Política

Macri y los gobernadores abrieron el diálogo con un almuerzo en Olivos

Ayer encaminaron el debate sobre la coparticipación y evaluaron acciones contra el narcotráfico.

Domingo 13 de Diciembre de 2015

El presidente Mauricio Macri almorzó ayer con todos los mandatarios provinciales, entre ellos el de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y el jefe del Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la Quinta de Olivos. La primera reunión de este tipo en años giró en torno a una reforma en la coparticipación —debate que quedó abierto—, la lucha contra el narcotráfico y cambios en la ley electoral (boleta única electrónica). “Es una gran señal del jefe del Estado el habernos convocado a sólo dos días de su asunción. Realmente, es colocar al federalismo en el lugar que corresponde”, aseguró el titular de la Casa Gris tras el encuentro.

   Apenas pasadas las 12.30, y bajo un cielo gris plomizo, Macri, los gobernadores y Rodríguez Larreta se acercaron a las mesas estratégicamente dispuestas en el quincho de la residencia oficial, de modo que todos quedaran de frente, y comenzaron a compartir un asado (“Bien servido, nada fuera de lo común, y con buen vino”, deslizó un testigo directo). Y hablaron sobre posibles mejoras de la coparticipación y el combate al narcotráfico. El presidente también sumó a la agenda la necesidad de ejecutar cambios en la ley electoral (ver aparte).

   “Macri abrió el diálogo reiterando los ejes fundamentales de su gestión, que adelantó en la reciente Asamblea Legislativa, y que son la lucha contra la pobreza y el narcotráfico, la unidad de los argentinos y la calidad institucional”, contó a La Capital el gobernador santafesino.

   Tras la introducción del presidente, llegó el turno de los mandatarios provinciales. “Hablamos varios, en general sobre la necesidad de profundizar el consenso y lo positivo del llamado al diálogo. De hecho, todos esperamos que estas reuniones continúen. Algunos gobernadores agregaron infraestructura, transporte y energía a la lista de temas”, explicó el socialista.

   Respecto de Santa Fe, Lifschitz planteó “avanzar con la problemática de los recursos, más allá de la situación particular de la provincia tras la reciente resolución de la Corte Suprema (que a fines de noviembre pasado falló a favor de la Casa Gris en los pleitos iniciados contra la Nación por deudas por coparticipación), como también por las respuestas que requieren las economías regionales, los productores y los industriales, medidas rápidas para generar reactivación y alentar las exportaciones”.

   “Casi todos los gobernadores manifestamos nuestra gran preocupación frente al narcotráfico. Desde Tierra del Fuego hasta Jujuy, todos comparten la misma inquietud y coinciden en que será clave un mayor protagonismo de la Nación en la definición de políticas y estrategias, como también la colaboración de las provincias entre sí”, indicó el mandatario santafesino.

   En ese sentido, Lifschitz adelantó que el 17 de diciembre próximo se reunirá el Consejo de Seguridad Interior, en el que confluirán los ministros del área de todas la provincias.

   “Es una gran señal del jefe del Estado el habernos convocado a sólo dos días de su asunción. Realmente, es colocar al federalismo en el lugar que corresponde. Todos los gobernadores rescataron, incluso los que hasta ayer eran kirchneristas, el valor de la reunión. Es más: no recuerdo un encuentro de este tipo en los últimos 15 ó 20 años”, concluyó el socialista.

   Por su parte, Macri comunicó lo abordado en el almuerzo, que finalizó a las 14, durante una conferencia de prensa conjunta con la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; sus pares de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Mendoza, Alfredo Cornejo, y Lifschitz. Si bien en principio hubo dudas sobre la participación de la flamante mandataria de Santa Cruz, Alicia Kirchner, la hermana del ex presidente estuvo presente en Olivos.

   Macri, quien estrenó la quinta como presidente y reabrió su sala de conferencias (no se utilizaba desde hacía siete años), ratificó su “compromiso con una Argentina federal”. Pero advirtió que “hay muchas cosas para analizar antes de plantear una nueva ley de coparticipación”. También puso énfasis en la necesidad de crear “trabajo genuino” y en la lucha contra el narcotráfico.

   Además, reivindicó el diálogo directo con los mandatarios provinciales: “Deberíamos poder resolver los problemas de falta de federalismo entre el presidente y los gobernadores, para eso formamos un equipo”.

   En tanto, Urtubey (peronista) deslizó una nueva crítica a la gestión del kirchnerismo por falta de atención a los reclamos de coparticipación. “Nos hubiera gustado que alguna de esas cuestiones se discutieran antes y no en este tiempo”, señaló.

   A su turno, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, adelantó que la próxima reunión del gabinete nacional será a mediados de enero en Córdoba (ver página 4) y que la semana que comienza recibirá en la cartera política a los gobernadores, uno por uno.

Retoques electorales en puerta

El presidente Mauricio Macri expresó ayer ante los gobernadores su intención de que “para las próximas elecciones se vote en todo el país con la mejor tecnología disponible en ese momento” y que, para 2019, “el gran desafío es sincronizar” todos los comicios.

   “Después de la buena experiencia de Salta, la copiamos en la Capital Federal y funcionó. La idea es que para las próximas elecciones se vote en todo el país con la mejor tecnología disponible en ese momento”, señaló.

   También enfatizó que, “para 2019, el gran desafío es sincronizar todas las elecciones”, porque el desdoblamiento de los comicios provinciales y nacionales implica un “despilfarro de recursos”. Durante el almuerzo en Olivos, Macri estuvo acompañado por la vicepresidenta Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

El gabinete se reunirá en el interior de la Argentina

El presidente Mauricio Macri encabezará su primera reunión de gabinete en el interior del país a mediados de enero en la provincia de Córdoba, anticipó ayer el ministro del interior, Rogelio Frigerio.

Se espera que la semana próxima Macri tenga su primera reunión con todo el gabinete de ministros en la Casa Rosada, mientras que la provincia de Córdoba, donde Macri arrasó en las elecciones, será el escenario de la primera de estas reuniones que se desarrollarán en el interior.

La idea del macrismo es que las reuniones de gabinete también de desarrollen en las distintas provincias del país, en el marco de la nueva relación que la Nación buscará establecer con las provincias.

Se prevé que las reuniones de gabinete, una tradición de todos los presidentes que fue desactivada durante los 12 años de la era kirchnerista, comiencen bien temprano por la mañana (alrededor de las 8) y los ministros que lleguen tarde deberán abonar una multa, tal como era el esquema que implementó Macri en sus años de jefe de Gobierno porteño.

En paralelo, el gobernador Miguel Lifschitz anunció ayer a este diario que mañana, a las 13, encabezará la primera reunión de su gabinete. Según señaló el gobernador, el objetivo es priorizar en sus primeros días de gestión acciones ligadas a la seguridad e infraestructura y producción.

Al igual que Macri, Lifschitz piensa en imponerles obetivos de realización a dada uno de los ministros en un plazo de tiempo relavitamente corto para agilizar la marcha de la administración.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS