Política

La UIA alerta por la escalada de importaciones en un mercado interno estancado

El presidente de la entidad, Miguel Acevedo, se reunió ayer en Rosario con industriales de la región para analizar la situación de cada sector

Martes 06 de Febrero de 2018

El aumento del consumo sostenido en un incremento de las importaciones de bienes de consumo es el peor escenario para la industria argentina y regional. Así lo planteó el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, quien ayer escuchó de boca de un numeroso grupo de empresarios de la región, nucleados en la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), los principales problemas que enfrenta el sector manufacturero santafesino, jaqueado por un mercado interno que no logra despegar y que amenaza la actividad.

"Hoy se ve un ingreso de importaciones, y ante esto el gobierno nacional argumenta que muchas son de bienes de capital, pero al tema hay que verlo en su conjunto, ya que si bien la industria tiene mucho componente importado, cuando todavía estamos con un mercado interno que no crece, cualquier incremento repercute fuerte en el consumo y la producción", dijo Acevedo.

Un ejemplo claro en este sentido es el de la industria automotriz. La semana pasada las cámaras de concesionarios anunciaron un incremento récord de ventas de automóviles cero kilómetro, pero en su mayoría eran importados. "Claramente, cuando el aumento del consumo viene del lado de la importación eso no significa mayor incremento de la producción industrial", detalló el dirigente fabril, y mencionó como sectores sensibles además a la metalmecánica u otros, como la línea blanca, "que si bien está creciendo, en algunos sectores tiene una competencia de importación muy fuerte".

El titular de la UIA, quien buscó evitar cualquier discurso que pueda interpretarse como confrontativo con el gobierno nacional —reconoció que tienen "una relación muy buena y de diálogo"— también se diferenció del modelo industrial que propicia la gestión de Mauricio Macri. "Creo que el rumbo del gobierno no es errado, pero el tema es cómo va a impactar en nuestro sector", dijo.

Señaló que tiene una visión de "una industria más competitiva de la que tiene el gobierno o incluso la misma sociedad, que en muchos casos se deja llevar por editoriales que hablan de empresas prebendarias sin saber que el entramado productivo y fabril de la Argentina es uno de los pocos en su tipo en América latina".

"Yo tengo mucho respeto por eso, por las pymes y por esta industria que ha pasado por muchas crisis y logró sobrevivir", arengó.

Acevedo tuvo un encuentro de varias horas con dirigentes de diferentes sectores nucleados en Fisfe y escuchó de primera mano el conjunto de inquietudes, que más allá de ser compartidas con las empresas del resto del país, también tienen carácter regional.

El encuentro también estuvo presidido por el presidente de Fisfe, Guillermo Moretti, quien aseguró que "no se trató de una catarsis" sino de "un repaso de los problemas de cada sector" (ver aparte). El dirigente santafesino también destacó la alta participación en el encuentro con el referente nacional y la variada representatividad de sectores que se acercaron a analizar la coyuntura.

Acevedo fue receptivo y aseguró que la conducción de la UIA viene realizando este tipo de encuentros en distintas provincias para "ver escuchar directamente de los industriales de cada lugar lo que le pasa a cada industria".

Preocupaciones

Por otro lado, Acevedo valoró la intención del gobierno nacional de avanzar en la reforma tributaria (que fue aprobada el año pasado en el Congreso) ya que —según dijo— entre las principales preocupaciones de la industria están los "altos costos internos", que son más relevantes que la evolución del tipo de cambio, por ejemplo.

En ese sentido, sostuvo que pese a las subas que tuvo el dólar en las últimas semanas, para la industria es clave "mirar a largo plazo" y en ese camino "el riesgo es la inflación".

"Para la exportación uno necesita, más que un dólar alto o bajo, costos menores", sentenció el ejecutivo, quien también llamó a la provincia de Santa Fe a adherir a la ley de ART sancionada a nivel nacional.

A la hora de trazar un diagnóstico del presente, Acevedo fue cauto: "La situación de la industria es muy heterogénea; hay sectores a los que les está yendo bien, algunos recuperaron lo que perdieron en 2016, pero en el mercado interno hay algunos a los que aún no se les ve un repunte muy fuerte".

Mercado deprimido y baja inversión

El presidente de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), Guillermo Moretti, calificó de "positiva" la reunión de ayer de los empresarios con el titular de la UIA, Miguel Acevedo. "No fue una catarsis sino que cada uno planteó distintos problemas", dijo el dirigente.

Moretti indicó que si bien la situación en Santa Fe es heterogénea, y el sector más crítico es el de carroceros, muchos industriales plantearon situaciones de "aumento en el número de cheques rebotados en el último año y estiramiento en los plazos de pagos", especialmente de sectores vinculados al mercado interno como muebles, textiles y zapatos, este último sector afectado por la exportación de cueros sin valor agregado.

En sintonía con Acevedo, Moretti reconoció estar preocupado por la salud del mercado interno y por la falta de inversiones. "El año pasado fue del 20 por ciento; estamos 3 o 4 puntos por debajo del nivel histórico", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario