Política

Las mujeres, relegadas en los espacios donde se cocinan las decisiones

Miércoles 10 de Febrero de 2021

Las mujeres hacen política desde siempre. Hacen política fuera de la casa, pero incluso desde la cocina. Sin embargo, a 30 años de la primera ley de cupo femenino en la Argentina, un partido centenario como el Socialista tiene por primera vez en su historia una candidata mujer para encabezar su estrategias y liderar las decisiones por venir. En su historia no escasean las "compañeras", de hecho proviene de sus filas una de las figuras históricas del feminismo, defensora de los derechos fundamentales de las mujeres como es Alicia Moreau. Sin embargo, la propia Alicia llegó a dirigir La Vanguardia hasta los años 60, pero nunca alcanzó un cargo dirigencial. A casi 90 años de que presentara un proyecto que permitiera a las mujeres el ejercicio de la ciudadanía a través del voto, la primera mujer que buscará presidir el socialismo de todo el país es Mónica Fein, ex intendenta de Rosario.

Las propias "compañeras socialistas" explican que ese escenario refleja del esquema cultural que sostiene la hegemonía de los varones y relega a las mujeres de los espacios de decisión porque "los partidos no vienen de otro planeta". Un esquema que además es transversal en instituciones de las grandes y las pequeñas, empresas, sindicatos, organismos del Estado e incluso organizaciones sociales.

En el caso del PS, por primera vez la elección de sus autoridades se hace con listas paritarias, pero el proceso tampoco es sencillo. Aunque la transversalidad del feminismo tracciona desde afuera, se supo escuchar a dirigentes varones responder "No tenemos mujeres" a la hora de poner los nombres en las listas. Hacia adentro de los partidos admiten que esa eso es ahora casi inadmisible y acotan: "Lo dicen como si las compañeras fueran de su propiedad".

Sucede que incluso en el socialismo que supo tener gestiones pioneras en el desarrollo de políticas públicas para el acceso de las mujeres a sus derechos, hacia adentro de la organización las mujeres la más de las veces estaban para escribir los documentos o armar el acto. Como si fuera la cocina de la política.

El marco normativo y la masividad del feminisno en la calle empuja. Sin embargo, la pelea de muchas dirigentes es que no quede solo en el cumplimiento de la ley.

Así y todo, el paso que da el socialimo a nivel nacional no deja de ser un avance. Dado este paso, las dos principales fuerzas políticas históricas de la Argentina, el Partido Justicialista (PJ) y la Unión Cívica Radical (UCR) irán a la saga, ya que hasta ahora en ninguno de los casos han tenido presidentas mujeres desde el retorno de la democracia y tampoco eso sucede porque falten "compañeras" o "correligionarias".

Si bien sobre todo el peronismo tiene en su historia figuras centrales como Eva Duarte de Perón e incluso fue la agrupación que tuvo en Cristina Fernández de Kirchner la primera presidenta de la Nación elegida por el voto popular, el partido a nivel nacional nunca fue conducido por una mujer.

Con menos figuras centrales en la UCR, desde 1983 a la actualidad, el partido que supo ser revolucionario no tuvo conducción femenina. Ese escenario no hace más que mostrar, incluso pese al avance de las normativas, la persistencia de la marginación de las mujeres en los procesos de elección en los cargos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario