Política

Los economistas de los candidatos se reunieron con organismos de crédito

Cumbre del FMI-BM. Batakis y Blejer, por el sciolismo; Redrado por el massismo y Frigerio del PRO, participaron de reuniones con bancos y entidades multilaterales.

Lunes 12 de Octubre de 2015

Referentes económicos de los principales candidatos presidenciales participaron en Lima, Perú, de reuniones y eventos organizados en torno a la Asamblea Anual Conjunta del FMI y el Banco Mundial, donde tantearon el terreno respecto a la llegada créditos e inversiones y coincidieron en el diagnóstico de que a la cuestión de los fondos buitre "hay qué arreglarlo", aunque ninguno se animó a decir cuándo y cómo, porque reconocen que es un tema "difícil", mientras que otros se limitaron a señalar que arribar a una solución "no es prioritario".

Desfilaron con reuniones y encuentros con inversores y banqueros la ministra de Economía bonaerense Silvina Batakis, el economista Mario Blejer, que fue presentado aquí como "asesor económico de Scioli" en un panel cerrado, el massista ex titular del Banco Central Martín Redrado, y el macrista titular del Banco Ciudad, Rogelio Frigerio.

Si bien existen matices entre cada uno de los economistas, un dato coincidente es que el próximo gobierno podría tener una mejor posición para negociar el fallo del pari passu, con los fondos buitre.

Es decir, no solo el próximo gobierno podría estar interesado en buscar una solución para atraer capitales en un mundo que empezó a cerrarse para los emergentes, sino que también hay un tiempo de descuento para los fondos buitre que obligaría a las partes a acercar puntas.

Quienes aspiran a ser funcionarios del próximo gobierno tienen información de que los gerentes que manejan los fondos buitre comenzaron a ser presionados por sus accionistas, los que son propietarios de dicho fondo, respecto a que la duración del juicio —van 14 años tras el default— y los gastos legales comienzan a pesar en la rentabilidad.

Lo reconocieron en Lima inversores y lobbistas de fondos de inversión, en el marco de los seminarios paralelos que se organizaron de parte de Bank of América, JP Morgan, Itaú, Scotiabank, Barclays, y la institución lobbista de bancos IIF.

 

Agenda cara a cara.PUNCTUATION_SPACECada economista tuvo reuniones o dio charlas por separado, pero circularon por los mismos reductos. Asimismo, cada referente de los candidatos fueron recibidos por autoridades del Banco Mundial. En el caso de Batakis, que mantuvo en general un perfil bajo durante la cumbre, incluyó una agenda oficial como ministra bonaerense, con directivos de organismos multilaterales y dialogó con inversores interesados en conocer de manera directa definiciones de quien es hoy la ministra de Economía de Scioli.

En tanto, Martin Redrado se juntó con el titular del Banco Mundial, Jorge Familiar, inversores, los bancos de inversión mencionados y con fondos como Templeton, BlackRock, KKR. "A todos les digo que no es una prioridad negociar con los fondos buitre y que hay que dar una solución a todos los que entran en default, no nos queremos dejar correr", dijo Redrado.

Por su parte, Rogelio Frigerio, el referente económico de Mauricio Macri, que fue a Perú con el gerente del Ciudad y del Banco Central, Hernán Lacunza, planteó la propuesta de un plan de inversiones por 30.000 millones de dólares —similar al de Scioli— que requerirá de los mercados y de acceso a los organismos. Una de las frases de Frigerio que sorprendió a sus interlocutores fue que en la fuerza que comanda el líder del Pro "no nos interesa pedirle plata al FMI".

Frigerio fue hasta Perú a moderar el duro discurso que alguna vez el utilizó Macri y otros economistas afines, que habían dicho que había que pagar todo lo que pedía Griesa a los fondos buitre. "Nosotros vamos a negociar con los holdouts en la medida de que nuestra prioridad es el plan de inversiones", dijo para luego reconocer que "será difícil" y por eso evitó precisar tiempos.

Al ser consultado sobre las posiciones esgrimidas por los economistas, el ministro de Economía, Axel Kicillof, consideró que, "si es así, es una "hipocresía", el cambio de postura de los candidatos, que el año pasado, en pleno mar de fondo cuando salió la decisión de la Corte Suprema de EEUU de ignorar la apelación argentina, decían lo contrario (ver página 19).

Por su parte, Mario Blejer tuvo también contactos con inversores que querían escuchar qué iba a hacer Scioli en el caso de imponerse en las próximas elecciones.

Consultados algunos de los asistentes al evento privado que se desarrolló en el Bank of América, indicaron que escucharon decir a Blejer que el tema de los fondos buitre hay que resolverlo, pero no es ni prioridad ni condicionante para la próxima gestión.

Un analista argentino aclaró que Blejer había sido "mal interpretado" en Buenos Aires la semana pasada, al asegurar que el economista sólo había dicho que el tema había que resolverlo, pero no cuándo.

En Lima, más allá de la cuestión de los fondos buitre, no hubo un clima adverso con la Argentina ni primó la idea de que las cosas irán mal. "Los inversores que apuestan en el país ven algunas cosas que se podrían mejorar pero están muy empapados con los números locales", dijeron. Indicaron que "si bien se espera una desaceleración mundial y un escenario difícil para los emergentes, hay estimaciones de un horizonte optimista" de cara al 2017.

Lagarde citó al poeta Vallejo

El verso del poeta peruano César Vallejo "Hay, hermanos, muchísimo que hacer", citado por la directora-gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christiane Lagarde, quedó como sello de la reunión anual que celebraron esta semana en Lima ese organismo y el Banco Mundial (BM) y que concluyó ayer.

"Vallejo lo plasmó muy bien. Los viejos paradigmas han perdido vigencia y emergen nuevas relaciones económicas. Esto implica que es momento de oportunidades y acción", afirmó Lagarde citando al gran escritor comunista latinoamericano.

Tanto el FMI como el BM admitieron que no son buenos tiempos para América latina: la desaceleración de China, la dependencia de Estados Unidos y los problemas de Europa pesan en países que no han cambiado su matriz productiva y viven de materias primas.

Lagarde y el presidente del BM, Jim Yong Kim, eludieron ser específicos en lo que debe hacerse, pero le dieron peso a factores antes relegados, como la lucha contra la pobreza y la exclusión.

Los visitantes no dejaron atrás el viejo recetario del ajuste, pero admitieron que debe haber inversión pública y, por ende, aumento de la presión tributaria. Uno de los oradores menos proclives a eufemismos fue el director del BM para América latina, el mexicano Augusto de la Rosa, quien consideró que la crisis llegó para quedarse y que hay que hacerse cargo. "Las políticas anticíclicas ya no sirven. Se necesitan cambios permanentes. El nombre del juego es una transición ordenada hacia una nueva realidad", afirmó De la Torre, quien endosó parte de los sacrificios a los trabajadores: "Lo importante ahora no serán salarios buenos, sino mantener los puesto de trabajo".

Nuevas reglas. El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, realizó un llamado a “reescribir la reglas del mercado”, con una mayor participación del Estado en la economía, para canalizar el ahorro financiero hacia el desarrollo sostenido, entre otras propuestas. El economista participó de la cumbre del FMI-BM, donde celebró la votación de Naciones Unidas de nueve principios “como un importante paso” para frenar el accionar de los fondos buitre y consideró que para el desarrollo de los países se requiere un fuerte rol estatal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS