Política

Macri llamó a Cristina y le dijo que "el traspaso de mando será en Casa Rosada"

El presidente electo quiere recibir los atributos en el Salón Blanco. El gobierno, sin embargo, confirmó ayer por la cuenta oficial de Twitter de Casa Rosada que será en el Congreso. 

Domingo 06 de Diciembre de 2015

El presidente electo, Mauricio Macri, se comunicó telefónicamente con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para "informarle" el programa oficial de los actos del próximo 10 de diciembre, entre estos el traspaso de mando en "la Casa Rosada".

"En la conversación, Macri le transmitió su decisión de «respetar la tradición» del traspaso de los atributos presidenciales y su intención de que la presidenta Fernández de Kirchner participe de la ceremonia en la Casa Rosada", se indicó en un comunicado de la alianza Cambiemos.

La decisión del presidente electo contrasta con el cronograma difundido el viernes por la Secretaría de Comunicación pública de la Nación y ayer por la cuenta oficial de Twitter de Casa Rosada, que informaron que la ceremonia de traspaso de mando se realizará en el Congreso de la Nación.

Según el comunicado enviado por Cambiemos, el 10 de diciembre a las 11.15 Macri irá al Congreso de la Nación escoltado por el Regimiento de Granaderos a Caballo, a las 12 iniciará la Ceremonia de Juramento ante la Asamblea Legislativa y luego leerá un mensaje con motivo del inicio de su mandato presidencial, hasta las 12.45 cuando se retire del recinto.

El documento agrega que Macri y su esposa se desplazarán luego, también escoltados por el Regimiento de Granaderos a Caballo, hacia la Casa de Gobierno, donde a las 13.30 se realizará la ceremonia de traspaso de los atributos del mando en el Salón Blanco que finalizará a las 14.

El llamado telefónico de Macri a Cristina Fernández ocurrió en una jornada en que dirigentes de Cambiemos reiteraron sus críticas al kirchnerismo por la polémica en torno al traspaso de mando, a raíz de la persistencia de la Presidenta a realizar esa ceremonia en el Congreso.

El próximo presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, afirmó que desde Cambiemos no tienen miedo que Macri sea insultado durante el acto de asunción en el Congreso, aunque lo que no quieren "es que se abochorne al presidente de la Argentina", por lo que advirtió que "si la ceremonia se transforma en una batalla campal", se dañará al "país".

Pinedo había dicho que es "necesario hacer un acuerdo democrático para el país en términos de convivencia", pero enfatizó que si no se alcanza un "acuerdo en las próximas horas , se hará lo que diga el presidente que el pueblo eligió".

"Nunca jamás se discutió algo así. Ni siquiera en momentos de traspaso muy conflictivos como en los traspasos de la dictadura a la democracia, o en 1989, con una hiperinflación", repasó y definió como "absurda" la controversia.

El jefe de Gobierno porteño electo, Horacio Rodríguez Larreta insistió anoche que la ceremonia de traspaso presidencial se hará en la Casa Rosada, porque "a partir de las 0 horas del 10" de diciembre Macri es quién "decide qué se hace" y dejó abierta la posibilidad de que la presidenta Cristina Kirchner no asista.

"El traspaso presidencial va a ser en la Casa Rosada. Constitucionalmente, Mauricio es presidente a partir de las 0 horas del 10. l es quien decide qué se hace. Hasta el 9 a la noche decide Cristina. Y desde la medianoche del 10, decide el nuevo presidente electo", afirmó Rodríguez Larreta.

Debido a las desaveniencias entre las autoridades salientes y las entrantes, alcalde porteño electo dejó abierta la posibilidad de que la actual mandataria se ausente durante el acto en la Casa de Gobierno. "El va a tomar los atributos en la Casa Rosada. Lo lógico y lo institucional es que se los diese la presidenta saliente. Ahora, si ella no quiere ir, tampoco la vamos a obligar", manifestó Larreta.

Indicó que "la decisión es hacer lo mismo que se ha hecho siempre" en la historia argentina, hasta la asunción de Eduardo Duhalde en 2002, que por haber sido electo por la Asamblea Legislativa, recibió los atributos en el Congreso, costumbre con la que continuaron Néstor y Cristina Kirchner.

"Acá no estamos innovando. Siempre se han hecho los actos de traspaso en la Casa Rosada y lo vamos a mantener", ratificó el mandatario porteño electo, al tiempo que lamentó que la presidenta esté "complicando la cosa".

El dirigente del PRO reconoció que cuando la presidenta se comunicó telefónicamente con Macri en la noche del 22 de noviembre para felicitarlo y convocarlo a una reunión, imaginó que la transición iba a transitar por carriles normales, pero que "la ilusión duró poco".

Cnsideró que se dio una diferencia con la actitud del gobernador bonaerense Daniel Scioli, quien ya tiene todo "acordado y consensuado" con su sucesora, María Eugenia Vidal, para que el traspaso se concrete en buenos términos.

La presidenta fue atendida en la clínica Favaloro

La presidenta Cristina Kirchner fue atendida ayer en horas de la tarde en la clínica Favaloro, ubicada en el barrio porteño de Monserrat, luego del acto que tuvo al mediodía en la localidad de Quilmes.

En medio de rumores de todo tipo e informaciones cruzadas, el portal Infobae pudo averiguar que ña mandataria se sintió mal durante la actividad en la que inauguró parte de la electrificación del tren Roca.

Una vez que se comprobó que tenía alta la presión se decidió llevarla a hasta esa institución para recibir atención médica.

Las fuentes consultadas por ese medio dijeron que la jefa del Estado estuvo menos de una hora en la clínica. Fue revisada antes de volver a la Quinta de Olivos, donde sigue con su rutina normal. Aún no hubo ninguna información oficial al respecto.

En Quilmes, Cristina Kirchner habló en lo que fue su penúltimo acto al frente de la Casa Rosada. Allí aseguró a la militancia del FpV: "Tenemos la responsabilidad de aportar gobernabilidad" (ver página 16).

Por la tarde, el equipo de Mauricio Macri informó que el presidente electo la había llamado para informarle que la ceremonia de traspaso de mando, prevista para el jueves, se realizará en la Casa Rosada. La decisión fue en contra de lo dispuesto hasta ahora por la Presidencia, que organizó el acto en el Congreso, pese a los pedidos que ya había hecho el líder del PRO (ver aparte).

En tanto, la agencia Noticias Argentinas confirmó que la presidenta Cristina Kirchner fue atendida en la clínica Favaloro, pero por por un chequeo de rutina, luego de participar del acto en el partido bonaerense de Quilmes.

Fuentes médicas informaron a NA que la jefa del Estado arribó por la tarde a la clínica ubicada en el barrio porteño de Monserrat para realizarse un chequeo de rutina. La agencia citó como trascendido lo que el portal Infobae cio como confirmación: un malestar que la mandataria habría sufrido durante el acto que encabezó en Quilmes, a causa de una supuesta suba de presión.

Paralelamente, el portal de Clarín sostuvo que la mandataria se realizó una tomografía axial computarizada, estudio que debe hacerse una vez por año por la operación a la que fue sometida en octubre de 2013, cuando le sacaron un hematoma del cráneo. El gobierno nacional no dio información oficial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario