Política

Las nuevas pistas suman más dudas que certezas a la muerte del fiscal Nisman

El cerrajero sembró interrogantes sobre la puerta de servicio que dijo "estaba abierta". El fiscal Stornelli dijo que Nisman “tenía miedo”.  Analizan huellas y pisadas en el pasiilo al otro departamento.

Jueves 22 de Enero de 2015

Nuevas dudas florecieron en las últimas horas en el caso que rodea a la muerte trágica del fiscal Alberto Nisman en su departamento de Puerto Madero, momentos antes de presentar pruebas en el Congreso de su denuncia penal contra la presidenta Cristina Kirchner y al canciller Héctor Timerman.

Nisman fue encontrado muerto con un tiro en la sien derecha luego de que un cerrajero, al que le pagó la madre, pudiera abrir sin esfuerzo la puerta de servicio. Resulta llamativo que la puerta tuviera puesta la llave por dentro y se pudiera abrir sin demasiado esfuerzo, ya que no estaba trabada, según indicó el cerrajero, cuando el propio Nisman, en teoría, se sentía inseguro y por ese motivo pidió prestada un arma de fuego.

El cerrajero afirmó que la puerta de servicio tenía la llave “puesta por dentro”, pero que no estaba accionada, por lo que sólo le tomó unos minutos abrirla. “La llave estaba puesta”, indicó el cerrajero de nombre Walter, quien precisó que debió empujarla para que cayera y eso le permitió abrir fácilmente la puerta.

El trabajador relató que luego de quitar con una herramienta la llave que estaba colocada desde adentro, le pidió la copia a la madre del fiscal, giró “el pestillo” y abrió. “Con la llave de ella hice el movimiento y la abrí. Junté mis herramientas y diez minutos más tarde me fui. Yo no entré”, explicó el cerrajero.

El hombre dijo que llegó al lugar a las 22.30 del domingo y que subió hasta el departamento del edificio de Puerto Madero, acompañado por al jefe de bomberos. Señaló que en el lugar estaba la madre de Nisman, quien le proveyó la copia de la llave de la puerta de servicio. “La llave estaba puesta por dentro. En la puerta de servicio todo el mundo deja la llave puesta”, evaluó el trabajador.

De esta forma, se supo que el segundo ingreso a la casa del fiscal no estaba cerrado con llave, como se había afirmado en un primer momento.

Es más, en un primer momento se había dicho que los dos ingresos al departamento B del piso 13 del edificio Le Parc de Nisman estaban cerrados por dentro. No fue así y en las últimas horas apareció un tercer acceso que vincula el departamento del fallecido fiscal con otro ubicado enfrente que presuntamente alquila un extranjero.

Como resultado de una última inspección, apareció una huella digital y una pisada en ese acceso que son objeto de pericias y sorprende que estos “hallazgos” junto con los del pasadizo no se produjeron al comienzo de la investigación.

Otro dato curioso lo aportó el fiscal federal Carlos Stornelli, quien se presentó espontáneamente a declarar ante su colega de instrucción Viviana Fein, encargada de llevar adelante la causa por la muerte de Nisman.

Stornelli primero reconoció ante el periodismo que había hablado con Nisman el viernes por teléfono y que lo notó “preocupado”, pero luego cambió la calificación y admitió que su percepción era que estaba “asustado”. ¿Cuáles eran los temores del fallecido fiscal horas antes de su presentación en el Congreso?. La preocupación por las “pruebas”.

Nisman aceptó un ofrecimiento de ayuda y colaboración de parte de Stornelli, como aseguró este último en su declaración ante Fein, y según trascendió la colaboración consistía en proteger elementos de la causa que manejaba el fiscal fallecido: resta saber qué le impedía resguardar ese material en su casa o en su oficina.

Por otra parte, por qué se hizo presente la noche del domingo el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, minutos antes que la Justicia, se hizo cargo de los trámites e impidió el ingreso de la Prefectura cuando a esa Fuerza le corresponde la jurisdicción de la zona.

En este sentido, ¿por qué las autoridades judiciales a cargo de esta investigación desisten de citar a declarar a Berni? Otra de las dudas que tomó impulso en las últimas horas es: ¿cuál es el motivo por el que un médico de la prepaga Swiss Medical pudo entrar y constatar el fallecimiento en el baño de Nisman, mientras se negó el permiso de ingreso a dos ambulancias y dotaciones del Same?

Además, plantea interrogantes la actuación de Diego Lagomarsino, empleado de la Fiscalía y licenciado en Informática que el sábado pasado le llevó la pistola Bersa calibre 22 de la que salió el disparo fatal: ¿qué contenía la caja que se llevó el visitante?

Lagomarsino está recluido en un departamento cedido por la Justicia y con una fuerte custodia. Nisman tenía registrada dos armas de su pertenencia, pero sin embargo pidió otra prestada para defenderse porque se sentía inseguro, de acuerdo con la declaración del empleado de la Fiscalía ante Fein. Otra cuestión que llamó la atención es que, dado que el barrido electrónico dio negativo y no se encontró pólvora ni restos de deflagraciones en el brazo y en la mano del malogrado fiscal, la investigadora Fein haya dicho que  “lamentablemente” ese fue el resultado.

Berni quedó envuelto en medio de una polémica

La presencia del secretario de Seguridad, Sergio Berni, en el departamento del fiscal Alberto  Nisman a horas de su muerte fue centro de una fuerte discusión en  la que intervinieron sectores políticos, judiciales y el propio  funcionario.

Berni tildó de “canallada” la polémica desatada durante toda la jornada en torno a su presencia en el domicilio de Puerto Madero y aclaró que está dispuesto a  concurrir al Congreso, como lo reclaman los legisladores de la  oposición, para “contestar todo lo que tenga que contestar, sin ningún  problema”.

“Son cuestiones que han tratado de instalar distintos actores políticos para ponerle más incertidumbre a la que tenemos los  argentinos sobre la muerte del señor fiscal, y ha quedado más que  claro con lo que ha dicho la fiscal”, subrayó.

Berni justificó su presencia en el departamento de Nisman, en Puerto Madero, “casi” en simultáneo con la llegada del juez Manuel  de Campos y Fein, al señalar que el objetivo fue “colaborar para  asegurar a la Justicia y a la familia que todo se iba a preservar  tal cual como estaba”.

En tanto, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, defendió el accionar de Berni, al plantear que “cuando existe una escena con  hechos determinados, existe un protocolo que el secretario de  Seguridad ha cumplido de un modo criterioso”.

La fiscal del caso, Viviana Fein, rechazó la posibilidad de citar a Berni, porque no es de su “incumbencia”, aunque aclaró  que cuando haya alguna novedad de importancia la comunicará. Fuentes judiciales se encargaron hoy de difundir que Berni llegó al departamento de Nisman después del juez por entonces a cargo  de la causa, Manuel De Campos.

Según esas fuentes, los primeros en acceder al departamento fueron la madre de Nisman y un custodio, quienes al advertir la  escena del fiscal hasta entonces presuntamente muerto, ante lo que  deciden llamar al servicio de urgencias 911.

En tanto, la jueza federal María Servini de Cubría recibió una denuncia en la que se le pide investigar a Berni por el delito de  “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y  “encubrimiento”, por su presencia en la escena en la que fue hallado  Nisman.

En paralelo, la información de la causa por la muerte de Alberto Nisman se difundirá “únicamente” a través del  Centro de Información Judicial, según se anunció anoche por María Bourdin, directora de Comunicación Pública de la  Corte Suprema de Justicia de la Nación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS