Política

La UCR piensa en un frente y rechaza una re-reelección

El radicalismo logró ayer reunir en Tucumán a los principales dirigentes a nivel nacional después de las elecciones presidenciales, con un mensaje de unidad que apuntó a recuperar la "vocación frentista" para los próximos turnos...

Sábado 14 de Julio de 2012

El radicalismo logró ayer reunir en Tucumán a los principales dirigentes a nivel nacional después de las elecciones presidenciales, con un mensaje de unidad que apuntó a recuperar la "vocación frentista" para los próximos turnos electorales y un fuerte rechazo a cualquier alternativa reeleccionista que permita la continuidad de Cristina Fernández en el Poder Ejecutivo.

En un mismo plano fotográfico, con la Casa Histórica de Tucumán de fondo, la UCR juntó por la mañana a los tres ex precandidatos presidenciales Ernesto Sanz, Ricardo Alfonsín y Julio Cobos, en su reaparición en una actividad política partidaria, con referentes nacionales de distintos sectores como el jefe nacional Mario Barletta, el diputado Oscar Aguad y el senador Gerardo Morales.

Después de la fuerte disputa interna para definir la candidatura presidencial 2011 y el desilusionante resultado que obtuvo Alfonsín, con menos del 12 por ciento de los votos en las elecciones de octubre pasado, ahora los radicales decidieron dar una vuelta de tuerca a la estrategia para las legislativas del año que viene, y también ya comenzaron a pensar en el 2015.

Vocación frentista. Cobos puso énfasis en la "vocación frentista" del partido y manifestó su "anhelo de que el socialismo, el GEN y la Coalición Cívica, vuelvan a tener la oportunidad de brindar una propuesta a la gente".

Esa fue la alianza que integró la UCR en el Acuerdo Cívico y Social en 2009, que le permitió una buena performance electoral, pero que no pudo repetir en las presidenciales sobre todo por las diferencias que se suscitaron a último momento con Hermes Binner que decidió encabezar un proyecto presidencial propio.

Sanz coincidió, en parte, con el razonamiento de Cobos, pero buscó defender el status de "partido de gobierno" que tiene la UCR y que comparte con el justicialismo —según dijo— frente a otros "partidos testimoniales", que evitó mencionar pero que los puso en un segundo plano al momento de conformar alianzas.

Sin embargo, Sanz retomó la idea de generar "acuerdos democráticos" entre los partidos, distintos de los "acuerdos electorales", para "poner límites" al gobierno nacional y advirtió: "Avanzamos rápido hacia eso".

Los radicales eligieron la provincia de Tucumán para la presentación de un proyecto de recuperación ferroviaria, con el escenario de los talleres de Tafí Viejo para el acto central, pero al llegar se encontraron con la amarga sorpresa de una veintena de militantes de La Cámpora que hicieron sonar sirenas y entonaban cánticos para perjudicar los discursos de los referentes del partido opositor.

 

Aventura reeleccionista.Barletta, convocó a "trabajar hacia el 2013 en una fuerza que garantice evitar cualquier aventura reeleccionista y un freno a la impunidad".

En ese contexto, Gil Lavedra remarcó que "el gobierno carece de credibilidad para cualquier reforma" y además porque pretende "perpetuarse en el poder", más allá de lo que admite la Constitución.

Al término del acto, compartieron empanadas y locro con militantes locales que pugnaban por sacarse fotos con Alfonsín y también con Cobos que, aunque más tímido, gozó de la recuperación del reconocimiento público.

El discurso de los dirigentes dejó entrever una leve autocrítica por no aprovechar las elecciones primarias abiertas de agosto de 2011 para dirimir la candidatura presidencial, que quedó en evidencia cuando Alfonsín aceptó que las "Paso son una alternativa" para el próximo turno electoral.

Alfonsín justifica. Alfonsín volvió a justificar su alianza con Francisco de Narváez en la provincia de Buenos Aires y, con énfasis, confió en que "estamos preparados para ganar en 2015", en línea con Barletta, que reiteró que "en 2015 vamos a tener un candidato muy de la UCR", como manera de imponerse en una futura discusión sobre los lugares de la fórmula presidencial.

Sobre el perfil que tendrá el partido hacia el 2013, cuando se privilegiarán los acuerdos por provincias con una "columna vertebral" nacional —dijo Cobos— se hará un "es fuerzo por reunir tradiciones progresistas" aseguró Alfonsín, que admitió su preocupación por si "la sociedad empieza a distanciarse del gobierno por sus errores y el pase de factura no sea al gobierno sino al progresismo".

"El progresismo ineficiente es tanto más dañino que el neoliberalismo", alertó Alfonsín que aclaró que nunca puso a Mauricio Macri como un "límite" para establecer una alianza electoral pero admitió que "los programas son nuestros límites y es difícil encontrar coincidencias con el PRO", con el que algunos sectores de la UCR comenzaron a coquetear en la Ciudad de Buenos Aires.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario