Política

Ley de medios: El Estado y Clarín presentaron sus argumentos ante la Corte

La Corte Suprema de Justicia escuchó ayer los discursos en pugna entre el Estado nacional y el Grupo Clarín en torno a la ley de servicios de comunicación audiovisual, y ambas partes...

Viernes 30 de Agosto de 2013

La Corte Suprema de Justicia escuchó ayer los discursos en pugna entre el Estado nacional y el Grupo Clarín en torno a la ley de servicios de comunicación audiovisual, y ambas partes mostraron ciertas dudas que ameritaron la intervención activa de los jueces en el último día de audiencia pública antes de la sentencia definitiva.

En una extensa audiencia, la Corte escuchó los argumentos de las partes en torno a la aplicación de la ley aprobada por una amplia mayoría por el Congreso en octubre de 2009, las que contestaron gran cantidad de preguntas que hizo el tribunal sobre aspectos como la libertad de prensa, la sustentabilidad económica a partir de la puesta en práctica de la norma, la expansión de Clarín en el mercado audiovisual y los motivos por los que se otorgan y quitan licencias.

Sin la presencia del juez Raúl Zaffaroni, quien viajó al exterior, y con una activa participación del presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, quien repreguntó y acotó en las respuestas de ambas partes, los magistrados escucharon los argumentos a partir de los cuales resolverán sobre la constitucionalidad de la ley de medios.

"Pareciera que la cuestión es sencilla: cada parte sostiene que la solución es muy simple y es decidir en su favor. Pero lo que la Corte tiene aquí es un caso. Los principios constitucionales están claros, las posiciones también, pero nosotros tenemos la necesidad de indagar cuestiones muy concretas", explicó Lorenzetti antes de pasar a sesionar, acompañado por los jueces Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt, Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda y Carmen Argibay.

Comenzó respondiendo las preguntas una tropa representando a Clarín integrada por los abogados Damián Cassino, Alejandro Carrió, María Angélica Gelli y un economista, que por poco más de una hora negó que exista una situación monopólica del grupo, aseguró que sufriría pérdida de sustentabilidad en caso de tener que adecuarse a la ley y que está en juego la libertad de expresión.

Un tramo que pareció impregnarle dudas a los jueces y hubo repreguntas fue cuando el secretario de la Corte, Cristian Abrita, preguntó: "¿La libertad de expresión requiere de un volumen económico como el del Grupo Clarín?" y "¿cuál es la comparación con otros medios más chicos?", ante lo cual el abogado Cassino aseguró que es "imposible seccionar el cable" y, de hacerlo, "el Grupo Clarín dejaría de ser la voz que es".

"¿O sea, que quién no tiene su volumen económico no tiene libertad de expresión?", advirtió luego a Cassino, del Grupo Clarín, quien en ese momento alegaba que si se reducía el número de licencias del multimedio corría riesgo de expresar su voz.

Incluso Lorenzetti intervino para pedir que fuera "concreta" la respuesta y, si bien Clarín omitió darla tal cual, el economista representante de esa parte rechazó que se tratase de un "monopolio" y advirtió que había un "mal uso del lenguaje" en ese sentido.

La supuestas prácticas monopólicas del Grupo Clarín, la eventual pérdida de sustentabilidad económica, los avatares de la fusión Cablevisión-Multicanal y la real aplicación que tiene hoy la norma fueron las preocupaciones principales de la Corte, vertidas en el cuestionario "consensuado" entre los ministros.

Desde el Estado. El Estado, quien expuso por medio de Graciana Peñafort y Daniel Larrache, del Afsca, y el economista Horacio Seillant, tuvo su momento endeble cuando en una escala de repreguntas Lorenzetti le pidió saber el motivo de por qué "si la licencia es un privilegio" se la otorgan a un medio y luego eventualmente se la podrían sacar en el futuro.

"No es una facultad discrecional", aseguró Peñafort, quien justificó que el Estado "puede restringir el ejercicio de la licencia", aunque Lorenzetti nuevamente intervino y le pidió que detallara cuál era el motivo por el cual el Estado podría quitar una licencia y cuáles serían las consecuencias.

"No entiendo la pregunta", dijo Peñafort, ante lo cual Lorenzetti tomó la palabra para volver a preguntar por qué "el Estado podría quitarle la licencia ya otorgada a cualquiera sin derecho alguno".

La observación del juez ameritó la intervención de Horacio Diez, de la Procuración del Tesoro de la Nación, quien dijo que la pregunta era "generalizada, y tenía un grado de abstracción", aunque Lorenzetti rápidamente los cortó: "La pregunta me parece que está bastante clara y se refiere a este caso concreto".

Luego de 17 preguntas para el Grupo Clarín y 33 para el Estado, los discursos más políticos se escucharon sobre el cierre, cuando ambas partes hicieron las réplicas sobre la posición del otro, a través de Martín Sabbatella, titular del Afsca, y los abogados del multimedio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario