Política

La UCR Santa Fe, un partido y dos estrategias políticas diferenciadas

Ante las dificultades para armar un gran frente opositor para las elecciones, los espacios internos privilegian sus alianzas con el PS y el PRO

Lunes 05 de Abril de 2021

Al acercarse el tiempo de definiciones electorales, y frustrada por ahora la iniciativa del frente XXL, el camino de las tribus radicales santafesinas parece bifurcarse en dos sentidos: unas se encaminan hacia Juntos por el Cambio y otras hacia el Frente Progresista.

Efervescencia

A nivel nacional la UCR vive un momento de efervescencia: se estima que más de 160 mil afiliados se movilizaron en las últimas dos semanas para participar de la elección de autoridades del partido en Córdoba, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires. Se trata de distritos clave, tanto en la vida interna del partido como por la sociología de su electorado.

  Los distintos espacios internos del radicalismo santafesino siguen con atención este proceso y estrechan lazos con los ganadores emergentes. Este miércoles José Corral, referente del grupo Universidad, compartirá un Instagram Live con el nuevo presidente del comité bonaerense, Maximiliano Abad, y el sábado Martín Lousteau participará en la ciudad de Santa Fe de un plenario del sector del presidente del bloque de la UCR en la Cámara de Diputados de la provincia, Maximiliano Pullaro.

  Tras la doble derrota de 2019 en los comités radicales se entusiasman con correrse del lugar de partenaire del PRO y el Partido Socialista y asumir un rol protagónico en el campo no peronista.

  En este sentido, algunos sectores intentaron sacarle el jugo a la horizontalidad que impone el llano y a comienzos de año desde el NEO —el sector al que pertenecen, además de Pullaro, el presidente del partido, Carlos Fascendini, y el jefe del bloque radical del Senado— lanzaron la convocatoria de armar un gran frente opositor.

  Hubo posteos en las redes sociales y reuniones con unos y otros. Sin embargo, el armado no carreteó pero no despegó: lo cascotearon tanto desde la primera plana del PRO como desde la del PS.

  Julián Galdeano, referente del Movimiento de Acción Radical (MAR) y presidente del bloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados de la provincia, reconoce que el armado opositor que soñaron “se va alejando”, y desliza una autocrítica. “Tampoco en el radicalismo tenemos firmeza, somos un equipo que se va quedando sin oxígeno —reconoce—. La UCR no tiene que esperar si Patricia Bullrich o Lifschitz dan el ok o no, el radicalismo tiene que conducir el armado de la oposición”.

  El ex intendente santafesino José Corral, más inclinado a un JxC ampliado que a un nuevo armado, interpela a la cúpula del PS. “Para bailar el tango hacen falta dos, y el socialismo no se siente cómodo en este espacio —indica—. Tendrán que definirse qué opinan de la situación nacional: frente a situaciones como la de Formosa o las vacunas VIP no se puede ser neutral”.

Alternativas

Luego del rechazo de sus potenciales socios a lo que llamaron Frente Amplio Santafesino, en el NEO recalcularon: ya no dicen que el FPCyS es “es el pasado” (Fascendini dixit), comparten actividades en el territorio con Lifschitz —algo que, en rigor, nunca dejaron de hacer— y, dato no menor, participaron de la primera reunión del año de la mesa provincial de la alianza que gobernó Santa Fe entre 2007 y 2019.

  En el grupo no descartan la idea del frente XXL pero avanzan con la consigna de ampliar pero no romper. “Los intendentes Javkin y Jatón marcaron diferencias claras con el PRO, hay que avanzar pero sin dividir el espacio y las posibilidades de ganar”, advierte Pullaro.

  El ex ministro de Seguridad considera que el frente tiene “un nuevo equilibrio de poder” y plantea convocar a referentes de movimientos como el feminismo y el ecologismo. Pero también “a los que se fueron”.

  Hoy, la coincidencia de todos los sectores de la UCR santafesina bajo un mismo paraguas electoral parece difícil; el escenario más probable es que haya radicales en dos opciones que compitan el voto opositor.

  Galdeano es terminante: quienes apuesten a una tercera alternativa, sentencia, serán “funcionales al kirchnerismo”.

  Donde sí hay acuerdo es que se tratará de una elección polarizada. Pero, de vuelta, las hipótesis divergen: Galdeano y Corral apuestan a que la pulseada sea entre el PJ y JxC.

  Pullaro cree que si finalmente Lifschitz es candidato a senador el ex intendente rosarino puede inclinar la balanza. “El que puede polarizar con el peronismo es Lifschitz —asegura—. Es un dirigente de mucho peso, en cualquier encuesta le saca más de diez puntos al peronismo, y en imagen positiva dobla la del gobernador”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS