Política

Macri reaparece en escena cuando el debate político vuelve a agrietarse

El ex mandatario intenta recuperar protagonismo en un momento delicado del país y en el que la polarización se vuelve más intensa.

Domingo 12 de Julio de 2020

La entrevista que dio esta semana Mauricio Macri fue una de las pocas novedades políticas en otra semana en que la agenda pública sigue dominada por la pandemia y la caída económica.

El momento elegido por el ex presidente para reaparecer en escena no fue casual. Macri volvió a la palestra cuando el debate político vuelve a agrietarse y las palomas del PRO aprovecharon el polémico comunicado sobre la muerte de Fabián Gutiérrez para lanzar una ofensiva contra los halcones que dominan el partido y que cuentan con el aval decisivo del antecesor de Alberto Fernández.

En este marco, La Capital dialogó con analistas políticos sobre el contenido del mensaje de Macri, a quienes fueron dirigidas sus palabras y su respuesta a un interrogante clave: ¿Puede volver a ser un candidato competitivo el único mandatario sudamericano desde la ola de democratización iniciada en los años ‘80 que se presenta para reelegir y no lo consigue?

Para el politólogo Mario Riorda en su entrevista Macri sostuvo la misma postura que cuando estuvo en el gobierno: contrastar con el kirchnerismo. El consultor Carlos Fara coincide y advierte otro mensaje más subliminal de la entrevista. El hecho de que su primer mano a mano periodístico desde que dejó la presidencia sea con el ensayista Alvaro Vargas Llosa, entiende el investigador de opinión pública, es una forma en la que Macri dice que "está en otra liga, la de los ex mandatarios, lo que lo diferencia del resto de la dirigencia política".

En tanto, de acuerdo a la consultora Celia Kleiman que Macri se erija como defensor de las libertades "es lo conveniente por la audiencia que le responde en Juntos por el Cambio".

Alimentar al núcleo duro

Efectivamente, todos los analistas consultados acuerdan en que las palabras de Macri fueron teledirigidas al núcleo duro de su base de apoyo. Parte de ese sector se movilizó en las calles el 9 de julio, con consignas que iban del rechazo a la intervención de Vicentin hasta la crítica de la estrategia sanitaria del gobierno.

Riorda señala que Macri está descuidando o directamente obviando la expansión de su espacio. "Está mucho más concentrado en mantenerse identitariamente en el costado más radicalizado, ubicado claramente en la derecha", indica el presidente de la Asociación Latinoamericana de Investigadores en Campañas Electorales (Alice).

De acuerdo a Kleiman, directora de Polldata, el posteo de Macri en las redes sociales el 9 de julio "es un discurso raro, no se entiende demasiado por qué las libertades estarían amenazadas".

"Está diciendo lo que quiere escuchar la gente que salió a manifestarse y que es la que suele responder a su liderazgo", evalúa la especialista.

Martín Ostolaza, director de Innova Opinión Pública, plantea que "el macrismo pasó de ser un partido-marca a un partido ideológico, y en ese pasaje perdió frescura y surgieron divisiones internas. Prima su versión antiperonista y contrastativa, relegando la meta de ampliar. Hoy se dificulta distinguir si el macrismo conduce o es conducido por ese núcleo duro".

Precisamente, el regreso de Macri se da en un momento particular del PRO y de la alianza con la UCR y la Coalición Cívica. El ala dialoguista de la coalición, que se referencia en Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Martín Lousteau y Emilio Monzó, entre otros dirigentes, viene pulseando por el perfil de la coalición —sobre todo, cuánto y en qué temas se le pega al gobierno de Alberto Fernández— y sus liderazgos.

En este sentido para Fara las palabras de Macri intervienen directamente en la interna de Cambiemos. "Está la discusión entre halcones y palomas y él está claramente más cerca de las palomas —considera—. Si él se pone en un lado de la balanza desequilibra la discusión para determinado lugar. Es una forma de volver a hacer política, dejando abierta la puerta para una eventual candidatura el año que viene".

Su futuro político

En este marco, parece difícil que Macri vuelva a ser un candidato competitivo, sobre todo a nivel nacional. Más, cuando sus principales credenciales ante la ciudadanía —saber de gestión económica y transparencia institucional— aparecen devaluadas ante quienes alguna vez votaron al ex jefe de gobierno porteño pero integran el segmento independiente del electorado.

"Macri tiene futuro político pero depende mucho de las circunstancias y de lo que haga él", dice Fara.

Y agrega: "Para él, que tuvo tres años de recesión sobre cuatro, si no hace autocrítica va a ser muy difícil, porque la discusión va a seguir siendo económica durante mucho tiempo. Él va tener que volver a su estrategia preferida, que es agitar el cuco de Cristina, y presentarse como el menos malo. El tema es que ahora se viene una discusión sobre qué pasó con los servicios de inteligencia durante el macrismo y no sólo eso: va tener que enfrentar una discusión ideológica y metodológica en Cambiemos sobre por qué se perdió la elección, por qué fue un gobierno del PRO y no de la coalición".

Guillermo Variego, también director de Innova, advierte que sería imprudente decir que Macri no tiene futuro. Mucho más, con el ejemplo de Cristina Kirchner. De todos modos, sostiene que "posiblemente por un buen período de tiempo la agenda gire alrededor de la economía y la salud, y en ninguno de los dos temas Macri presenta credenciales legítimas". Es por eso, analiza, que el sector político de Macri busca llevar todos los debates a "lógicas dicotómicas y emocionales".

En la misma línea, Riorda argumenta que en un sistema de partidos roto es muy difícil pensar la muerte política definitiva de nadie.

Y explica: "Independientemente de que su performance como gobernante fue realmente mala y que la política es más o menos racional la política tiene un ordenamiento tribal más importante de lo que uno imaginaría".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario