Política

Legisladores santafesinos cruzaron acusaciones tras la polémica sesión en Diputados

Germán Martínez, del FdT, dijo que en Juntos por el Cambio se está imponiendo el ala derecha. Federico Angelini, del PRO, acusó a Máximo Kirchner de dinamitar los acuerdos

Jueves 03 de Septiembre de 2020

Después de la última sesión de la Cámara de Diputados de la Nación, que comenzó el martes pasadas las 19 y finalizó ayer a las 5 de la mañana, legisladores del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio siguieron responsabilizándose mutuamente por una jornada cargada de polémica.

Es que más allá de la aprobación de los dos proyectos que figuraban en el orden del día _una ley de emergencia de la actividad turística y otra para elevar las penas a las pesca ilegal_ el debate se centró en cuestiones de procedimiento. En particular, el protocolo para realizar sesiones semipresenciales, vencido el 7 de agosto.

Rotas las negociaciones en la comisión de Labor Parlamentaria, los opositores, en el recinto, y los oficialistas y sus aliados, tejieron durante horas un intercambio de chicanas, que incluyó acusaciones de “antidemocráticos” y “traidores a la patria”.

En este marco, entre los legisladores santafesinos se replica la misma grieta que divide al conjunto de los diputados. Eso sí, todos coinciden en que la sesión fue un “bochorno”.

Germán Martínez, integrante del Frente de Todos, planteó a La Capital que puede haber diferencias políticas sobre ciertos temas pero que deben asegurarse dos condiciones: el funcionamiento de la Cámara y el trato respetuoso de quienes la componen. “Ninguna de las dos cosas se lograron _sostuvo el diputado_. Trataron de impedir la sesión y hubo una catarata de agresiones”.

A pesar de esto, Martínez pidió dar vuelta la página y tratar de restablecer los mecanismos de diálogo. “Tenemos un protocolo de sesiones remotas que ya tenemos prorrogado por el acuerdo mayoritario de los bloques de la Cámara, tenemos que avanzar en la agenda de septiembre que va a ser muy intensa”, señaló.

Por el contrario, desde Juntos por el Cambio sustuvieron que ese acuerdo no existe. “Somos el 40 por ciento de todos los diputados y en los anteriores acuerdos estaba bien claro que si eventualmente el protocolo se tenía que prorrogar con una mayoría especial o consenso generalizado y eso no sucedió. El propio bloque oficialista reconoció que no había consenso”, dijo Federico Angelini.

En su visión, el que rompió los puentes de diálogo fue el presidente del bloque oficialista, Máximo Kirchner. Y agregó: “Ayer sucedió algo grave, porque el reglamento de Diputados tiene orden constitucional. Quizás al ciudadano de a pie que tiene dificultades graves esto no lo afecta en el corto plazo, pero si hay un gobierno que está dispuesto a violar la Constitución cualquier cosa puede estar en riesgo”.

Consultado sobre si irán a la Justicia para impugnar la sesión, el vicepresidente a nivel nacional del PRO indicó: “Vamos a seguir insistiendo para tratar de llegar a un acuerdo, pero si se sigue imponiendo la posición del kirchnerismo duro lamentablemente tendremos que hacer algo que no queremos, que es judicializar la cuestión”.

Por su lado, Enrique Estévez, legislador del bloque Socialista en el interbloque Federal, se desmarcó de ambos espacios. Antes de la sesión, Estévez se había mostrado a favor del formato semipresencial para tratar temas urgentes, vinculados a la pandemia.

Sin embargo, no se conectó a través del sistema informático. “Nosotros no participamos de la sesión, porque entendemos que la conflictividad que se generó por no debatir el protocolo durante el mes que estuvo vencido impide el normal funcionamiento del Congreso”, explicó el ex concejal rosarino.

Nueva fase

Lo cierto es que el ruido por el funcionamiento de la Cámara baja parece alertar que la política argentina _y la relación entre el oficialismo y la oposición_ parece entrar en una nueva fase.

"Espero que lo que sucedió ayer, que fue de una enorme irresponsabilidad, no se traduzca en una actitud permanentemente en la Cámara de Diputados", expresó Martinez.

Con todo, el diputado _que pertenece a La Corriente, el espacio del peronismo que se referencia en Agustín Rossi_ deslizó que la alianza entre el PRO, la UCR y la Coalición Cívica está recostándose sobre su ala derecha, vaciando el espacio del centro.

“Además, hay dirigentes que adelantaron el reloj y están haciendo planteos que tienen más que ver con las elecciones del año que viene que con este momento”, criticó.

En la otra vereda, ven un proceso similar, pero en espejo. “El presidente de la Cámara estaba a favor de nuestro planteo, pero el presidente del bloque (Máximo Kirchner) en todo momento se interpuso _indicó Angelini_ Hay una decisión del oficialismo de ir a un extremo, al no encontrar soluciones el gobierno se va endureciendo”.

Estévez, en tanto, advirtió que “sería muy poco feliz” para la Argentina que el tono del debate en Diputados anticipe la nueva normalidad del debate público. “Tiene que haber consensos amplios, el Congreso no se puede convertir en un circo romano”, disparó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario