Política

"Las comisarías no deben ser eliminadas porque el gobierno no pueda controlarlas"

El presidente de la Comisión de Seguridad del Concejo Municipal, Diego Giuliano, criticó el plan de cierre de comisarías que planea llevar adelante el Gobierno provincial.

Martes 12 de Abril de 2016

El presidente de la Comisión de Seguridad del Concejo Municipal, Diego Giuliano, abordó el plan de cierre de comisarías que planea llevar adelante el gobierno provincial y aseguró que “la dirección errática en la política de seguridad genera malestar en la ciudadanía, incertidumbre en la fuerza policial y contribuye a la inseguridad"

Para el concejal de Rosario Federal, “estamos frente a una política de ida y vuelta que resulta inentendible. Por un lado el gobierno provincial plantea recuperar ediliciamente a las comisarías, y por el otro anuncia que las va a eliminar. Por un lado plantea la fragmentación de la fuerza policial en 54 jefaturas y por el otro se refiere al objetivo del mando único. Por un lado habla de acercar la policía al vecino, y por el otro pretende cerrar las comisarías en vez de fortalecerlas institucionalmente. Una contradicción incomprensible”.

“Decisiones tan divergentes se pueden tolerar con una situación de seguridad medianamente controlada. No es este nuestro caso. Estamos en el pico de la emergencia en seguridad y el gobierno marcha confuso y en direcciones opuestas", agregó.

Y continuó: “Las comisarías no deben ser eliminadas sólo porque el gobierno no puede controlarlas. Al contrario, deben ser fortalecidas, recuperadas desde el punto de vista edilicio y su personal, capacitado. Debe incorporar administrativos, dotarlas de patrulleros de tal forma de que se transformen en lugares de atención al público modernos, con tecnología, interconectadas con las demás comisarías y coordinadas con las fuerzas de seguridad federal”.

En ese sentido, destaco que “cada una de las 32 comisarías de Rosario es una referencia en los barrios. Hoy, la mayoría de ellas están deterioradas por el abandono del Estado y el descontrol, pero en general, cuando surge un problema de inseguridad, el vecino se trata de acercar a la Comisaría que es el lugar más próximo, más cercano”.

“Mientras el Gobernador Lifschitz imagina en seguridad a un ministro, un secretario y un gobernador recorriendo comisarías, simultáneamente se promueve un plan para su desmantelamiento. Vimos a Lifschitz y al ministro de Seguridad anunciando un «Programa de adecuación y reforma de edificios policiales» que cuenta con un presupuesto similar al enunciado en educación, y al mismo tiempo propone cerrar comisarías. En eso el Gobierno confunde y nos perjudica a todos”.

Por último, dijo: “Nuestro territorio es muy complejo, tiene realidades completamente distintas. En vez de quitar comisarías del territorio de la ciudad y de transformarlas en un depósito de personas detenidas y de vehículos robados, hay que agregarlas, hay que reinstitucionalizarlas, fortaleciéndolas ediliciamente y modernizándolas. Las comisarías son una porción del Estado dentro de cada barrio y deberían pensarse como centros operativos de seguridad y de prevención. La idea de desmantelarlas es equivocada”..

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario