Política

Las economías de Brasil y China provocaron un cimbronazo en los mercados

La devaluación en el vecino país y la revisión de sus metas fiscales impactará negativamente en las exportaciones argentinas. La demanda asiática sigue frenada.

Sábado 25 de Julio de 2015

El rumbo de la economía de Brasil y la desaceleración de la demanda de China movieron ayer el tablero de los mercados mundiales. El vecino país se vio afectado por los cimbronazos del mercado cambiario y financiero en el cual el real se hundió a un mínimo de 12 años, ya que los inversores siguen preocupados por la decisión del gobierno de Dilma Rousseff de reducir las metas de ahorro fiscal.

   En tanto, en Estados Unidos el dólar sigue revalorizándose y pone en jaque al resto de las materias primas como el petróleo y los granos, que ayer operaron nuevamente a la baja y arrastraron al resto de los mercados regionales.

   Este escenario impactó de lleno en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, donde el Merval se desplomó 6,2%, en una rueda con masivas pérdidas, en especial para las acciones bancarias y energéticas, mientras los bonos soberanos también ajustaron a la baja, al tiempo que el dólar paralelo retrocedió hasta 14,50 pesos.

   Por su parte, la bolsa mexicana cayó con fuerza después de perforar su promedio móvil de 100 días, completando su peor semana desde inicios de mayo.

   Al nerviosismo de los inversores se sumó el persistente temor en torno al inicio de un ciclo de alza de tasas de interés en Estados Unidos, que podría propiciar una masiva salida de flujos de los mercados emergentes.

   En Estados Unidos, Wall Street cayó arrastrado por los precios de materias primas a partir de una desaceleración del crecimiento global. Los índices S&P 500 y Nasdaq registraron sus mayores pérdidas semanales desde marzo.

Granos a la baja. El mercado granario también sintió el impacto. En Chicago los precios de la soja, el maíz y el trigo cayeron esta semana afectados por un clima favorable a los cultivos y un dólar fuerte, en un contexto general de baja de los commodities. “La baja del oro y el petróleo crudo son dos referencias importantes para los especuladores”, que llevan a vender, comentó Bill Nelson, de Doane Advisory Services. Además también impacta “la fuerza del dólar, en relación a las divisas de los otros países productores, como el dólar canadiense, neozelandés y australiano, el real y el euro”, dijo.

   En ese marco, el petróleo continuó su caída en el mercado de Nueva York, tras el anuncio de un aumento de la cantidad de pozos en actividad en Estados Unidos. El precio del barril de WTI para entrega en septiembre perdió 31 centavos a 48,14 dólares en la Bolsa de Nueva York, concluyendo una tercera sesión de caída consecutiva.

   También la Bolsa peruana sintió el impacto del cimbronazo general y cayó ante preocupaciones sobre la alicaída economía china.

Vecino en problemas. La decisión del gobierno de Rousseff de reducir la meta de superávit fiscal, aplicar un nuevo recorte de gastos y admitir la posibilidad de sufrir déficit en las cuentas públicas, fue considerada ayer por muchos como una “capitulación”.

   Ayer el dólar en ese país tocó su nivel más alto en los últimos doce años. En lo que va de la semana, el billete verde escaló 4,76% y, de ese modo, llegó al mayor valor desde 2003, cuando había una fuerte desconfianza por parte de los inversores frente al cambio de gobierno y la llegada de Luiz Inácio Lula da Silva al gobierno.

Impacto en Argentina. En ese escenario, el director de la consultora Abeceb, Dante Sica, consideró que la devaluación del real, la revisión de metas fiscales dispuestas por su gobierno y el nuevo recorte de gastos, afectará a la Argentina con una mayor caída en el volumen de exportaciones argentinas a ese país, lo que impacta directamente en la actividad industrial. “Brasil seguirá dando malas noticias, ya que reducirá la demanda de productos argentinos y eso impacta en la industria argentina, fundamentalmente en el sector automotriz”, advirtió. Para Sica, “lo que sucede en Brasil es que se diluye el programa de ajuste encarado por el gobierno”, por lo cual vaticinó que “su salida de la recesión va a ser más lenta”.

   El estudio de Abeceb indicó que en el primer semestre el intercambio acumuló una caída del 16,7%, al tiempo que alcanzó los u$s 12.033 millones. “La contracción surge como resultado de una caída tanto de las importaciones desde Brasil (-12,7%) como de las ventas hacia el socio (-21%)”, subrayó.

   Sica insistió que la devaluación del real “aumenta la brecha competitiva entre los productos argentinos y los brasileños, y eso podría afectar al entramado local”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario