Política

La presidenta criticó a Scioli: "No se puede estar únicamente para la sonrisa"

Cristina le pidió al gobernador que "se haga cargo" y resuelva un conflicto en una planta industrial bonaerense tomada por trabajadores.

Domingo 01 de Junio de 2014

La presidenta Cristina Fernández cuestionó ayer al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, al pedirle que "se haga cargo" de un conflicto en una planta autopartista porque —dijo— "no se puede estar únicamente para la sonrisa, muchas veces también hay que estar para la responsabilidad".

"Es lindo sonreír siempre y decirles a todos que sí. Cuando vos decís a todos que sí llega un momento en que después tenés que decirles a todos que no, porque te quedás sin nada para hacerles frente a las obligaciones que el Estado tiene", sentenció desde Santa Cruz al pedirle al gobierno bonaerense que interceda en el conflicto.

Como contracara a los reproches a Scioli, la presidenta elogió profusamente a su ministro de Economía, Axel Kicillof, por lograr la reestructuración de la deuda con el Club de París por la "convicción con la que se defienden las ideas".

Fernández aseguró que mandó a la ministra de Industria, Débora Giorgi; al secretario de Seguridad, Sergio Berni, y al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, "a hablar con el gobernador (Scioli), con el ministro de Seguridad (Alejandro Granados) y con el ministro de Justicia (Ricardo Casal) para que por favor se hagan cargo" del conflicto en la fábrica Gestamp, en Escobar.

La jefa de Estado encabezó ayer un acto en Santa Cruz en el que firmó diferentes convenios y hacia el final de su discurso aludió al conflicto de la autopartista tomada por trabajadores despedidos.

"Tenemos una fábrica en la jurisdicción de la provincia de Buenos Aires tomada por nueve trabajadores que impiden el trabajo de miles de argentinos. Les pido a las autoridades que se hagan cargo del problema y lo resuelvan y a los trabajadores que cuiden por favor las fuentes trabajo", expresó.

Mientras la presidenta lanzaba sus críticas desde Río Gallegos, en la planta de Escobar los ministros de Trabajo y Producción bonaerenses, Oscar Cuartango y Cristian Breitenstein, comenzaban a dialogar con los obreros y los notificaron de una conciliación obligatoria.

La presidenta advirtió que quienes mantienen tomada la planta "están perjudicando la suerte de otros miles de trabajadores que no van a poder trabajar por la falta de repuestos", y remató: "No voy a discutir si tienen razón o no tienen razón".

En el acto que compartió con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y con el gobernador santacruceño, Daniel Peralta, le reclamó al gobierno bonaerense que resuelva el conflicto y que "cada uno se haga cargo de lo que tiene que hacerse cargo porque el Estado nacional puede ayudar hasta lo que puede".

En este sentido, añadió que "cuando uno se planta no se planta por capricho se planta pensando en lo que le puede pasar al resto de la sociedad por contentar a cuatro o cinco", por lo que manifestó que a veces "hay que hacer un trabajo que no es el más grato".

Asimismo, aseveró que el "gobierno nacional hace su trabajo cuando lo tiene que hacer", por eso cuando hay un conflicto en su jurisdicción "se hace cargo" y elogió el desempeño de Berni al indicar que el funcionario "pone la cara y hace todo lo que tiene que hacer todo los días de Dios".

"No es el trabajo más grato decirle a alguien que esté cortando una ruta, impidiéndole el paso a otra persona, «correte nene», pero lo que hacemos es hacernos cargo. Y buscamos fiscales, jueces para que actúen", afirmó. Luego remarcó que los trabajadores que mantienen frenada la producción de Gestamp "están perjudicado la suerte de miles de trabajadores que no van a poder ir a trabajar o los van a tener que suspender" porque se quedan sin los insumos.

"Las fuentes de trabajo no se defienden tomando fábricas o rompiendo fábricas. No les hagan el juego a los que quieren cerrar las fábricas y dejarlos sin trabajo", reclamó Cristina.

Macri, Carrió y Sanz, juntos en un panel de política agraria

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, la diputada Elisa Carrió y el senador Ernesto Sanz se mostraron juntos en una mesa panel realizada en el marco del congreso de Confederaciones Rurales Argentinas, en Gualeguaychú, aunque no aludieron a la posibilidad de un acuerdo electoral entre el Frente Amplio Unen (FAU) y el PRO.

"El país va a tener una mejor sociedad solamente con mejor política", aseveró el líder del PRO durante la disertación, realizada en la sede de la Sociedad Rural de Gualeguaychú, y sostuvo que en la Argentina "cundió el ejemplo de la viveza, el atajo y la estafa". Señaló que el país debe "transformarse del granero del mundo en el supermercado del mundo" y, aunque no mencionó la posibilidad de un acuerdo entre su partido y el FAU, que integran Carrió y Sanz, se jactó de ser "una persona que dialoga con todos: con la presidenta (Cristina Kirchner), con Unen, con sectores peronistas y con los sectores productivos".

Por su parte, Sanz, titular de la UCR y precandidato presidencial del FAU, se mostró confiado en que el panradicalismo triunfará en 2015 y que será un gobierno que "va a tener al campo de aliado, no de enemigo. A diferencia del actual gobierno, nosotros creemos que el sector agropecuario es un motor para el desarrollo, no un objeto tributario". Aseguró que los integrantes del FAU están "convencidos de que es necesario reformar el esquema tributario por la presión fiscal sobre los productores".

Carrió, a su vez, propuso "dejar al campo en paz" y señaló que es la misma propuesta suya de 2007, cuando fue candidata a presidenta y quedó en segundo lugar, después de Cristina Kirchner. Más tarde, publicó en su cuenta de Twitter una foto de la mesa panel que compartió con Macri y Sanz con un texto enigmático: "Los maridos son infieles ¡y los del campo, peor!".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario