Santiago Maldonado

Los mapuches admiten haber rastrillado el "territorio sagrado" pero para buscar "vainas de bala"

Andrea Millañanco, vocera de la comunidad, criticó el operativo de búsqueda ordenado por el juez Guido Otranto en el predio mapuche de Cushamen.

Martes 19 de Septiembre de 2017

La vocera de la comunidad mapuche de Cushamen, Andrea Millañanco, criticó hoy el operativo dispuesto en la causa por la desaparición de Santiago Maldonado, y admitió que los indígenas ya habían realizado rastrillajes en la misma zona pero para buscar "vainas de balas de 9 milímetros y balas de gomas", no para intentar encontrar al joven.
La portavoz de la Pu Lof, además, rechazó terminantemente versiones que indicaron que integrantes de la comunidad habrían podado ramas para despejar cercanías del río Chubut y así hacer más creíble el testimonio del mapuche Matías Santana, quien declaró haber visto con binoculares cómo a Maldonado se lo llevó la Gendarmería, el pasado 1º de agosto.
"No, eso es mentira, esos arbustos ya están cortados desde hace un montón. Ese es el lugar donde buscamos agua para subir al puesto de vigilancia (en el Pu Lof, de Cushamen). Eso está podado hace mucho tiempo. Existen registros de filmaciones de cuando se permitió el ingreso a algunos medios y donde esas ramas ya están cortadas", entre otros motivos, para usarlas como "leña", explicó.
En declaraciones a radio Blue, Millañanco criticó duramente el operativo de búsqueda ordenado por el juez Guido Otranto en el predio mapuche de Cushamen y que fue calificado como una "payasada mediática" por Sergio Maldonado, hermano del joven artesano desparecido.


"El juez Otranto no está siguiendo ninguna línea de investigación que tenga peso", advirtió. La vocera remarcó: "Nosotros desde el primer momento, pueden buscar todas las grabaciones que quieran, afirmamos que a Santiago Maldonado se lo ha llevado Gendarmería de allí y hay pruebas que están siendo presentadas en la Justicia, por eso los abogados querellantes están tan enojados".
Cuando se le preguntó si la comunidad ya había rastrillado las mismas áreas que ayer formaron parte del operativo, Millañanco reconoció que, tras el desalojo de la protesta mapuche el 1º de agosto en Esquel, "lo que se hizo fue buscar vainas de 9 milímetros y balas goma que siempre los efectivos tiran, porque sabemos que esas son pruebas" sobre la represión. Como resultado de esa búsqueda, dijo que "se encontraron algunas pocas ya que el lugar es bastante extensivo, está lleno de arbustos; la verdad es que con la corrida y todo lo que sucedió en ese momento, intentamos buscar los casquillos de balas de 9 milímetros", reiteró.
La portavoz reiteró que para la comunidad mapuche fue "frustrante" el procedimiento dispuesto por la Justicia en tierras de la estancia Leleque, ocupadas por el Pu Lof de Resistencia Cushamen en Esquel, de la que participaron unos 300 efectivos de la Policía Federal, Prefectura y personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, con drones y helicópteros.
Asimismo, advirtió que "con el pasar del tiempo la escalada de violencia ha aumentado" contra los indígenas. "Cierran todos los accesos a Pu Lof, quedamos aislados ahí adentro y quedamos sujetos a las fuerzas de seguridad que ingresan", se quejó.
insitu.jpg
Hubo un gran despliegue de fuerzas federales en el predio de la comunidad mapuche.
Hubo un gran despliegue de fuerzas federales en el predio de la comunidad mapuche.
Añadió que "el rastrillaje fue sumamente extensivo, incluso estuvieron en comunidades aledañas, a quienes a las 6 de la mañana los reducen a todos, dejan a las personas afuera al aire libre, con bajas temperaturas y no se les permite siquiera un vaso de agua". La representante de esa comunidad originaria sostuvo que nunca se le impidió a la Justicia buscar a Maldonado en la zona que ellos consideran tierra "sagrada".
"Lo único que se intentó hacer es explicarle a la gente pautas culturales de cómo nos movemos nosotros en sectores donde realizamos ceremonias; la tierra sagrada para nosotros es todo. Solo eso y han entrado las tres veces; nunca se les ha impedido el ingreso, lo que ocurre es que no son comprendidas las pautas culturales", puntualizó.
La mujer reiteró: "No es casual el aumento de la violencia represiva contra la comunidad Pu Lof desde hace un tiempo. Sabemos que nos estamos enfrentando tanto a un grupo empresarial, uno de los más grandes del mundo, sino al estado argentino y todas sus fuerzas represivas y a muchísimos intereses que hay aquí por medio".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario