Política

Macri bocetea su eventual gabinete y Sanz sería el ministro de Justicia

Consultado sobre si adelantaría algunos nombres de su eventual gabinete, el candidato de Cambiemos recordó que "ya anuncié a Esteban Bullrich como ministro de Educación".  

Sábado 26 de Septiembre de 2015

El candidato presidencial por Cambiemos, Mauricio Macri, aseguró ayer que en caso de llegar a la Casa Rosada el radical Ernesto Sanz será su ministro de Justicia, ratificó que Esteban Bullrich ocupará la cartera de Educación y anunció la creación de "nuevos ministerios".

Durante un contacto con un grupo de medios luego de dejar el municipio bonaerense de Azul y, camino a Tandil, en el marco de una gira proselitista, Macri apuntó contra los dirigentes de La Cámpora en el Estado al asegurar: "No vamos a dejar que nos boicoteen la gestión".

Consultado sobre si adelantaría algunos nombres de su eventual gabinete, Macri recordó que "ya anuncié a Esteban Bullrich como ministro de Educación".

Pero ante la insistencia periodística sobre algún nombre más, respondió: "Sí, hay uno que está presente: Ernesto Sanz como ministro de Justicia". A su lado, el dirigente radical y actual presidente de la UCR, omitió hacer comentario alguno.

El candidato de Cambiemos anunció la creación de "nuevos ministerios", la "implementación de reuniones de gabinete" como realiza el PRO en la ciudad de Buenos Aires y que "todos los nombramientos políticos" del kirchnerismo "no van a continuar", en clara alusión a La Cámpora.

Para Macri, el Estado "se ha transformado en un aguantadero de La Cámpora" y sentenció: "No vamos a tolerar que nos boicoteen la gestión".

El jefe del PRO encabezó una recorrida proselitista por los municipios de Olavarría, Azul y Tandil acompañado por Sanz; la candidata a gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el coordinador político del PRO, Emilio Monzó, que incluyó una caravana de tres kilómetros arriba de una camioneta y en contacto con la gente.

Luego, Macri se subió junto a Vidal y Sanz al "macrimóvil", un colectivo acondicionado con tres camas, cocina, sillones y una sala de reuniones, donde el referente del PRO dialogó sobre su relación con los candidatos presidenciales Daniel Scioli (FpV) y Sergio Massa (UNA), mientras compartía empanadas, tablas de fiambres y chocolates con sus principales colaboradores.

Tras ser presentado por Macri como su ministro de Justicia si accede al gobierno, Sanz bromeó: "Me hubiese gustado ser presidente de Boca Juniors".

No fue la única humorada del radical, quien cruzó varios chistes con Macri: "Quiero denunciar públicamente que el PRO no le ha dado de comer a este servidor y me tienen desde la mañana temprano".

Más serio, Sanz aseguró que el país "necesita inteligencia" y que durante el kirchnerismo "la Side fue política de un gobierno que quiere perseguir y armar carpetas".

Sobre Scioli, Macri aseguró que el gobernador bonaerense "en la segunda vuelta no se escapa" de debatir, y expresó sus dudas acerca de "si Cristina (Fernández) lo deja o si no se sentiría seguro" (ver página 15), al tiempo que cuestionó que el kirchnerismo "busca psicopatear" al electorado porque "ellos quieren convencer de que ya ganaron, y no es así", y afirmó: "Están en 38 y 39 por ciento y no se pueden mover de ahí", mientras que el "60 por ciento quiere un cambio".

Previamente en Azul, Macri le pidió a Massa que "si es crítico" con el gobierno que "apoye" su candidatura en una hipotética segunda vuelta. Además, admitió que "no esperaba" el nivel de agresión del ex intendente de Tigre en el contexto de la polémica por los contratos de Fernando Niembro con el Gobierno porteño, y confirmó que "se enfrió el diálogo" para una eventual segunda vuelta: "Pregúntenle a él, yo a Sergio no le he hecho ningún tipo de agresión".

Además, expresó que "estas cuatro semanas y las cuatro que vienen después del 25 de octubre son para debatir todo el futuro", y dijo que "somos los únicos que hemos construido una propuesta más sólida que tiene la oportunidad de ganar en la segunda vuelta de noviembre".

Massa: "Ningún trabajador pagará Ganancias"

El candidato presidencial de UNA, Sergio Massa, encabezó ayer una recorrida de campaña por Neuquén, donde prometió que si llega a la Casa Rosada "ningún trabajador va a pagar Ganancias".

"Proponemos la eliminación del impuesto a las ganancias para todos los trabajadores de Argentina a partir del 1º de enero", subrayó el ex intendente de Tigre.

Al presentar sus metas de gobierno, en el Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén, subrayó: "Vamos a eliminar Ganancias porque es confiscatorio. El trabajo no es ganancia. No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras vemos cómo las manzanas se pudren en los árboles".

"Aprovechamos cada uno de los rincones del país para contarle a la gente nuestra propuesta y nuestro equipo de gobierno. Para decirle a cada argentino que hoy está preocupado por la economía que se quede tranquilo que nuestro equipo económico, liderado por Roberto Lavagna, está trabajando para tomar todas las medidas desde el 1º de enero. Además, que tengan la seguridad de que la gobernabilidad de la Argentina, junto a José Manuel de la Sota, en diálogo con acuerdos, va a estar garantizada", destacó.

Al hablar de los jubilados, Massa aseguró que "el fondo de garantía y sustentabilidad del sistema de seguridad social tiene hoy más de 500 mil millones de pesos, lo que genera una rentabilidad de más de 130 mil millones de pesos".

"Es una vergüenza que en la Argentina un preso gane más que un jubilado. Solamente el capricho de este gobierno explica esta vergüenza. Desde el 1º de enero en nuestro país va a regir el 82 por ciento móvil y se va a terminar esta locura de que se usa la plata de los jubilados para comprar acciones, bonos, mientras muchos de los jubilados no llegan a fin de mes y no pueden comprar los medicamentos que necesitan", evaluó el diputado nacional.

Massa reiteró que participará del debate presidencial del próximo 4 de octubre y dijo que su objetivo es discutir "para que la gente pueda comparar ideas, equipos y propuestas".

"La gente cuando tiene que elegir un gobernante quiere comparar, porque le está dando la llave del futuro de sus hijos por 4 años a alguien. Que no haya debate o que existan personas que se escapen, es de una debilidad democrática muy triste", indicó Massa, que estuvo acompañado por Aldo Pignanelli, Ricardo Delgado y José Ignacio De Mendiguren.

Sobre el debate, el intendente de San Fernando, Luis Andreotti, consideró que el encuentro "es un paso hacia la convivencia y acá el próximo presidente va a tener que convivir con la oposición".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS