Política

La presidenta puso en el mármol a Alfonsín

La presidenta Cristina Fernández homenajeó ayer al ex presidente Raúl Alfonsín con motivo de la colocación de un busto de éste en la Casa Rosada. El acto se caracterizó por los llamados al diálogo y la unidad nacional". Aunque se había adelantado su asistencia, no concurrió el vicepresidente Julio Cobos (radical como Alfonsín), quien permaneció en el Senado.

Jueves 02 de Octubre de 2008

La presidenta Cristina Fernández homenajeó ayer al ex presidente Raúl Alfonsín con motivo de la colocación de un busto de éste en la Casa Rosada. El acto se caracterizó por los llamados al diálogo y la unidad nacional". Aunque se había adelantado su asistencia, no concurrió el vicepresidente Julio Cobos (radical como Alfonsín), quien permaneció en el Senado.

A poco de cumplirse 25 años de la recuperación de la democracia (el 10 de diciembre), la ceremonia se transformó en el reencuentro de radicales y peronistas para resaltar la figura de quien presidió el país luego de la última dictadura militar.

En su discurso, Alfonsín recordó los difíciles momentos que enfrentó y remarcó que buscó "fortalecer la autonomía de las instituciones democráticas y el gobierno de la ley".

"La democracia necesita más especialistas en el arte de la asociación política", señaló luego ante la atenta mirada de la presidenta y de su esposo y antecesor, Néstor Kirchner.

El ex jefe del Estado advirtió que "no será posible resistir la cantidad de presiones que estamos sufriendo y sufriremos si no hay una generalizada voluntad nacional al servicio de lo que debieran ser las más importantes políticas de Estado expresada en la existencia de partidos políticos, renovados y fuertes, representativos de las distintas corrientes de opinión".

Por su parte, Cristina Fernández —quien le advirtió que el homenaje "le guste o no" era para él "porque es el símbolo de la democracia"— se tomó de estos conceptos para reafirmar su idea de diálogo y consenso.

"En este momento particular que vive el mundo, donde afortunadamente podemos estar aquí sólidamente parados, tomarnos el descanso de nuestras miradas hacia el pasado o tal vez de nuestras diferencias partidarias para, en un diálogo nacional fructífero, profundo, a poco más de un año y medio del Bicentenario, encontrar ese camino de unidad nacional y de reconstrucción del país por la que tantos argentinos y argentinas dieron su vida", le dijo.

Gran cantidad de dirigentes y militantes radicales y de partidos afines se hicieron presentes en la Casa de Gobierno para acompañar a su líder en el homenaje. Hubo figuras inesperadas, como la del titular de la CGT, Hugo Moyano, entidad que cuando fue presidida por Saúl Ubaldini le hizo 13 paros generales a Alfonsín.

El ex mandatario llegó a la Rosada caminando con dificultad y ayudado por bastón, aunque según sus allegados se negó a usar silla de ruedas.

Entre los invitados se mezclaron radicales como Enrique Coti Nosiglia, Federico Storani, Jesús Rodríguez y Adalberto Rodríguez Giavarini, Carlos Becerra, Angel Rozas, y justicialistas como Antonio Cafiero. Se los vio también a monseñor Justo Laguna, Graciela Fernández Meijide, Aníbal Ibarra, el ex fiscal Julio Strassera, entre muchos otros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario