Política

“Los equipos del PRO son un mito, sólo reciclan el reutemismo”

Miguel Lifschitz, candidato a gobernador del Frente Progresista ocupó varios cargos en la Municipalidad fue intendente y actualmente es senador provincial por Rosario.

Viernes 12 de Junio de 2015

“Rosario, por su peso electoral, porque soy rosarino y porque soy el único candidato de la ciudad, tiene una doble responsabilidad en esta elección”, define Miguel Lifschitz, y advierte que “como dirigencia y estructura política el PRO no es más que un reciclado de dirigentes del reutemismo, y no aparece como una expresión novedosa, aunque sea de centroderecha, de la política en Santa Fe”. Para el candidato a gobernador socialista, el Frente Progresista ha tenido “una muy buena gestión: hay que ver los votos que ha sacado Antonio Bonfatti para diputado”, y contrapuso que “los equipos del PRO son un mito que no existe”.
  —¿Este proceso electoral que culminará el domingo resultó más arduo de lo que esperaban?
  —Yo tuve dos tipos de elecciones en mi vida. La primera, para intendente en 2003, fue muy peleada; había todavía ley de lemas y ganamos por dos puntos de diferencia a (Norberto) Nicotra. Hubo que esperar al día siguiente que avanzara el escrutinio para saber bien el resultado. Esta la vamos a ganar por un poco más de margen, pero es una elección peleada. Creo que se ha dado un vuelco en general, y en Rosario lo percibimos claramente. De la primaria a ahora se han recuperado muchos votos, nos lo dicen las encuestas pero también uno lo ve en la calle. Y estamos muy bien en el interior, donde están trabajando bien los referentes locales. También tenemos el desafío de recuperar Santa Fe, pero en promedio estamos mucho mejor que en la primaria. Además, hemos consolidado todo el voto del Frente Progresista, donde existían las dudas con los electores de (Mario) Barletta o de (Pablo) Javkin acá, donde Mónica (Fein) está reteniendo la suma del Frente, y a mí me pasa lo mismo a nivel provincial.
  —¿En base a qué cree que se dio esa recuperación?
  —Ha cambiado, primero esto que decía de la interna del Frente, que en las Paso en cierta manera nos debilitó y donde mucho del esfuerzo de los candidatos estuvo puesto en la interna. Y después, el hecho de habernos unificado tras las elecciones y haber salido fortalecidos en el sentido de contener a todos los dirigentes. Eso fue un envión positivo. También ha ido quedando más en evidencia la precariedad de la propuesta del PRO en términos de falta de iniciativas concretas. El mito de los equipos también se fue desarmando porque no aparece nunca ese equipo que teóricamente sostenía las candidaturas de (Miguel) Del Sel y de Anita Martínez. Me parece que el rol de ambos en los respectivos debates fue pobre y que hay una consolidación de un voto frentista, por un lado, pero también de otros electores que probablemente votaron otras candidaturas o hicieron otro juego en la primaria pero que ahora van a apostar al Frente. Nosotros tenemos esa perspectiva.
  —¿El nivel de conocimiento de su persona también ha aumentado en la provincia, sobre todo en el norte?
  —Sí, en general. No sólo en el norte sino también en la ciudad de Santa Fe: ahora la gente nos saluda en la calle, nos toca bocina, entramos a un bar y la gente nos reconoce, no me pasó nunca antes de las internas. Obviamente después de la primaria quedamos bien posicionados como candidato único del Frente. Otro problema que tuvimos fue la publicidad electoral que nosotros en las Paso casi no tuvimos porque con ese mecanismo de distribución, como nosotros teníamos internas, se repartía la publicidad y prácticamente cualquier candidato tenía más que nosotros. En cambio ahora fue un poco más equitativa.
  —¿Manejan alguna encuesta fresca?
  —Sí, está la encuesta de Mansilla, que no es nuestra porque la hace para (Sergio) Massa pero la da a conocer públicamente, que da un resultado muy parecido a la que hicieron nuestros equipos: 32 puntos para nuestra fórmula, 30 Del Sel, y casi 26 (Omar) Perotti, Cachi Martínez se mantiene alrededor de los 5 puntos y casi ya no quedan indecisos. Por eso es que la tendencia que venimos viendo en los últimos días es que Del Sel viene bajando muy lentamente y yo vengo subiendo también lentamente. Si se mantiene esa tendencia, que sería la lógica, esos dos puntos de ventaja se tendrían que estirar a 3 ó 4 de aquí al domingo. Con lo cual estaríamos casi repitiendo el escenario de 2011.
  —¿Cómo los afectó no tener una referencia nacional fuerte?
  —El hecho de no haber tenido un candidato nacional, como tienen las otras dos escuderías, de alguna manera nos quitó un paraguas. Cuando surge el FAU a nivel nacional, en abril del año pasado, se generó mucha expectativa, la figura de (Hermes) Binner venía creciendo nacionalmente. Si ese frente se hubiera sostenido sería uno de los que disputarían la Presidencia y lógicamente eso nos hubiera dado otro marco, el apoyo de los medios, que a nivel nacional juegan fuerte en las campañas locales. Cada vez que salgo en un medio nacional tengo una repercusión en la provincia que no tenemos con ningún medio local. Además, los medios nacionales están claramente alineados jugando con alguno de los otros dos candidatos. Pero aun en ese escenario estamos sólidos en Santa Fe, el Frente Progresista está consolidado, vamos a inscribir la alianza también para las elecciones nacionales como tal. Tenemos también una muy buena estructura de dirigentes locales que no tienen las otras propuestas. Además, esta ha sido una muy buena gestión. Hay que ver los votos que ha sacado Antonio Bonfatti para diputado. Si hubiera habido un voto castigo al gobernador no habría sacado esa pila de votos y sigue estando altísimo en las encuestas.
  —¿La clave para el Frente estaría entonces en Rosario?
  —Creo que Rosario tiene un peso electoral importante en la provincia, lo ha tenido siempre y es la base nuestra. Además, a mí me conocen y es donde tenemos más chances de hacer diferencia. Hemos recuperado, según nuestras encuestas, y en Rosario yo ya estoy en el 38% de intención de voto contra el 28% que saqué en las internas, es decir diez puntos más. Nuestro objetivo es ampliar un poco más esa diferencia porque creemos que hay un voto muy consolidado del Frente que por distintas circunstancias no se expresó en las internas, pero que estamos convencidos que lo podemos recuperar.
  —¿Por qué se daría ese vuelco en la ciudad?
  —Creemos que más allá de las diferencias ideológicas que pueda haber entre el Frente y el PRO, por arriba de eso hay una diferencia ostensible en toda la consistencia y la solidez del proyecto. El PRO en Capital Federal es un proyecto con el cual uno puede diferir ideológicamente, pero que hay que reconocerle que gestiona, tiene equipo, dirigentes, que es una expresión genuina de la política porteña. Pero en Santa Fe el PRO no es lo mismo, es una cáscara vacía armada alrededor de un candidato popular o conocido por su actuación artística y no por su trayectoria política.
  —Pero desde el PRO siempre mentan a sus equipos...
  —Lo que ha quedado en evidencia en estos últimos tiempos es que ese equipo que teóricamente apuntalaba al candidato provincial y a la candidata local realmente no existe. No sabemos quién es el referente de la educación ni el de las obras de infraestructura, ni el de la salud pública. Simplemente aparece el economista (Luciano) Laspina que responde de todos los temas, o (Juan Carlos) Mercier en Santa Fe, y tampoco se ve un armado político sustentable. No hay un solo candidato a intendente de peso, excepto aquí en Rosario, pero como dirigencia y estructura política no es más que un reciclado de dirigentes del reutemismo. No aparece como una expresión novedosa, aunque sea de centroderecha, de la política en Santa Fe. Y eso es un riesgo para la provincia, porque eso sería dejarla en manos que no garantizan la gobernabilidad. Por eso decimos que Rosario, por su peso electoral, porque soy rosarino y soy el único candidato de la ciudad, tiene una doble responsabilidad en esto. Creo que el voto rosarino va a definir la elección: si el próximo gobernador es Del Sel o soy yo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS