Política

Latorre pide "pruebas" a los que la acusan de haber vendido el voto

A 24 horas del día en que decidió aprobar a Mercedes Marcó del Pont y hundir la estrategia opositora que la contaba erróneamente entre sus filas, Roxana Latorre almuerza acompañada frente a la Plaza San Martín de Buenos Aires, en el barrio de Retiro. Hasta esa mesa, casi íntima, llegó LaCapital para hablar de su día agitado, y de su futuro político.

Domingo 14 de Marzo de 2010

A 24 horas del día en que decidió aprobar a Mercedes Marcó del Pont y hundir la estrategia opositora que la contaba erróneamente entre sus filas, Roxana Latorre almuerza acompañada frente a la Plaza San Martín de Buenos Aires, en el barrio de Retiro. Hasta esa mesa, casi íntima, llegó LaCapital para hablar de su día agitado, y de su futuro político.

"Fue bravo, sobre todo con los medios, pero ya pasé varias, estoy curtida", dice, y sonríe, la experimentado militante peronista de Rosario y senadora nacional con mandato hasta 2015. Latorre asegura que su relación con el conglomerado opositor no se ha roto, y que no se pasa al kirchnerismo. Sin embargo, y a futuro, asoma una vocación a la coincidencia con los grandes trazos de la política económica del gobierno nacional.

—Participó del bloque oficialista desde 2003, luego se fue cuando el conflicto del campo, junto a Carlos Reutemann, en 2008, ¿ahora está volviendo?

—Yo no me estoy sumando al bloque oficialista, sigo con mi monobloque articulando con la oposición, pero digo que lo más valioso de toda esta situación alrededor del tema Del Pont es que entendamos que acá nadie las tiene todas consigo. Acá se había naturalizado de que el Parlamento es de uno o es de otro, y lo que la gente tiene que entender es que las mayorías se constituyen tema por tema.

—¿El conglomerado opositor sigue unido?

—Si no hubiera tanto vedetismo, se podría avanzar con temas importantes, aun con las diferencias ideológicas profundas que hay entre los distintos bloques. El problema es que muchos especulan con posibles candidaturas, están todo el tiempo hablando por televisión, y así no se puede avanzar.

—¿Llegó la era de política por televisión, en el día a día?

—Estamos muy condicionados, yo lo suelo conversar con senadores de otras épo cas, con mandado cumplido, y esto nunca fue así. El Senado siempre fue un lugar bastante reservado y sin bien es bueno que se transparente nuestra actividad no podemos caer en la pérdida de profesionalismo y de responsabilidad porque uno se la pasa todo el día hablando por televisión. Los medios pesan mucho.

— Acompaña el pliego de Marcó del Pont y a la vez se siente parte del conglomerado opositor, ¿podrá sostener en el tiempo un juego político flotante entre la oposición y oficialismo?

—Tanto en la oposición como en el oficialismo hay halcones y hay palomas. Y yo creo que hay que salir de esa pelea porque nuestro trabajo debe ser de cara a la sociedad y a resolver sus necesidades. Por ejemplo, la distribución de recursos entre la Nación y las provincias es un tema muy serio, grave. Tenemos un alto grado de conflictividad, como el caso de Santa Fe. Kirchner planteó la necesidad de rediscutir un nuevo acuerdo de coparticipación.

—Su apoyo a Del Pont provocó que legisladores reutemistas la criticaran con dureza, ¿qué les contesta?

—No me corresponde debatir con otros legisladores, estoy segura de mis convicciones. Durante veinte años Carlos Reutemann me impulsó a todos y a cada uno de los cargos que yo ocupé de manera que a él va mi eterno agradecimiento. Del mismo modo, reconozco que a cada uno de esos cargos los honré con mi prepotencia de trabajo. A los legisladores que ahora me acusan les digo que yo se bien cómo actúo, se bien cómo soy y que será la gente la que tenga que juzgar.

—¿Usted siente que el voto a la lista que compartió el último 28 de junio con Reutemann incluía o no rechazarle a Cristina Fernández un pliego del presidente del Banco Central?

—Por supuesto que no. Nosotros constituimos una lista volcada en la oposición del Gobierno nacional, una oposición crítica, pero no una oposición destituyente. Y bloquear un pliego de una presidenta del Banco Central a un gobierno que está despegando luego de tremenda crisis financiera internacional es una actitud destituyente.

—¿Le gusta Marcó del Pont?

—Me gustan sus ideas desarrollistas, y su prestigio profesional. Las ideas desarrollistas en la provincia de Santa Fe han sido de una tremenda importancia histórica y no se entiende que ahora podamos rechazarlas.

—¿Cómo vio la defensa que hizo del pliego en la comisión de Acuerdos?

—Quedé anonadada por el destrato y el escaso tiempo que le dieron, y que no le hicieran preguntas. Nunca lo vi en el Senado. Ese fue el fundamento de mi decisión de acompañarla con el voto.

—¿El Banco Central debe estar "por fuera" de la dinámica política del Ejecutivo, como plantea la oposición, una entidad en manos de cierto establishment financiero, o bien jugar con la Rosada?

—Del Pont va a impulsar un gran tema pendiente como la reforma del sistema financiero, otro tema imprescindible como la baja de las tasas de interés, y la instrumentación de créditos para el desarrollo de las pymes.

— ¿Plantea derogar la ley de entidades financieras?

—Sí. Pero incluso antes, Del Pont podrá avanzar con medidas que no necesitan de una nueva ley. Por ejemplo el destino de las reservas de libre disponibilidad.

—¿Apoya la ley Verna?

—Habrá que estar atentos a cómo se desarrollan los acontecimientos. Creo que pueden suceder modificaciones.

—¿Avala el uso de reservas para pagar deuda?

—Reservas de libre disponibilidad, desde ya. Y viendo para qué se usan y con una comisión de seguimiento. Argentina atraviesa una etapa de interesante recuperación.

—La diputada Elisa Carrió plantea que a usted le compraron el voto.

—Todo lo que dice es absurdo, que presente pruebas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS