Política

La Justicia pidió informes sobre las cuentas bancarias de las Madres

El juez federal Norberto Oyarbide le pidió ayer al Banco Central de la República Argentina (BCRA) los movimientos de 24 cuentas a nombre de la Fundación Madres de Plaza de Mayo que están abiertas en entidades...

Viernes 30 de Septiembre de 2011

El juez federal Norberto Oyarbide le pidió ayer al Banco Central de la República Argentina (BCRA) los movimientos de 24 cuentas a nombre de la Fundación Madres de Plaza de Mayo que están abiertas en entidades financieras privadas y públicas.

El magistrado también dispuso el secuestro de tres automóviles que se sospecha fueron adquiridos con fondos de las Madres destinados a la construcción de viviendas sociales y que habrían sido desviados por una empresa para ese fin, informaron fuentes judiciales.

Las medidas fueron ordenadas en la causa donde se investiga al ex apoderado de la fundación de las Madres Sergio Schoklender y a otra docena de personas por presunta administración fraudulenta y desvío de fondos para la compra de bienes para provecho personal.

Con el pedido al BCRA Oyarbide busca seguir "la ruta del dinero" de las cuentas de las Madres y la información que reciba la sumará al trabajo que peritos contadores están haciendo para determinar el uso de los fondos que el gobierno le entregó a la entidad para la construcción de viviendas sociales.

El magistrado también dispuso el secuestro de tres camionetas Citroën Berlingo que figuran a nombre de Meldorek SA, empresa contratista de las Madres y de la que Schoklender sería el dueño del 90 por ciento de las acciones.

Se busca determinar si esos vehículos se compraron con fondos de las Madres, en una maniobra de lavado de dinero por parte de los acusados.

Ratificación. Por otra parte, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, aseguró ayer que se concluirán las viviendas del programa Sueños Compartidos que están en proceso de construcción y reiteró que la Fundación Madres de Plaza de Mayo sufrió una "defraudación" por parte de su ex apoderado Sergio Schoklender. "Lo que pasó es muy triste, lamentable; ha habido defraudación del apoderado hacia la entidad. Y nosotros vimos esa situación y por eso la reacción de Schoklender con el (secretario de Obras Públicas) ingeniero (José) López", sentenció De Vido en relación a la supuesta malversación de fondos que investiga la Justicia.

De Vido dijo que López "le cortó el pedal" al ex apoderado de la fundación y consideró que por ese motivo Schoklender acusó públicamente al funcionario de su cartera de pedir coimas para realizar trabajos de infraestructura.

No obstante, el ministro de Planificación afirmó que "a través de las jurisdicciones (provincias y municipios) que contrataron el programa Sueños Compartidos vamos a concluir las obras comprometidas con los saldos restantes que están contratados".

Además, el ministro aseguró que Madres de Plaza de Mayo "son intocables; no se pueden manchar".

En tanto, los subsecretarios de Obras Públicas, Abel Fatala, y de Vivienda, Luis Bontempo, se excusaron de asistir ayer a la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados para informar cómo se controlaban los recursos que se enviaban a la Fundación Madres de Plaza de Mayo para construir barrios populares.

Hebe trató de “pelotudos” a los ex obreros que reclaman

La titular de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, aseguró ayer que “no van a robar como los Schoklender para pagar a cuatro pelotudos que los jueves vienen a la plaza a pedirnos plata que no tenemos”.
  Bonafini habló en la tradicional ronda de los jueves de las Madres de Plaza de Mayo frente a la Casa Rosada, donde criticó a medios de comunicación que siguen el caso Schoklender y luego de que un grupo la increpara pidiéndole dinero adeudado por haber trabajado en el plan de viviendas que llevan adelante las Madres.
  “El miércoles, los (Eduardo) Duhalde y los Schoklender arman mierda, tiran mierda, provocan, hacen que ellos, los que están del lado de los asesinos y torturadores, saquen cualquier cosa contra las Madres. Y sacan y ponen, La Nación, Clarín y Ambito (Financiero), y se regodean y dicen y hablan mentiras, y nos denuncian, para que el jueves vengan cuatro pelotudos a reclamarnos una plata que no tenemos”, señaló Bonafini al hablar en la Plaza de Mayo.
  Añadió: “Que si no pagamos es porque no tenemos, no porque somos unas turras que nos quedamos con la plata. No tenemos, dimos todo lo que teníamos; hemos deshabitado todos los lugares donde se pagaba el alquiler, estamos amontonados para trabajar pero vamos a seguir con lo que tenemos, no vamos a rematar nada de lo que tenemos, vamos a seguir con las casas, con la Universidad, con la radio, con la biblioteca, con la librería, con las Madres, con la plaza y posiblemente con un canal de televisión. ¡Tomá!”.
  “No vamos a robar como los Schoklender para pagarles a ellos. Así que, compañeros: por más mierda que armen los miércoles, los jueves vamos a estar acá, nadie nos va a sacar, ni con la topadora nos van a sacar”, enfatizó Bonafini.
  Luego criticó al periodismo al señalar que lamenta “que los periodistas se sientan periodistas haciendo mierda y buscando que nos agredan y si hay quien nos agrede ahí están ellos”.

Alejandra Bonafini negó que se haya peleado con su madre

La hija de Hebe de Bonafini, María Alejandra, desmintió ayer que su renuncia a la Fundación Madres de Plaza de Mayo haya sido por una pelea con su madre y aseguró que se debió a que “estaba muy cansada” y consideró que “había cumplido con el mandato que tenía”.
  “Si es por una discusión que creen que me fui están equivocados. Hemos discutido todos todo el tiempo porque es normal cambiar opiniones”, sostuvo en una entrevista publicada ayer por el diario Tiempo Argentino.
  La mujer incluso afirmó que con Hebe de Bonafini “está todo bien. Nunca hubo problemas”. Luego aseveró: “Ahora mi vieja se está enterando de todo, no como en la época de los Schoklender”.
  Sobre su desempeño en la fundación, admitió no haberse sentido “bien teniendo que echar gente” empleada allí porque “no es fácil ni grato, pero es lo que nos dejó Schoklender”, y se jactó: “Limpié, organicé y encaminé. Esas son las tres cosas fundamentales con las que cumplí”.
  “Ya dejé todo ordenado y saneado en la fundación y vuelvo a mi vida habitual, a mi trabajo y a la normalidad”, agregó.
  “Quiero que realmente me investiguen. No tengo las cuentas ni los bienes inhibidos”, desafió, y manifestó: “Puedo decir cómo compré todo lo que tengo”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario