Política

La médica forense del caso Cambiaso-Pereyra Rossi denunció nuevas amenazas

La hija de Virginia Creimer publicó una emotiva carta en Facebook que obligó a la propia profesional a romper el silencio. "Mis hijos son más sabios que yo", consideró.

Lunes 07 de Septiembre de 2015

La médica forense del caso Cambiaso-Pereyra Rossi, Virginia Creimer, denunció haber sido amenazada nuevamente luego de testificar el pasado miércoles en la causa por el secuestro y asesinato de ambos militantes justicialistas, el 14 de mayo de 1983. "No guardo más silencio, no perdono ni olvido", escribió en Facebook luego de que su hija hiciera público que el domingo encontraron un cuchillo clavado en la puerta de su casa.

Creimer declaró el pasado miércoles en una de las audiencias del juicio oral contra los represores Reynaldo Bignone y Luis Abelardo Patti. Ayer, amanecieron con una cuchilla ensagrentada encastrada en la cerradura de la puerta de su casa, una de las tantas amenaza que recibió cada vez que prestó testimonio, según afirmó.

Pero esta vez la hija de Creimer decidió romper el silencio y escribió una carta en su cuenta de Facebbok. "Mis hijos son más sabios que yo", admitió la forense.

Creimer escribió: "Treinta años de militancia, tres hijos de hierro, un marido incondicional. La familia lejos que quiere estar cerca. Estoy cansada de que me amenacen cada vez que tengo un juicio en el que la historia argentina busca la verdad y la Justicia. Sí, iba a guardar silencio por las víctimas, por las instituciones. Pero mis hijos son más sabios que yo. No guardo más silencio, no perdono ni olvido".

La médica forense respaldó así la carta de su hija Maru, quien narra que les "dejaron un cuchillo en la puerta. Uno de carnicero. Un cuchillo con sangre" y que la amenaza le provocó arcadas y vómitos. "Mamá ultimamente la pasó mal y, con ella, todos nos volvimos de acero para sostenerla", sostiene, además de detallar. "Mamá nos dijo que no podemos hablar. Que es peligroso".

"Pienso en todas las madres que temieron por sus hijxs, todas esas madres por la que mi vieja luchó sin titubear", agregó, y sostuvo que "El Estado hipócrita y mentiroso le soltó la mano una vez más. Mamá no sólo tiene que luchar contra el enemigo, pues quien tuviera que defenderla por su arriesgado trabajo, no lo hace".

"Mamá nos enseñó dos cosas: a no traicionar nuestros principios ni venderlos, y a levantarnos", añadió en el texto.

Los militantes justicialistas Osvaldo Agustín Cambiaso y Eduardo Daniel Pereyra Rossi fueron secuestrados el 14 de mayo de 1983, cuando fueron "chupados" del bar Magnum, en Rosario. Luego aparecerían asesinados y la versión oficial hablaba de un supuesto "enfrentamiento armado".

El pasado miércoles testificó Virginia Creimer, quien —entre otras cosas— consideró que no les dispararon estando adentro del auto (por la ausencia de sangre en el interior del vehículo) y se refirió a los rastros de tortura en el cuerpo de Pereira Rossi, quien habría sido picaneado antes del asesinato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS