Política

Los radicales se encaminan a su propio "Día D"

347 convencionales de la UCR decidirán mañana si el partido continúa su alianza con el PRO o propone una alternativa por fuera de Cambiemos.

Domingo 26 de Mayo de 2019

El radicalismo se encamina a su nuevo Día D, la convención nacional que se realizará mañana en Costa Salguero y que servirá para reconfigurar su identidad dentro de Cambiemos. Si Gualeguaychú, en 2015, resultó una estrategia política exitosa por los resultados electorales, el centenario partido en este 2019 va por su empoderamiento: forzar la ampliación del frente, habilitar la herramienta Paso. O romper, como proponen los más radicales de los radicales. El juego político de halcones y palomas.

En total son 347 los convencionales de todo el país habilitados para participar del encuentro, que tendrá como antecedente la propuesta de la última convención bonaerense, liderada por Daniel Salvador, el vicegobernador de Buenos Aires.

Hasta el momento hay tres posiciones definidas dentro del ecosistema radical. La más dura es encabezada por Alfredo Cornejo. El gobernador mendocino filtró un documento esta semana donde propone un neo-Cambiemos. El texto es elocuente: habla de una "ampliación en una nueva coalición para participar en las próximas elecciones nacionales". Es decir, el certificado de defunción de la marca Cambiemos.

El jueves pasado, en declaraciones públicas, Cornejo avanzó todavía más en este sentido."Hay peronistas republicanos que no quieren volver para atrás. Si es un peronista republicano que cree que la riqueza se construye primero para después repartirla, como es el caso del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, por qué no invitarlo a sumarlo a un frente más amplio. O (Roberto) Lavagna que fue ministro de Economía de (Néstor) Kirchner y también fue secretario de Comercio Exterior de (Raúl) Alfonsín", manifestó.

Desde su entorno explicaron la estrategia: "El gobierno dice que no hay dirigentes sueltos que quieran sumarse, pero si no los invitás no te van a tocar la puerta. Y lo que hay que hacer es proponer una oferta que supere la actual grieta, y a nosotros nos parece que hacer algo nuevo es hacerlo sin Macri".

Un dirigente parlamentario, que conoce de cerca las negociaciones radicales, amplió el análisis que apunta a un "Plan V", pero agregó: "A nadie le interesa una Paso con Macri, primero porque hoy lo ven como un mal candidato, tampoco sirve ir de vice, pero si tenés la herramienta Paso y a Vidal como candidata del oficialismo, eso puede servir para meter a los Lavagna adentro de un nuevo esquema que no se llame Cambiemos".

Hasta el momento son especulaciones que se analizan en Casa Rosada, donde uno de los interlocutores radicales es el histórico dirigente Enrique Coti Nosiglia. En tanto, cerca del ex ministro Lavagna, descartaron de plano un posible desembarco en un Cambiemos aggiornado. "Jamás", señalaron ante la consulta.

A su vez está el grupo más moderado, los dirigentes que trabajan en un borrador que busca suavizar el documento filtrado por Cornejo. Lo integran el vicegobernador bonaerense Salvador, pero también el vicepresidente de la convención, Agustín Campero, el legislador porteño Facundo Suárez Lastra, Jesús Rodríguez, entre muchos otros dirigentes. Este grupo también habla de Paso y ampliación, pero siempre dentro del actual Cambiemos y respetando los preceptos de Gualeguaychú 2015.

El texto ratifica "la integración de la Unión Cívica Radical a la Coalición Cambiemos" y promueve "su fortalecimiento y ampliación a través de un programa común". Además, promueve "en la Coalición Cambiemos la formulación de un esquema de funcionamiento —reglado y sistémico— que provea certidumbre en los procesos decisorios".

El punto 2 del documento hace referencia a la comisión encargada a un grupo de dirigentes para "integrar una representación para avanzar con los otros integrantes de la Coalición en el cumplimiento de los objetivos establecidos, compuesta por integrantes del comité nacional, de la convención nacional y de los bloques legislativos. A este documento, menos crítico con la conducción del PRO al frente de Cambiemos, suscribirían Ernesto Sanz, Angel Rozas, Mario Negri, Luis Naidenoff y José Cano.

Por último, un grupo más radicalizado, y minoritario, es el que integran Ricardo Alfonsín, el vicepresidente del comité nacional, Federico Storani y el titular de la Convención, Jorge Sappia. Son los que directamente sugieren que se debería terminar la alianza con el macrismo y la Coalición Cívica para armar un esquema sin esos socios, y buscar al socialismo, al GEN y a Lavagna. El rechazo a esta propuesta es casi absoluto.

Hasta el plazo de la Justicia electoral para entregar las listas de candidatos, Cambiemos continuará siendo terreno fértil para las especulaciones y los tironeos. Hay plan A; hay plan V por si algo falla; hay plan MV: en el oficialismo los planes se multiplican.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario