Política

La provincia promete mejoras para las elecciones generales del 14 de junio

Quieren garantizar la participación de las autoridades de mesa y no descartan sumar veedores para potenciar la transparencia del recuento de sufragios. Así lo manfestó el ministro Rubén Galassi.

Martes 28 de Abril de 2015

En medio de la tormenta política que desembocó ayer en la salida del secretario de Tecnologías para la Gestión provincial, Javier Echaniz, por las denuncias sobre irregularidades en el escrutinio provisorio de las internas abiertas del 19 de abril pasado, el ministro de Gobierno santafesino, Rubén Galassi, adelantó que se implementarán mejoras en la organización de las elecciones generales del 14 de junio próximo, entre ellas más boxes en las mesas de votación y la posibilidad de sumar veedores para potenciar la transparencia del recuento de sufragios.

Tras insistir en que durante el conteo preliminar de las Paso "hubo un error de información en la cantidad de mesas escrutadas en el proceso provisorio, una situación que estuvo muy lejos de un fraude", Galassi enfatizó: "Cometimos un error de comunicación y vamos a mejorar para la elección general".

En ese sentido, el funcionario aludió a los problemas registrados con las autoridades de mesa, razón por la cual señaló que "hay que trabajar para evitar el ausentismo".

"El tribunal Electoral provincial tiene que hacerle saber a la gente que esto es una carga pública y que hay consecuencias por faltar", añadió Galassi, tras lo cual confirmó: "Estamos de acuerdo con la presencia de veedores que trabajen en la transparencia electoral".

Es que, luego del revuelo que detonó el escrutinio provisorio, el Frente Justicialista para la Victoria (FJpV) había reclamado la presencia de veedores nacionales e internacionales en los comicios generales de la provincia.

Al respecto, Roberto Sukerman, candidato a intendente del justicialismo, advirtió: "No hay que hablar livianamente de fraude, pero sí de una falta de transparencia y una lentificación del sistema de recuento informático realmente inadmisibles".

Por eso, el actual concejal solicitó "que se gestione ante la Dirección Nacional Electoral para que arbitre los medios para convocar y designar veedores nacionales e internacionales con probada experiencia en la materia".

Asimismo, la falta de autoridades dificultó la constitución de las mesas y disminuyó la velocidad el escrutinio. Incluso, hasta puede complicar la carga fidedigna de las actas, instancia que quedó en el ojo de la tormenta luego de las denuncias realizadas por distintos partidos políticos.

Mientras el Tribunal Electoral continuaba con el recuento definitivo de los votos de las elecciones primarias, que se lentificó el fin de semana pasado por el pedido masivo de fiscales para participar de esa instancia, Galassi también aseguró que el Ejecutivo solicitará "cinco boxes por mesa de votación para las generales".

Días atrás, la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) había adelantado a La Capital algunas de las conclusiones del observatorio electoral de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias provinciales (cuyo informe final oficializará hoy).

"Hay muchas cosas por cambiar para las generales de junio próximo", indicó el decano de esa casa de estudios, Franco Bartolacci, respecto de las falencias detectadas, en especial la "falta de capacitación de las autoridades" y la cantidad de boxes ("son cinco por mesa, pero en muchas hubo dos o tres", dijo).

A su vez, Galassi, en declaraciones a LT3, sentenció: "Estamos lejos de las irregularidades y descalificaciones hechas desde algunos sectores que instalaron la idea de poca transparencia, e incluso de fraude. Los errores cometidos serán corregidos y trabajaremos para que no ocurran dificultades en las elecciones de junio".

Durante las Paso se utilizó el fax para enviar los telegramas al centro de cómputos. Previamente, esa operatoria corrió por cuenta de la policía.

Según el procedimiento definido en su momento, la autoridad de mesa tenía como responsabilidad el acta de escrutinio y, al mismo tiempo, el traspaso de los datos al telegrama. Luego lo entregaba al jefe de local, que lo debía remitir vía fax al centro de carga (una vez cumplido el control de firma y legibilidad del contenido).

Sin embargo, según confiaron en la Casa Gris, el control presentó falencias en no pocos centros de votación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario