Política

Lavagna y Alternativa Federal van por ahora por caminos separados

El ex ministro de Economía resiste la idea de ir a una interna. Schiaretti convocó a Tinelli y a Scioli para que se integren al espacio

Jueves 23 de Mayo de 2019

En un sendero de caminos que se bifurcan, Roberto Lavagna y Alternativa Federal dieron ayer otro paso hacia la división del ya resquebrajado espacio político de "la avenida del medio", el sector político que pretende equidistar de los polos dominantes: oficialismo de Cambiemos, por un lado, y oposición peronista / kirchnerista por el otro.

Alternativa Federal apuró a Roberto Lavagna para que defina su participación en las Paso dentro de un mismo lema con Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey. El ex ministro de Economía se negó, y confirmó que irá a las Paso "por afuera de Alternativa Federal, al menos por ahora". También concurriría en esa terminal (Lavagna) el socialismo santafesino, que, ayer, de todos modos, concurrió a la sede central del massismo en la Avenida del Libertador, en el barrio de Retiro.

Miguel Lifschitz aseguró que fue a la reunión con los Federales en nombre de Lavagna, ratificó su pertenencia al espacio Consenso 19, "que tiene coincidencias y también diferencias con Alternativa Federal", explicó luego de la reunión. Fuentes del massismo, sin embargo, no leen del mismo modo la presencia del gobernador de Santa Fe (acompañado por Margarita Stolbizer) en la mesa con los cuatro federales. "Lo cierto es que él vino, que aceptaría una Paso entre todos, y que Lavagna rechazó las Paso y se cortó solo", dejaron trascender ayer a este cronista fuentes directas del massismo.

Con todo, si bien Lifschitz participó durante casi toda la reunión, evitó mostrarse en las fotos, así como también ante los cronistas apostados en el ingreso a la sede del Frente Renovador.

El video de la ex presidenta con el anuncio de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner, que el sábado pasado por la mañana sacudió el ambiente político, continuó operando en días subsiguientes como una bomba de efecto retardado. Y no para de producir problemas en el campo del peronismo no K, Consenso 19, y también en Cambiemos. A todos les cambió la agenda, les aceleró el pulso, y los tiempos de las definiciones políticas.

El sector ni K, ni Cambiemos, tenía ayer todo preparado para ofrecerle a la sociedad una novedad sustanciosa, una foto nueva, y tal vez, el anuncio del acuerdo entre los dos referentes principales, Roberto Lavagna y Sergio Massa. Pero todo se dio al revés, el ex ministro de Economía y el tigrense quedaron más separados que antes, tal vez sin chance de volver a encontrarse. Aunque, se sabe, recién el 12 de junio se concretarán los frentes electorales, y 22 de ese mismo mes, los nombres de los candidatos.

Todo empezó a resquebrajarse el martes a la noche, cuando el presunto gran armador cordobés, Juan Schiaretti —consagrado ganador de la elección en su provincia, apenas 10 días atrás—, visitó al presidente Macri en la Casa Rosada y difundió una foto muy amigable con el titular de Balcarce 50. Esa foto, justo cuando el motivo principal de su presencia en Buenos Aires era abocarse al armado opositor, incomodó a más de uno. Luego Schiaretti se sentó con Lavagna y fue al grano, ¿venís o no a una Paso con Sergio y los demás?, lo apuró. Lavagna dijo que no. Y a las pocas horas anunció que será candidato, pero sin competir en un mismo lema con nadie.

El cordobés que fue reelecto gobernador con la notable cifra de un millón cien mil votos, durmió poco antenoche, luego de una jornada larga. Y a la mañana de ayer, todavía con el "no" de Lavagna resonando, grabó un video tan extraño como inoportuno, poniendo el espacio político que integra, Alternativa Federal, al servicio de todos, "socialistas, del GEN (Stolbizer), Daniel Scioli, Marcelo Tinelli, etc".

El muchas veces comprobado oficio del peronismo cordobés para armar alianzas y ganar elecciones (en Córdoba), no parece trasladable a nivel nacional. Ante la negativa de Lavagna, que sorprendió y frustró la foto tan deseada de ayer, el "Gringo" salió a pedir nuevas adhesiones, sin mucho cálculo, con un video, como quien sale a pedir la reposición de sangre de cualquier grupo y factor de un paciente necesitado.

Los nombres de Scioli —que escuchará a Schiaretti pero todo indica no se apartaría del PJ— y de Tinelli, causaron escozor en Lavagna y Miguel Lifschitz. Pareció un revoleo de nombres, en el apuro, antes que una jugada meditada.

La oposición que supo ser leve y amigable del gobierno nacional, pero que luego de la debacle de 2018 comenzó a mostrar los dientes, ayer dio un paso atrás. Y se mostró dividida.

Con todo, los 30 días que restan hasta el 22 de junio, cuando se escriban los nombres y las firmas en las planillas electorales, estarán cargadas de negociaciones, incertidumbres, y por qué no, algunas sorpresas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});