Política

Las concesionarias relativizan el impacto por el impuesto a los autos de alta gama

El secretario de Acara dijo que la actualización de la base imponible “ayuda pero no soluciona” la caída de ventas en ese segmento, fundamentalmente en los rodados "con cierta tecnología".

Sábado 03 de Enero de 2015

El secretario general de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), Rubén Beato, consideró ayer que la actualización del 15% del monto mínimo del impuesto a los autos de alta gama, es una “ayuda” pero “no soluciona” la baja en el nivel de ventas del sector, fundamentalmente la menor demanda de rodados “con cierta tecnología” que se encarecieron el año pasado.

   El dirigente consideró que el peso del impuesto interno “se agravó durante 2014 por los aumentos” de las unidades, que calculó en 50% promedio. Es por eso que, según dijo, “hay autos de producción nacional con un equipamiento elevado se ven alcanzados” por el gravamen.

   El dirigente precisó que con la actualización del impuesto “los autos premium” importados “están todos alcanzados y van a seguir alcanzados” por el gravamen, en tanto que en el caso de los medianos de producción nacional con “cierta tecnología” incorporada, “el lunes vamos a tener la lista de precios”, señaló y estimó que de ese modo quedarán incluidos.

   Explicó que “autos de producción nacional con un equipamiento elevado ya eran alcanzados por el impuesto”, por lo que advirtió que “una vez que el auto es alcanzado por el impuesto prácticamente sale del mercado porque no hay consumo de ellos porque es muy gravoso el impuesto”.

   Durante el último día de 2014, el gobierno actualizó en un 15% el monto mínimo para aplicar el impuesto interno a los autos de alta gama, que ahora será de 195.500 pesos y estará vigente entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2015.

   Beato sostuvo además que durante 2014 se logró “un muy buen número para el mercado” al venderse alrededor de 680 mil vehículos.

   “El problema de las concesionarias es que las terminales nos impulsaron a un mercado de un millón de autos, y ahora la realidad dice que son 680 mil, por lo que tenemos un exceso de metros cuadrados y de mano de obra. En 2014 debimos ajustarnos a este volumen”, enfatizó.

   El concesionario explicó que las comparaciones con 2013, cuando hubo un “boom de ventas”, no es realista porque fue consecuencia del “costo de oportunidad, donde había un dólar que se había quedado retraído y había una diferencia con un dólar paralelo muy grande. No era un mercado, real de consumo real”. En cuanto a 2015, Beato confió que “es un año con mucha expectativa”.

   Por otra parte, Beato calculó que si el gobierno soluciona “el problema con las terminales en cuanto a la provisión de divisas” y, a su vez, “mantiene una línea de crédito del Banco Nación”, puede ser que “a lo mejor 2015 es un año similar al 2014, que es bueno”.

La medida. La decisión de elevar la base imponible para el pago de impuestos internos para autos, motos, embarcaciones y aeronaves de uso recreativo o deportivo, fue publicada en el Boletín Oficial el último día hábil de 2014. En sus considerandos, el gobierno señalaba que la intención era “no afectar a la producción nacional y que sigan comprendidos dentro de este rubro aquellos bienes que representan consumos lujosos”.

   En el caso de los automóviles con los nuevos valores pagarán impuestos los vehículos con un precio al público superior a $274.400 (correspondiente a la base imponible de $ 195.500). En las motos la tasa será para aquellas que tengan un valor al público superior a $48.400 (correspondiente a una base imponible de $ 34.500).

   Según la Ministra de Industria, Débora Giorgi, “contrariamente a lo que se argumentó maliciosamente, el impuesto interno no fue ni será el factor que determinó la ralentización de la producción de autos o motos”, quien agregó que “tal como se dijo en su momento, las subas de precios injustificadas y las estrategias comerciales erróneas o especulativas tuvieron que ser neutralizadas por el gobierno para mantener la actividad”.

   El impuesto alcanzó durante 2014 a 5.224 autos de producción nacional, equivalente al 0,8% de las unidades comercializadas (tomando el total de patentamiento de autos nacionales e importados).
  Con la modificación de la base imponible, en vehículos de producción local alcanzará sobre la misma base de 2014 a 2.640 unidades equivalente a sólo el 0,4% del mercado. En cuanto los autos importados la suba de las bases imponibles reduce el universo de autos alcanzados del 5,8% a 2,3%, de 37.687 a 15.124 unidades.

   En consecuencia, la nueva reglamentación retrotrae el universo de vehículos de alta gama alcanzados por el impuesto de 6,6% a 2,7% de las unidades vendidas sobre la base del mercado del año 2014.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS