Política

La ruta del ex jefe de Gabinete, bajo la lupa

El impacto de la renuncia de Alberto Fernández en su futuro político genera pronósticos tan variados y dispares como los que despertó la fase en la que entró el gobierno tras el cambio de gabinete más importante desde que el kirchnerismo está en el poder.

Sábado 26 de Julio de 2008

El impacto de la renuncia de Alberto Fernández en su futuro político genera pronósticos tan variados y dispares como los que despertó la fase en la que entró el gobierno tras el cambio de gabinete más importante desde que el kirchnerismo está en el poder. Pasado el cimbronazo que provocó la decisión, analistas consultados evaluaron las huellas que la salida del gobierno de Cristina Kirchner tendrá en el futuro político del ex jefe de Gabinete.

Entre los especialistas hubo varios puntos de contacto, aunque también divergencias profundas. En algo, el diagnóstico quedó claro y sin atisbos de fisura: Alberto Fernández seguirá trabajando activamente en política. Será después de tomarse el descanso que necesite para reponerse de los agobiantes años de protagonismo, tanto detrás de escena como en el discurso público de la Casa Rosada.

"Pareciera que Fernández no va a tomar una actitud autónoma respecto del gobierno. No creo que arme un proyecto político propio. Tampoco lo veo cerca de un Néstor Kirchner cada vez más abroquelado en sus propias visiones", evaluó Eduardo Fidanza, director de Poliarquía. Añadió: "Tampoco sería acertado pensar que se volverá un opositor. Creo que va a ubicarse en un lugar de oficialismo crítico. Su vuelta no va a ser inmediata, pero sí creo que tiene una vocación política latente. No lo veo enfrentando a los Kirchner, pero tampoco participando directamente del proyecto oficialista".

La teoría del aplauso. Por el contrario, Ricardo Rouvier no tiene dudas de que el futuro político del ex jefe de Gabinete está al lado de Néstor Kirchner, pese a las versiones según las que un fuerte enfrentamiento con el ex presidente habría sido uno de los detonantes del portazo. "Fernández recibió un aplauso muy fuerte en el Salón Blanco y eso tiene muchas significaciones: habla del reconocimiento a un ministro que ha sido el factótum administrativo de la era kirchnerista: manejó no sólo los principales sino todos los temas de la gestión. Fue un ministro full time, capaz de hacerse cargo de todos los problemas, más allá de aciertos y errores", opinó Rouvier.

Rosendo Fraga, en cambio, se imagina un eventual regreso de Fernández a la arena política desde el espacio hoy más alejado del gobierno. "La renuncia tiene que ver con la dinámica del kirchnerismo que no permite ni matices ni diferencias internas. Es muy probable que Alberto termine más cerca de la disidencia dentro del PJ que encabeza Eduardo Duhalde. No hay que olvidar que fue funcionario de Carlos Menem de la mano de Domingo Cavallo y del propio Duhalde", recordó el titular del Centro de Estudios Nueva Mayoría.

En apoyo de su hipótesis, Fraga añadió: "Fernández renuncia en claro conflicto con los Kirchner. Es cierto que en política nada es irreconciliable, pero hay algo del estilo kirchnerista que evidentemente terminó de molestar a Fernández: que convierte al adversario en enemigo y al disidente en traidor".

En la misma línea, consideró que el momento de la renuncia "permite conjeturar con la posibilidad de que ocupe un lugar dentro de la disidencia del justicialismo". Enseguida, agregó que "el propio Daniel Scioli, que hasta la semana pasada era uno de los más férreos defensores del oficialismo, reclamó autocrítica del gobierno".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario