Política

Lifschitz habló de reelección e hizo estallar a la oposición santafesina

Al revelar su pretensión de otro mandato al frente de la Casa Gris, el socialista recalentó el cierre del año político en la provincia

Miércoles 27 de Diciembre de 2017

Luego de que el gobernador Miguel Lifschitz admitiera por primera vez que le gustaría ser reelecto en el cargo, el arco opositor santafesino quedó en estado de ebullición: Cambiemos pateó hasta 2019 toda chance de apertura del debate sobre una reforma constitucional en la provincia, el radicalismo cercano al PRO advirtió acerca de la falta de un acuerdo político "más integral" y en el justicialismo instaron a priorizar las problemáticas sociales y económicas que marcan la agenda de gestión.

"Sería un honor", aseveró Lifschitz el lunes pasado, en declaraciones realizadas en el programa En Profundidad (Canal 4 Express), respecto de una eventual reelección al frente de la Casa Gris. No obstante, reconoció que para eso habría que reformar la Constitución santafesina con amplio consenso.

Acerca de la posibilidad de acceder a otro mandato en la provincia, el socialista explicó: "Siento que tengo tantas cosas por hacer y que en los próximos dos años no podré concretarlas a todas, los tiempos son acotados".

"Conozco el límite constitucional, y soy respetuoso de eso. Pero podría haber una reforma que contuviera la reelección, con amplio consenso. Lo voy a intentar, para mí es un enorme desafío", reveló sobre su futuro político.

No obstante, tras una actividad oficial en la Casa de Gobierno, Lifschitz procuró ayer bajarle el tono a la polémica y dijo que seguirá conversando en "enero y febrero" próximos con todos los partidos sobre los posibles retoques a la Carta Magna provincial. De hecho, argumentó que los recientes tironeos por la reforma previsional nacional "alteraron un poco los ánimos".

Sin embargo, el pronunciamiento inicial del gobernador ya había crispado a la oposición. En ese sentido, el concejal rosarino Roy López Molina (Cambiemos) alertó acerca de que "Lifschitz pretende involucrar a toda una provincia detrás de una reforma constitucional sólo para discutir su reelección, lo que demuestra cuán lejos pueden estar los intereses de los políticos de las inquietudes de los santafesinos".

Asimismo, el edil puso sobre la mesa las pretensiones del macrismo: "Reforma constitucional sin reelección, votación de constituyentes en 2019, autonomía municipal, Consejo de la Magistratura, Auditoría General de la provincia, unicameralidad y derechos de los consumidores, entre otras propuestas".

Sin avances

Paralelamente, fuentes de Cambiemos deslizaron a La Capital que, a su entender, la reforma constitucional está empantanada en Santa Fe. Y enumeraron los motivos: "En general, porque ellos (por el Frente Progresista, FPCyS) no vienen bien. El radicalismo, salvo el sector del NEO, no respalda. En el justicialismo, excepto (el diputado provincial) Luis Rubeo y dos o tres más, no hay aval. De nuestra parte, tampoco. Salvo que llegue un guiño de la Casa Rosada".

A su turno, el diputado provincial y titular del radicalismo santafesino, Julián Galdeano, aseveró a este diario que "se requiere un acuerdo político más integral, porque es lo único que puede salvar en el corto plazo una reforma constitucional que incluya la reelección del gobernador".

Tras reconocer que "no existe la madurez política necesaria" para afrontar una discusión de ese tenor, el legislador indicó que "el PRO y gran parte del radicalismo no la acompañaría si no se garantiza antes un mínimo aval en el plano nacional". Sin embargo, afirmó que la relación entre Lifschitz y el presidente Mauricio Macri "hoy está demasiado sujeta a los altibajos de la coyuntura".

Galdeano, además, resaltó que "todavía no está desandado el camino interno en el oficialismo" y destacó que, "si bien algunos actores importantes se muestran dispuestos a avalar una reforma constitucional, lo hacen sin un núcleo de coincidencias básicas".

"Además, permanentemente dinamitan la relación con la Casa Rosada, como ocurrió con el consenso fiscal y las recientes expresiones del diputado nacional Luis Contigiani que acompañaron sus votaciones (en alusión a la polémica reforma previsional)", cerró el radical.

En tanto, el diputado provincial Leandro Busatto (FpV-PJ) recordó: "Siempre advertimos sobre el riesgo de convertir una reforma constitucional en una reforma para la política, y ahora están tratando de convertir la reforma política sólo en una reelección".

Centrando lo mira en los dichos de Lifschitz, el legislador también condicionó las eventuales enmiendas a la Carta Magna santafesina. "El esclarecimiento de las intenciones es inversamente proporcional a la posibilidad de una reforma", escribió en su cuenta de Twitter.

"Creemos que la política debe enfocar todos sus esfuerzos en una agenda delicada desde el punto de vista social y económico, porque Santa Fe atraviesa tensiones a raíz de despidos y crisis laborales gracias al ajuste de Macri", concluyó Busatto.

También vía redes sociales, el abogado santafesino Domingo Rondina aportó a la controversia al proponer, a modo de debate, si una reforma constitucional "puede autorizar a un gobernador en ejercicio a ser reelecto, pese a que asumió con una Carta Magna que lo impedía".

"Para evitar los intentos perpetuacionistas, la regla dice que no es posible", sentenció el letrado.

revuelo. El gobernador, al admitir que aspira a una reelección, sacudió el tablero político provincial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario