Política

Macri: "No es verdad que el kirchnerismoya ganó, y eso es lo más importante"

Nació el 8 de febrero de 1959. Es ingeniero civil, empresario, dirigente deportivo y actual líder del PRO. Jefe de Gobierno porteño desde diciembre de 2007, encabeza la fórmula presidencial de Cambiemos.

Miércoles 21 de Octubre de 2015

El sol comienza a caer y Mauricio Macri se desploma en un asiento de la combi con la cual viene recorriendo distintos puntos de la Argentina. En el marco de un cierre de campaña sin tregua, acaba de protagonizar una caminata por el centro de la ciudad. Y, tras ese contacto directo con los rosarinos, asegura: "No es verdad que el kirchnerismo ya ganó. Nos estamos dando cuenta de que somos una mayoría y noto que hay una sana rebeldía a favor de un futuro mejor para todos".

A cuatro días de los determinantes comicios, el candidato presidencial de Cambiemos confía en forzar una segunda vuelta en las urnas. Y, mano a mano con La Capital mientras acortaba la distancia entre los dos canales de aire de Rosario, desestima haberse estancado en la carrera hacia la Casa Rosada. "Si el kirchnerismo dice eso, significa que estamos muy bien".

"Estamos en vísperas de una segunda vuelta y de ganar la elección, produciendo un cambio histórico", continúa el jefe de Gobierno porteño y líder del PRO. Frente a esa proyección, extiende un convite a Progresistas, al massismo y hasta al socialismo ("Nos une la vocación de cambio de valores"), a los que les propone "un gobierno que no abuse de su autoridad, que no se crea dueño del Estado y que respete la independencia de poderes".

—¿Con qué expectativas llega al cierre de campaña?

—Entusiasmado, porque noto un cambio de clima y una enorme alegría de la gente en el sentido de empezar a darse cuenta de que podemos vivir de otro modo, de que no es verdad que esta es la mejor Argentina que podemos tener. Nos estamos dando cuenta de que somos una mayoría que pretende pobreza cero y un país en el que todos podamos enfrentar y derrotar al narcotráfico. No es verdad que el kirchnerismo ya ganó, y eso es lo más importante.

—¿Qué es más fácil: que Macri llegue a la segunda vuelta o que Boca salga campeón?

— (Risas) Igual de posibles las dos cosas.

—¿La confianza de llegar al ballottage en qué se sustenta?

—En que noto que hay una sana rebeldía en la Argentina a favor de un futuro mejor para todos. También en el esfuerzo del gobierno para que nos resignemos y aceptemos que este es el país en el que tenemos que vivir, con uno de cada tres habitantes en la pobreza y con el miedo invadiendo, de la mano del narcotráfico, las calles. Propongo revertir todo esto y hacer crecer a la Argentina, dándole un trabajo a cada compatriota en la pobreza y enfrentando con profesionalismo y política el narcotráfico.

—El kirchnerismo sostiene que usted se estancó y que Sergio Massa (UNA) creció. ¿Qué indicadores maneja Cambiemos?

—Si el kirchnerismo dice eso significa que estamos muy bien. Si están tan preocupados por hablar de nuestro estancamiento y el crecimiento de terceros, claramente les hace ruido Cambiemos, una fuerza que dio una sorpresa: se erigió con coherencia y solidez como para enfrentar a un gobierno que, durante muchos años, parecía invencible. Ahora, realmente estamos en vísperas de una segunda vuelta y de ganar la elección, produciendo un cambio histórico.

—¿La posibilidad de alcanzar un ballottage depende del indeciso?

—Sí, y también de la decisión de muchos que votaron a otros candidatos en las Paso buscando un cambio. Espero que ahora confíen en nosotros ya que vamos a gobernar con humildad, responsabilidad y mucha capacidad de escucha, porque a la Argentina que pretendemos la hacemos juntos. El país que viene nos tiene que encontrar unidos y aportando la mejor propuesta de cada uno.

—¿Se arrepiente, a esta altura, de no haber sellado un acuerdo con el massismo?

—Estamos convencidos de que lo que hicimos es lo que nos llevará al segunda vuelta. Eso es, justamente, no darle la oportunidad al gobierno de decir que había una propuesta kirchnerista y otra antikirchnerista. Lo nuestro es a favor del futuro, y es coherente.

—Se dijo que usted debía convertirse en estos días en el depositario del voto útil. ¿Cree haber logrado ese objetivo?

—Prefiero hablar del voto optimista a favor de crecer y desarrollarnos. Un sufragio entusiasta, a favor de una Argentina en la que se recupere la tranquilidad y empiecen a desaparecer las rejas que han dominado nuestras casas, mientras los delincuentes siguen libres.

—¿Cómo vaticina la performance electoral en Santa Fe?

—Confío en que vamos a crecer. Los veo bien a Anita Martínez (candidata a diputada nacional) y al Lole (Carlos Reutemann, aspirante a renovar su banca en el Senado). Son dos referentes de lujo, comprometidos con su provincia, en los cuales confío mucho.

—Si llega al ballottage, ¿confía en atraer el respaldo de Margarita Stolbizer (Progresistas), incluso de algún socialista?

Sí, confío en esa posibilidad porque nos une la vocación de cambio de valores, algo mucho más profundo que un cambio de modelo económico. Hablo de un gobierno que no abuse de su autoridad, que no se crea dueño del Estado, que respete la independencia de poderes y la libertad de expresión y que rinda cuentas. Que no haga cadenas nacionales todas las semanas sino conferencias de prensa. Cambiemos los siente y los representa.

—¿Y con Massa qué ocurriría?

—Lo mismo, pedirle que ratifique su vocación de cambio, a pesar de sus diez años de kirchnerismo. Que nos apoye en la segunda vuelta. Creo que el votante de Massa también pretende un cambio.

—Su reciente guiño al peronismo detonó múltiples críticas...

—Tiene que ver con mi tercer desafío: unir a la Argentina. Es una reivindicación histórica que le debía la ciudad de Buenos Aires a quien fue tres veces presidente (Juan Domingo Perón). También con las banderas de la justicia social, que las rescato. Porque muchos de los que se dicen peronistas la única justicia social que consiguieron es para ellos mismos. Más de 13 millones de habitantes de este país sigue en la pobreza.

—El último tramo de la campaña lo encontró hablando de la distribución del ingreso...

—Tengo ocho años de gestión en la Capital Federal, donde lo que hice fue trabajar para los que más lo necesitan. Lo mismo haré en el país con la educación, la salud y la infraestructura. También ayudaré a la clase media a crecer y progresar.

—Durante la campaña se habló permanentemente del ajuste por venir.

—Expandiremos la economía argentina y generaremos más trabajo. El que ajustó es este gobierno, mintiendo y llenándonos de cepos. Estamos encepados (sic).

—¿La denuncia contra Fernando Niembro dañó los cimientos de Cambiemos?

—Nos dolió, porque era el testimonio de un periodista que vino a ser candidato para demostrar que hay que participar y que es posible cambiar. La denuncia está en la Justicia y ya dijimos que no hay ningún delito. Así que debemos esperar sin prejuzgar.

—¿Qué dejan los doce años de gestión kirchnerista?

—Un aprendizaje importante acerca de lo poco que sirve confrontar. Más allá de las cosas que rescato, poner la energía en dividir no aportó a la construcción de la Argentina que soñamos.

—¿La postal del lunes próximo dónde lo encontrará?

—Durmiendo unas horas y tratando de recuperarme de este maratón. Y, después, saliendo a terminar de entusiasmar a más argentinos acerca del cambio que se viene a partir del 10 de diciembre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS