Política

La Magistratura apuesta a la participación y la independencia

El gobierno cortó ayer el cordón umbilical que unía al Consejo de la Magistratura con la conducción del Poder Judicial, al que dejó sin representación en el cuerpo pero también sin espacio para el reclamo...

Viernes 28 de Diciembre de 2007

El gobierno cortó ayer el cordón umbilical que unía al Consejo de la Magistratura con la conducción del Poder Judicial, al que dejó sin representación en el cuerpo pero también sin espacio para el reclamo, dado que también se eliminó la representación directa que tenía el gobernador. La poda es la medida más simbólica —de las varias que se anunciaron ayer— con la que la administración socialista busca cumplir su promesa de generar una mejor administración de justicia partiendo de un sistema independiente de designación de jueces.

  Tras recordar que el Consejo de la Magistratura santafesino es un mero órgano asesor del Poder Ejecutivo (a diferencia del nacional) el ministro Héctor Superti explicó la idea de "tributar a la independencia de los jueces, porque en la medida en que quien llega lo haga con la menor intervención posible de personas que hagan de contacto entre él y el gobernador, mayor será la independencia si luego es designado en el cargo".

  El reformulado Consejo de la Magistratura — ahora "vinculante y de perfil democrático que hasta tendrá empleados y sede propia en la casa del gobernador, que Binner no usa— comenzará a funcionar en los primeros días del año próximo pero el viejo dejó de existir ayer y todos los procesos de selección de jueces en curso (siempre y cuando el pliego no se hubiere enviado a la Legislatura) caducaron de igual modo.

  La reforma está contenida en un decreto que reemplaza al anterior, cuando gobernaba Víctor Reviglio. La nueva norma se basa en cinco objetivos: la transparencia, la búsqueda de la excelencia para quienes van a ser jueces, la celeridad en el proceso y dar participación ciudadana. Contó en su redacción con el asesoramiento de la especialista santafesina Claudia Levin (ver aparte), a quien el gobernador agradeció sus aportes académicos, doctrinarios y empíricos.

  El Consejo estará integrado por un presidente —que será el secretario de Justicia—, una secretaría —a cargo de la directora provincial del Consejo de la Magistratura y jueces comunales— y dos cuerpos colegiados, quienes serán los que intervendrán en la evaluación de los candidatos pero cuyos miembros no serán permanentes sino que se sortearán para cada oportunidad.

  Ambos cuerpos colegiados serán tres personas que estarán postuladas por los colegios de Abogados y de Magistrados y la Facultad de Derecho de la universidad pública. En esta terna, para cada concurso, el presidente del Consejo de la Magistratura seleccionará un integrante de cada estamento. Los candidatos tendrán que responder sobre las especialidades determinadas: Penal, Faltas y Menores, Civil y Comercial, Trabajo y Contencioso administrativo. De ese proceso, surgirán los especialistas que van a ser los titulares y suplentes, que participarán de la evaluación.

  Una vez conformados los tribunales en cada ocasión evaluarán a los postulantes a juez o camarista psicológica y psicotécnicamente en una primera instancia. Luego, en una segunda, el compromiso democrático, que no otorgará puntaje pero permitirá modificar el orden de mérito que surgiera de la evaluación.

  Posteriormente, Binner recordó que en su mensaje inaugural había manifestado la vocación de luchar por la democracia. "Una democracia que no sea meramente formal, sino que debe ser exigente, que defienda los valores, a la gente. Creemos que esa democracia tiene un fundamento en los tres poderes que representan a la República. Por lo tanto, para nosotros es un motivo de alegría, en este poco tiempo, haber avanzado tanto en el tema de la defensa de la independencia del Poder Judicial", concluyó el titular de la Casa Gris.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario