Política

Los cinco candidatos a intendente confrontaron ideas en un debate televisivo

Fein, Martínez, Sukerman, Grandinetti y Filkenstein expusieron sus propuestas con el eje dominante en la seguridad. Fue trasmitido en directo por los Canales 3 y 5, Radio Dos, LT8 y LT3. Mirá las fotos  

Lunes 01 de Junio de 2015

Con el tema de la inseguridad dominando los discursos y ponencias, los cincos candidatos a intendente de Rosario pusieron anoche en debate sus ideas y propuestas de cara las elecciones generales del 14 de junio. Mónica Fein (Frente Progresista), Edmundo Filkenstein (Frente de Izquierda), Alejandro Grandinetti (Frente Renovador), Anita Martínez (PRO) y Roberto Sukerman (Frente Justicialista para la Victoria) se enfrentaron en un set de televisión con el objetivo de atraer la atención del electorado que dentro de dos semanas deberá decidir quién conducirá los destinos de la cuidad por cuatro años.  Mirá las fotos de la cámara lúcida de La Capital 

El debate, inédito para la historia política de Rosario, se realizó en los estudios de Canal 3. Fue organizado por Televisión Litoral, Telefé y La Capital Medios, y transmitido en directo y en simultáneo por Canal 3, Canal 5, LT8, LT3 y Radio Dos. Los periodistas Sergio Roulier, Sonia Marchesi y Guillermo Zysman fueron los encargados de presentar y moderar el coloquio entre los postulantes.

Si bien se fijaron cuatro bloques temáticos, la problemática de la inseguridad primó sobre el resto de los tópicos: obra pública, políticas sociales y servicios públicos.

Fein, quien va por la reelección, estuvo todo el tiempo a la defensiva por la una razón lógica: es la actual intendente y se vio obligada defender su gestión de las críticas de los otros cuatros candidatos que pugnan por sucederla. Sukerman fue el más agresivo y el que mejor entendió la dinámica del debate. Martínez fue eficaz en esquivar los sopapos a dos bandas (sobre todo los del candidato kirchnerista). Grandinetti siempre utilizó un tono moderado y respetuoso, mientras que a Finkentein se lo notó un poco extraviado, pero aún así pudo dejar algunas definiciones de peso.

“La seguridad es mi mayor prioridad y así como exigimos la presencia de las fuerzas federales, voy a pedir que se queden”, planteó Fein cuando el resto de los candidatos blandieron el blasón de la inseguridad en Rosario.

Sukerman dijo que él, si llega a ser electo intendente, va a ser el jefe de la Policía en la ciudad. El candidato kirchnerista le enrostró a la intendenta las cifras que colocan a Rosario como una de las urbes más inseguras y le achacó la falta de voluntad política para poner en práctica propuestas que se surgieron desde el Concejo, como la Policía Municipal.

Anita Martínez también puso como prioridad las políticas de seguridad. Dijo que “los rosarinos perdieron la libertad” por este flagelo, alabó a la Policía Metropolitana de Macri y prometió crear la Secretaría de Seguridad. Para Filkenstein, en cambio, el problema surge por los negociados del poder que manejan el puerto y el juego, a los que prometió “estatizar”.

Grandinetti propuso como solución equipar con mejor tecnología a las fuerzas de seguridad, colocar 2.500 cámaras más de vigilancia y distribuir de manera gratuita los botones antipático.

Los candidatos trazaron sus estrategias de debate bien estudiada por sus grupos de asesores, que en cada corte se acercaban a ellos con carpetas, apuntes y sugerencias.

Así, en las pausas, Horacio Ghirardi se acercaba a Fein para aconsejarle o rectificarle algunas palabras. Lo mismo hacía Osvaldo Miatello con Grandinetti; Pablo Pozzi con Martínez y Lucio Guberman con Sukerman.

Muy tensos al principio, los candidatos se fueron soltando con el correr del tiempo. Grandinetti fue el que se mostró más  amistoso en los cortes, dialogando e intercambiando chistes con todos, mientras que Filkenstein bromeaba con Fein. Las más serios y concentrados fueron Martínez y Sukerman. La candidata del PRO apenas habló algunas palabras con Grandinetti, y a pesar de estar sentada al lado de Sukerman, no se dirigieron la palabra.

Había una tensión notable entre ellos. El candidato kirchnerista adoptó como estrategia castigar por igual a Fein y a Martínez. Pero la intendenta a su vez tenía como blanco a la postulante del PRO, a quien refería su falta de experiencia para gobernar y sugería que su equipo estaba formado por consultores porteños.

No había contestación directa, hasta que Sukerman le preguntó a Martínez por qué no va las reuniones de la comisión de Salud, de la cual es presidenta. La candidata del PRO aguantó en el aire la estocada, pero cuando fueron a corte hubo un duro intercambio de insultos.

Fue el único gesto que alteró un debate normal, por momentos monótono, pero que sirvió para que el rosarino puede ver en vivo y en directo las ideas y propuestas de sus candidatos.

 

Mirá las fotos de la cámara lúcida de La Capital 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS