Política

Lifschitz aseguró que "Berni debería explicar por qué hay carteles colombianos y mexicanos en Argentina"

El senador provincial se sumó a la polémica por el repliegue de las fuerzas federales que llegaron a Rosario de la mano del secretario de Seguridad de la Nación. 

Domingo 11 de Enero de 2015

Miguel Lifschitz asegura que en pocos días más dará a conocer quién será su compañero de fórmula en el camino a las elecciones a gobernador, admite que está "dos o tres puntos abajo" de Miguel del Sel en las encuestas, pero confía en que dejará atrás al candidato del PRO una vez que su figura tenga instalación provincial y logre la adhesión de todo el Frente Progresista si es que le gana las Paso a Mario Barletta.

Mientras afuera de la redacción de LaCapital la ciudad parece derretirse entre calor y humedad, Lifschitz celebra que que casi todos los partidos del Frente Progresista le hayan dado apoyo a su postulación y revela que la mayoría de los legisladores, presidentes de comuna e intendentes de la Unión Cívica Radical han decidido confluir con su candidatura.

El dos veces intendente de Rosario endurece el discurso con el gobierno nacional, pero focalizándolo en el secretario de Seguridad, Sergio Berni, a quien descalifica por los ataques a Hermes Binner: "Berni debería explicar por qué hay narcotráfico, cómo entra la droga, por qué hay carteles colombianos y mexicanos en Argentina".

¿Cómo están las negociaciones con los partidos aliados que respaldarán su candidatura?

—Están muy avanzadas las negociaciones para un acuerdo macro. Ya hubo definiciones de todos los partidos que integran el Frente Progresista, con excepción de la Coalición Cívica, de integrar el proyecto que me toca encabezar para las internas de abril. Y también de un sector muy importante de la UCR, con referentes territoriales, senadores, legisladores en general, presidentes de comuna e intendentes. Un arco muy representativo de la UCR me estará acompañando. Eso me da una gran tranquilidad, no solamente para enfrentar la interna sino la general. Mi armado es importante y representativo.

¿Quién será su candidato a vicegobernador?

—Todavía no lo tenemos definido, hay dos o tres nombres posibles, dirigentes reconocidos del centro norte provincial, que no queremos manosear. Lo terminaré de definir en base al acuerdo que estamos cerrando con todos los sectores del radicalismo. Obviamente mi candidato a vice será un dirigente del radicalismo.

PUNCTUATION_SPACEEN_SPACEEN_SPACEEM_DASH¿Le sorprendió el anuncio de Bonfatti sobre su candidatura a diputado provincial para los comicios que vienen en Santa Fe?

—Me sorprendió el momento, aunque lo veníamos conversando. La hipótesis era prolongar la definición y esperar que se pudieran concluir negociaciones con el resto de los partidos. Pero los hombres políticos tienen el timming de saber cuál es mejor momento para una definición. Y creo que fue un acierto político de Bonfatti hacerlo en este momento, porque ayudó a apresurar las negociaciones y a definir a quiénes se mostraban indecisos.

¿No es una muestra de debilidad y de ausencia de referencias en el socialismo?

—Somos los únicos que no sólo ya tenemos definido no sólo el candidato a gobernador sino también el que encabezará la lista de diputados provinciales y la postulante a intendenta. Tenemos referencias y definiciones, ponemos a los mejores jugadores en cada puesto. El objetivo general es garantizar la consolidación y el proyecto del Frente Progresista.

Pero en política casi nunca vuelve a ser curita el que fue Papa.

—Bueno, pero el ex presidente Alfonsín luego fue senador; Kirchner terminó su presidencia y fue diputado nacional. Hay muchos ejemplos. El ex gobernador Reutemann fue candidato a diputado provincial.

La de Reutemann fue la primera candidatura testimonial, ¿la de Bonfatti también lo será?

—Eso tendrían que preguntárselo a él, pero conociéndolo, yo diría que si toma una definición difícilmente vuelva atrás.

El gran déficit sigue siendo la seguridad. ¿Por qué las cosas están resultando tan mal? Hay ausencia policial en Rosario.

—No diría, como dice usted, que hay ausencia policial en Rosario. En los últimos meses ha habido una presencia mayor, por lo menos en la calle. A eso lo reconocen algunos comerciantes con los que he estado reunido. Es una batalla en la que a veces se avanza y otras se retrocede. Hay logros y dificultades. Nadie puede exhibir demasiados logros en materia de seguridad, se miente mucho. Como se miente con la desnutrición infantil. Sobre esa experiencia, con acierto y errores, es con lo que hay trabajar los próximos 4 años. El que está en el gobierno lleva una mochila con críticas, insatisfacciones, pero también experiencia, equipos y trayectoria. Si uno necesita una cirugía no va a quién opera por primera vez.

¿Qué opina sobre los dichos de Berni respecto de que Binner fue el responsable de la instalación del narcotráfico en Rosario?

—Lo que dijo Berni fue una barbaridad. El es el máximo responsable sobre política de seguridad y narcotráfico, porque es un delito federal. Berni debería explicar por qué hay narcotráfico, cómo entra la droga, por qué hay carteles colombianos y mexicanos en Argentina. A partir de allí podríamos discutir lo de Santa Fe, que no es una provincia cualquiera. Esta provincia está atravesada por las dos rutas que ingresan la droga a la Argentina. Nos llama la atención que no haya estrategias nacionales para afrontar problemáticas que exceden a la provincia de Santa Fe.

Berni dice que Santa Fe -y Rosario en particular- son quienes tienen más alto índice de delitos, pero retiró 1.500 gendarmes de la ciudad.

—Claro. Si la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal tienen una situación tan promisoria en materia de seguridad, ¿para qué necesitan 30 mil gendarmes y prefectos? Están priorizando esas zonas del país, porque ahí viven los dirigentes del oficialismo que tienen más chances de ser presidente. Si el problema más importante está en Rosario, ¿por qué se lleva la Gendarmería?

¿Le sorprendió el pase de Boasso al PRO como candidato a vicegobernador?

—No me sorprendió. Sus coqueteos con otras fuerzas ha sido una constante, y sus críticas al Frente Progresista, también. En eso siempre fue consecuente, hay que reconocérselo. Si es que se confirma, pueden hacer una buena dupla con Miguel Del Sel.

¿Qué dicen sus encuestas sobre intención de voto?

—Son muy variables porque dependen de los candidatos que uno mida. Todavía hay muchos que se miden pero que no se sabe si terminarán siendo postulantes. En Santa Fe lo venimos midiendo a Del Sel desde hace casi un año y tiene el mismo número, 23 ó 24 por ciento, ni baja ni sube, con casi un 100 por ciento de conocimiento. Es un buen número para largar pero no es para ganar una elección provincial. En mi caso, hay que sumar los votos que, hipotéticamente, podría tener Barletta, el conjunto del Frente. Yo hoy estoy 2 o 3 puntos por abajo de Del Sel a título individual, todavía con un nivel de desconocimiento bastante alto en el resto de la provincia y con otros candidatos que van a sumar en la interna del Frente. Estamos mucho mejor que lo que estábamos cuando fue la elección de Bonfatti, en 2011. Se vienen 3 ó 4 meses muy intensos, a los partidos hay que jugarlos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS