Política

Lagomarsino será indagado por primera vez como imputado en la causa

El técnico informático, dueño del arma que mató a fiscal Amia, ya había declarado como testigo. Su situación se complicó tras las últimas pericias

Lunes 13 de Noviembre de 2017

El técnico informático Diego Lagomarsino será indagado mañana por primera vez en calidad de imputado como supuesto partícipe necesario en el homicidio del fiscal federal Alberto Nisman.

La indagatoria se realizará tras una acusación fiscal en la que se dio por probado que el investigador del atentado a la Amia fue asesinado entre el 17 y 18 de enero de 2015 y que para ello se usó el arma registrada a nombre del acusado como parte de un plan orquestado para simular un suicidio.

A casi tres años de la aparición de Nisman con un balazo en la cabeza en el baño de su departamento, el juez federal Julián Ercolini y el fiscal Eduardo Taiano interrogarán por primera vez a Lagomarsino, quien declaró ya en la causa pero como testigo cuando la causa tramitaba en el fuero criminal ordinario.

Lagomarsino llegará a la oficina del juez en libertad, pero con sus movimientos supervisados a través de una tobillera electrónica con GPS que se activa si se aleja más de cien kilómetros de su vivienda.

Según anticiparon fuentes de su defensa, ejercida por el abogado Gabriel Palmeiro, el acusado hablará ante los investigadores y responderá todas las preguntas.

En el dictamen de más de 1.000 carillas firmado por Taiano y que derivó en la citación a indagatoria de Lagomarsino y los cuatro ex custodios del fallecido fiscal, se lo acusó de haber prestado una colaboración necesaria para lo que ya se da por probado: que fue un homicidio cometido entre las 20 del sábado 17 de enero de 2015 y las 10 del domingo 18.

El homicidio habría sido llevado adelante por uno o más desconocidos que lograron entrar al departamento, lo atacaron y lo llevaron al baño que estaba en suite con su dormitorio para matarlo de un disparo en la cabeza con el arma que, según le dijo Lagomarsino a la Justicia, él le había prestado la tarde anterior porque Nisman tenía miedo.

El fiscal acababa de denunciar a la entonces presidenta de la Nación Cristina Kirchner y a varios de sus principales funcionarios por supuesto encubrimiento del atentado a la Amia a raíz de la firma del Memorándum de Entendimiento entre Argentina e Irán.

Según el ex titular de la UFI Amia, el Memorándum tenía como finalidad lograr la impunidad de los ciudadanos iraníes buscados a cambio de favores comerciales.

El arma, una Bersa calibre 22, estaba a nombre de Lagomarsino y, según el fiscal, habría sido prestada como parte de un plan previo porque se pensaba que con un "arma amiga" podía disimularse un suicidio.

De hecho, la defensa de Lagomarsino y los peritos de parte que presentó sostienen esta hipótesis, la del suicidio, ya descartada por Taiano y también por el juez del caso, Ercolini.

Apenas presentado el dictamen fiscal y tras citar a indagatoria, Ercolini impuso el secreto de sumario en el caso y allanó el departamento de Lagomarsino en Martínez, además de los domicilios de los cuatro ex custodios que serán indagados.

Ese domicilio había sido allanado ya el 9 de marzo de 2015 por la anterior juez del caso, Fabiana Palmaghini, cuando en la causa comenzó a sumarse evidencia, como declaraciones de empleados de la fiscalía de Nisman, que pusieron en duda los dichos del hasta entonces considerado testigo clave del caso.

De hecho, se descubrió que Lagomarsino figuraba como cotitular junto a la madre y la hermana de Nisman en una cuenta que el fiscal había abierto en el exterior.

Lagomarsino fue contratado en la UFI Amia en 2007 para realizar soporte técnico informático para Nisman.

El sábado 17 de enero por la tarde, según los peritajes a los teléfonos hechos en la causa, Nisman lo llamó dos veces a las 16.36, sin que haya sido atendido, y en un tercer llamado realizado desde otra línea telefónica en el que habló medio minuto con su empleado. Poco después, a las 17.18 de ese sábado, Lagomarsino llegó al edificio donde vivía Nisman.

Lagomarsino deberá responder también sobre e cómo accedía a la computadora de Nisman, que tenía instalado un programa llamado Team Viewer, para acceso remoto. El único usuario registrado para el acceso remoto era Lagomarsino y, según advirtieron peritos en la causa, fueron borrados registros de eventos en la ultrabook que usaba el fiscal, sin que se haya podido determinar si esta acción fue realizada por Nisman o por su empleado.

Dudas sobre si se sabrá quién fue

El abogado Manuel Romero Victorica, representante de las hijas de Nisman, sugirió ayer que para la Justicia "no es tan difícil" descubrir al "autor intelectual" del homicidio del ex fiscal Amia, aunque podría dificultarse dar con quien "disparó" la pistola Bersa. "Sabemos que hubo un plan criminal. Esa es la noticia a resaltar. Empezamos a hablar de homicidio, se acaba la idea de suicidio", afirmó el letrado. Luego dijo no estar "convencido" de si se llegará a los criminales porque, a pesar del "esfuerzo muy grande" que se hizo "pasó demasiado tiempo" y "se embarró mucho la cancha".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});