Política

Magistrados rechazan el proyecto oficial que propicia cambios

Ricardo Recondo, flamante vicepresidente del Consejo de la Magistratura y hasta la semana pasada titular del cuerpo, cuestionó ayer el proyecto de la Casa Rosada para modificar las jubilaciones del Poder Judicial.

Lunes 17 de Febrero de 2020

Ricardo Recondo, flamante vicepresidente del Consejo de la Magistratura y hasta la semana pasada titular del cuerpo, cuestionó ayer el proyecto de la Casa Rosada para modificar las jubilaciones del Poder Judicial.

"Es inconstitucional. La Corte Suprema lo ha declarado muchas veces ya. No se trata tampoco de una ley de privilegios. Aporto hace cincuenta años a la Caja de Jubilaciones un equivalente de 90 mil pesos. Si me cambian el sistema, podría pedir el reintegro de todo eso, más los intereses", advirtió.

Entre sus argumentos, Recondo ponderó el principio de intangibilidad de las remuneraciones y las jubilaciones de los magistrados como un derecho amparado por la Constitución para garantizar la independencia e imparcialidad de los funcionarios judiciales, a fin de evitar ser corrompidos desde otros poderes del Estado y vulnerar, de ese modo, dicha garantía.

"La garantía de intangibilidad de los sueldos de los judiciales se extiende al pedido jubilatorio. Ocurre en todo el mundo. El magistrado no puede hacer nada, tiene un nivel de incompatibilidad que no lo tiene ningún otro funcionario del Estado. No estoy llorando miserias. Los jueces tienen, en este momento, una buena retribución", indicó.

La norma enviada al Congreso es parte de una reforma que busca "reducir las inequidades existentes en el sistema previsional, en buena parte originadas por regímenes especiales cuyas reglas de acceso y determinación de los beneficios han consolidado verdaderos sectores de privilegio dentro del régimen público de reparto sobre el que impactan".

Postura

Recondo reafirmó su posición: "Para que exista una democracia es necesario que los jueces sean independientes y para que sean independientes existen un montón de protecciones, que le llaman privilegios, pero son protecciones".

"Es cierto que el puesto lo ejerce una persona, pero en realidad esa protección está dirigida al justiciable. La Convención de Costa Rica lo dice: «Toda persona tiene derecho a ser juzgada por un magistrado imparcial e independiente»".

"Entiendo que a la gente no le guste, pero teóricamente la ventaja, en definitiva, es para la persona que va a ser juzgada por el magistrado", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario