Política

Macri y Lousteau salieron a cruzar a la presidenta Cristina Kirchner por sus críticas

El jefe de Gobierno porteño y el ex ministro de Economía devolvieron las estocadas que Cristina les había lanzado por cadena nacional.

Sábado 27 de Junio de 2015

El precandidato a presidente del PRO, Mauricio Macri, y el postulante a jefe de Gobierno porteño por ECO, Martín Lousteau, rechazaron ayer las críticas que un día antes les había lanzado la mandataria Cristina Kirchner por cadena nacional. Mientras el primero señaló que administrará el país a partir del 10 de diciembre próximo "con números reales, no con los que dibuja el Indec", el segundo dijo no entender cómo "por una necesidad de cortísimo plazo para inflar a su candidato", Mariano Recalde (en el distrito capitalino), la jefa del Estado "cambia todo el discurso que ha tenido".

De ese modo, el líder del PRO y el economista le respondieron a Cristina, quien el jueves pasado cuestionó en cadena nacional al PRO por el "chamuyo y globitos" y también consideró a Lousteau —sin nombrarlo— "un desagradecido" que le "costó sangre, sudor y lágrimas" por el conflicto desatado tras la resolución 125, de retenciones móviles a las exportaciones de granos .

A su vez, el jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, se sumó a las críticas a Lousteau al sostener que tuvo "impericia" y "falta de seriedad" cuando impulsó, como ministro de Economía, las frustradas retenciones móviles al campo (ver aparte).

El aspirante a jefe de Gobierno porteño por ECO insistió en replicar esos cuestionamientos y argumentó que, siendo titular de Economía, procuró "resolver un problema de subsidios que se estaban desbordando".

"Por una necesidad de cortísimo plazo, porque esta elección se dirime en 9 días, para inflar a su candidato (el camporista Recalde) y bajar a otro, ¿la presidenta cambia todo el discurso que ha tenido?", planteó Lousteau.

El ex ministro recordó luego que la mandataria "ha defendido la 125 en inauguraciones de sesiones (en el Congreso), en su primera conferencia de prensa, casi la única que hizo, después del voto no positivo (del ex vicepresidente Julio Cobos) y, hasta hace poco, decía que era un tema vital de redistribución e, incluso, que hoy las retenciones (en caso de haberse aplicado su iniciativa) estarían más bajas".

Por su parte, Macri respondió a las críticas que Cristina Fernández pronunció contra el PRO y expresó: "Estoy de acuerdo con la presidenta en que no se gestiona con chamuyo y globitos. Por eso, voy a gobernar la Argentina desde diciembre con números reales, no los que dibuja el Indec sobre la inflación y el 5 por ciento de pobreza".

Además, afirmó no querer "volver a nada que tenga que ver en el pasado", aunque puntualizó que tampoco quiere "que (la vedette Victoria) Xipolitakis aterrice los aviones, los trenes choquen, al fútbol sólo vayan los hinchas locales, se corte la luz y los celulares no funcionen".

En esa línea, el secretario general de Gobierno porteño, Marcos Peña, sostuvo que en el PRO no saben si darse "por aludidos" o si la mandataria "está proyectando lo que a veces le da culpa".

"Coincidimos totalmente con la presidenta, pero no sabemos si darnos por aludidos o si está proyectando lo que a veces le da culpa. Estamos tranquilos porque venimos gestionando y demostrando resultados concretos", sentenció el funcionario macrista.

Por su parte, Macri, en su habitual timbreo de campaña, aseguró que en caso de llegar a ocupar el Sillón de Rivadavia mantendrá los planes sociales, a la vez que ofrecerá "capacitación" para que los que estén en esa situación "puedan conseguir un trabajo digno".

"El que tiene un plan, lo mantendrá. La gente debe quedarse tranquila porque entramos a la política para ayudarla y sacar de la pobreza a aquellos que la pelean desde abajo", añadió.

Detonante. Desde Santa Rosa (La Pampa), la jefa del Estado había criticado, sin nombrarlos, al macrismo (su rival discursivo fijo) y a su ex ministro de Economía, tras ver su participación en el debate a Jefe de Gobierno porteño en el canal TN frente a Horacio Rodríguez Larreta (PRO) y Recalde.

"Escuchaba a estos que nos querían dar algunas lecciones, sobre todo alguno que me costó sangre sudor y lágrimas", recriminó Cristina, parafraseando el célebre discurso de Winston Churchill frente al Parlamento inglés en 1940.

Respecto de la controversia por las retenciones, Cristina agregó: "Con la 125 casi nos hacen caer por haber calculado mal los números".

Asimismo, aprovechó para pegarle a Macri, al aludir a la estética del PRO. "No se gobierna el país con chamuyo y globitos sino con números y gestión", había enfatizado la presidenta, citando cifras del Indec.

Más reproches por la fallida resolución 125

El jefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández, salió ayer a criticar al precandidato a jefe de Gobierno porteño por ECO, Martín Lousteau, al sostener que tuvo "impericia" y "falta de seriedad" cuando impulsó, como ministro de Economía, la frustrada resolución 125, que proponía retenciones móviles al campo.Como hizo la presidenta Cristina Kirchner el jueves pasado, Fernández aseveró que hubo "una fortísima improvisación" en esa iniciativa, que llevó adelante Lousteau cuando era ministro de Economía del actual gobierno, dado "que no habían sido consultadas las entidades del campo"."El ministro de Economía, que era Lousteau, le había manifestado a la presidenta que ese tema no traía complicaciones, ya que el interés de las entidades del campo estaba focalizado en el trigo y el maíz", reveló al ingresar a la Casa Rosada, por lo que "se le dio una explicación que era mentira" a la jefa del Estado.Pero, según dijo Fernández, "no solamente no habló con las autoridades sino que no se comprendió el momento" para llevar adelante esa medida, por lo que hubo "impericia, falta de seriedad y de profesionalismo" de parte de Lousteau, quien compite con Horacio Rodríguez Larreta (PRO) y Mariano Recalde (FpV) para suceder a Mauricio Macri.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS