchnerismo” es peor: la corrupción, la tragedia de Once, los bolsos de López, el fiscal Nisman y un largo etcétera.

   Mezclados con la multitud se pudo ver a los concejales Charly Cardozo, Gabriel Chumpitaz y Daniela León. También al presidente del PRO y candidato a diputado nacional Federico Angelini, quien se mostró emocionado y “sorprendido” por la respuesta de los rosarinos, y de los argentinos en general. Por eso andaba mostrando el mensaje que el propio Macri grabó desde el balcón de la Rosada para agradecer el apoyo ciudadano.

   Macri tuvo dos apariciones en el balcón de la Rosada, en la primera a las 19, entre vivas a la patria y cánticos de apoyo a su gestión, junto a la primera dama Juliana Awada y, visiblemente emocionado, saludó a la multitud, con sus brazos en alto, con una bandera argentina y varias veces se llevó la mano al corazón.

    “Mauricio querido, el pueblo está contigo”, repitieron desde la Plaza, mientras Macri respondía a viva voz, sin micrófono “Vamos”. Luego pidió un minuto y reapareció a las 19.15, esta vez con un mensaje a la multitud en el que dijo: “Tenemos que seguir más que nunca”.

    “Decidimos cambiar porque queremos ser mejores; merecemos cambiar, trabajando juntos, dialogando; así vamos a construir la Argentina que queremos”, cerró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario