Política

Lagomarsino y una nueva hipótesis en la muerte de Nisman: “¿Qué pasa si se la pegó jugando?”

“Todos hablan de tres hipótesis, pero yo agregué una cuarta”, le dijo a la Televisión Española, que emitió un programa especial sobre la muerte del trabajador judicial.

Jueves 11 de Junio de 2015

El empleado informático Diego Lagomarsino sorprendió en las últimas horas al agregar una cuarta hipótesis en la muerte del fiscal Alberto Nisman al señalar: ¿Qué pasa si se la pegó jugando?“.

“Todos hablan de tres hipótesis, pero yo agregué una cuarta: ¿qué pasa si se la pegó jugando?”, indicó Lagomarsino durante una declaración a la Televisión Española, que emitió un programa especial sobre la muerte del trabajador judicial.

En ese sentido, hasta el momento se habla de suicidio, suicidio inducido y homicidio, aunque ahora Lagomarsino agregó un cuarto que generó asombro y polémica.

El testimonio del empleado informático fue uno de varios que recopiló TVE durante el informe que presentó, pero que en la Argentina llamó la atención y levantó polémica.

El exasesor informático de la UFI AMIA, sospechado de estar vinculado a la muerte de Nisman, se defendió al indicar: “Lo único que puedo decir es que el domingo que murió no estuve y yo no fui.
Es muy difícil tener que estar diciendo yo no maté a alguien”.

Posteriormente, reveló que el mismo día de la marcha denominada #18F para pedir por el esclarecimiento de la muerte del fiscal, él fue “a ver a un cura para pedir por el alma de Alberto”.

“Hacía mucho que no me acercaba a un sacerdote y al pedirle por el alma de Alberto el padre me dijo 'Dios lo perdonó'. Ahí me liberé por él... sentía mucha... no se cómo explicarlo.

Obviamente, sea bueno o malo, te trate bien o te trate mal, es una persona que uno le tenía afecto, era un tipo con el que trabajé mucho tiempo... hubiera estado bueno que se vaya en paz”, agregó.

Por otra parte, reiteró cómo fueron las horas previas a que se produjera la muerte de Nisman y su situación en la escena de la muerte un día antes del domingo 18 de enero, cuando el trabajador judicial le pidió un arma.

“Obviamente no tenía el arma encima, tuve que ir a mi casa, esperar que se vayan, porque no quería hacer mucho alboroto, y después volví y se la llevé”, indicó.

Lagomarsino también explicó los motivos por los cuales cree que su ADN no fue encontrado en el arma Bersa calibre .22 que se usó en la muerte de Nisman.

“El ADN de contacto tiene menos adherencia que el ADN en sangre. Entonces el ADN en sangre barre al de contacto, eso lo dice el peritaje”, explicó a la Televisión Española.

Por último, negó haber accedido remotamente a la computadora del fiscal una vez producida su muerte.

“Sí, es posible que un tercero acceda remotamente, pero no fue el caso. Incluso yo digo que no fui y los peritajes demuestran que hubo acceso, pero local”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS