Política

Los sindicalistas se quedaron con las ganas de ver al Papa

Francisco no concurrió a clausurar un encuentro internacional de sindicalistas.

Sábado 25 de Noviembre de 2017

Para decepción de los más de 30 dirigentes de la CGT, ATE y la CTA Autónoma que habían viajado a Roma para saludarlo, el Papa Francisco finalmente se ausentó ayer del cierre del encuentro sindical internacional que organizó el Vaticano y difundió una carta en la que pidió al gremialismo alejarse del "cáncer social de la corrupción" y encarar la "cuarta revolución industrial" que se está gestando.

   Pese a la fuerte expectativa que había en las comitivas argentinas que desembarcaron en la capital italiana para intercambiar palabras y un saludo con el Sumo Pontífice en medio de la polémica por la reforma laboral, sorpresivamente Jorge Bergoglio no participó y adujo que tenía "trabajo atrasado" relacionado a sus próximos viajes a Myanmar y Bangladesh.

   El cardenal ghanés Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, anunció el faltazo del Santo Padre: "Hasta hace una hora estaba confirmado que venía, pero me hizo llegar hace minutos una nota en la que se disculpa con todos ustedes, pero por su viaje a Myanmar y Bangladesh tiene trabajo atrasado y no puede venir", dijo el purpurado, quien luego comenzó a leer la carta que Francisco escribió para los asistentes.

   La ausencia del Papa produjo una decepción indisimulable en los gremialistas argentinos, que integraron las comitivas más numerosas comparadas a las de los demás países, y así lo reflejó el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli. "Tremenda desilusión en el encuentro sindical al recibir la noticia que Francisco no vendrá a saludar. Hicimos un gran sacrificio para estar acá en un momento difícil de la Argentina", escribió en Twitter.

   Luego en diálogo con la prensa argentina que cubrió el congreso, Micheli agregó: "Para venir hicimos un sacrificio económico en un momento tan difícil como era el tema de la reforma laboral y lo hicimos fundamentalmente, al menos nosotros, para saludarlo al Papa, que nos convocó a esto. Podría haber venido diez minutos a saludar aunque sea. Nos van a acusar en la Argentina que vinimos acá a gasta plata, a pasear. La verdad, mucha desilusión".

   Por la CGT habían viajado los triunviros Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, además de Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez, Julio Piumato, Omar Maturano, Omar Viviani y Juan Pablo Brey, mientras que también estuvo el secretario general de ATE, Hugo Cachorro Godoy.

   En la misiva, pidió a los sindicatos de todo el mundo combatir la mentalidad de la "ganancia inmediata" y encarar la "cuarta revolución industrial", marcada por la tecnología, la robótica y la inteligencia artificial.

   A su vez, invitó a los gremialistas a mantenerse alejados del "cáncer social de la corrupción" de los que se ponen de acuerdo con los patrones y "no se interesan en los trabajadores, dejando a miles de compañeros sin trabajo".

   "No dejen que los intereses espurios arruinen su misión, tan necesaria en los tiempos en que vivimos. El mundo y la creación entera aguardan con esperanza a ser liberados de la corrupción.

   Sean factores de solidaridad y esperanza para todos. No se dejen corromper!", reclamó.

   Y así como instó a los movimientos populares durante su viaje a Bolivia a defender las tres "T" de tierra, techo y trabajo, exhortó a los sindicalistas a que estudien la "triple conexión" entre otras tres "T": "trabajo, tiempo y tecnología".

    "Necesitamos de un diálogo sincero y profundo para redefinir la idea del trabajo y el rumbo del desarrollo", afirmó además en la carta el Sumo Pontífice.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario