Política

Macri zafó de ir a juicio oral por la causa de las escuchas ilegales

El juez Casanello anuló una resolución anterior de su par Oyarbide. De igual forma, el líder del PRO continúa estando procesado en el caso.

Sábado 08 de Marzo de 2014

El juez federal Sebastián Casanello resolvió ayer anular la decisión de enviar a juicio oral y público al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, en la causa por las escuchas telefónicas ilegales en el seno de su administración, tras considerar que no hay pruebas suficientes para hacerlo, aunque lo seguirá investigando.

En la misma resolución, el juez envió a juicio oral y público a otras 11 personas, entre ellos al ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Fino Palacios, al espía Ciro James y al ex ministro de Educación porteño Mariano Narodowski.

Casanello anuló una decisión que el 11 de mayo de 2012 había tomado su antecesor en la causa Norberto Oyarbide, quien había decidido dar por terminada la instrucción del caso respecto a Macri y demás acusados.

Para el juez Casanello, "no hay prueba concreta" en contra de Macri para enviarlo a juicio, por lo que ordenó realizar dos medidas de prueba para luego resolver la situación del jefe de Gobierno.

Esas dos medidas de prueba son: citar como testigo al ministro de Justicia porteño, Guillermo Montenegro, para el 15 de abril próximo, y profundizar sobre la empresa privada que contrató Franco Macri para investigar a su yerno, llamada Agencia AP Security SA.

A Macri se lo acusa por dos escuchas concretas entre todas las que se investigan, y son las que tuvieron como objetivo a su cuñado Néstor Leonardo y al del dirigente de la comunidad judía Sergio Burstein.

La decisión de Casanello da marcha atrás con lo pedido por los fiscales Jorge Di Lello y Alberto Nisman, así como por las querellas, que habían acusaban al jefe de Gobierno de ser la cabeza de una presunta asociación ilícita.

La causa se inició a fines de 2009, cuando la hija de Burstein recibió en su casa un llamado —que luego se descifró fue hecho desde un locutorio pero que nunca se identificó al autor— donde alertaban que su padre estaba siendo víctima de escuchas y que detrás de ello estaba Palacios.

Luego se descubrió que James había sido contratado con un sueldo de seis mil pesos como asesor en el Ministerio de Educación bajo la orden de Narodowski.

En el fallo, Casanello consideró que en la situación de Macri "el problema radica en la expresión de los fundamentos de la acusación", y en ese sentido reprochó que ni la fiscalía ni las querellas aportaron "una prueba directa que permita sostener que Macri haya ordenado espiar a Néstor Leonardo y a Sergio Burstein".

Ahora el juez debe resolver si sobresee o no a Macri luego de escuchar a Montenegro, lo que podría ser apelado, o si envía finalmente a juicio al jefe de Gobierno, cuyo procesamiento sigue en pie.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario