Política

La ex fiscal Fein se defiende

Sostvo que no hubo "ninguna prueba contundente, concreta y precisa" en que indicara que al ex funcionario lo hubieran asesinado.

Sábado 24 de Febrero de 2018

La ex fiscal Viviana Fein insistió en que durante su tarea en el marco de la causa por la muerte de Alberto Nisman no hubo "ninguna prueba contundente, concreta y precisa" que indicara que al ex funcionario lo hubieran asesinado y volvió a rechazar argumentos de la jueza Sandra Arroyo Salgado.

"Yo estoy íntimamente segura qué durante mi actuación no había ninguna prueba contundente concreta y precisa de un hecho homicida", afirmó ayer Fein, que es investigada por las irregularidades en esa pesquisa. Relató que "la mamá de Alberto Nisman fue la que bajo juramento dijo que nadie entró al baño hasta que yo llegué".

Fein contó que al momento de ingresar al departamento, se encontró con una unidad criminalística de 11 personas cuyo jefe, quién levantó los rastros papilares, es un abogado con años de servicio.

"En la unidad viene todo el personal que necesito, por otro lado el juzgado convocó a la división homicidio y apoyo tecnológico de la Policía Federal", explicó.

"Conmigo entra el levantamiento de rastros, el jefe del servicio, y el video operador y de fotografía, que van filmando todo el piso y el contorno del piso para demostrar que no hay rastros extraños que pudieran ser de interés para nosotros", explicó.

Además, relató que una vez atravesado el vestíbulo y en la puerta del baño, el "video operador y el fotógrafo tuvieron que presionar la puerta" y como la "cabeza (de Nisman) estaba doblada hacia un costado, abrieron una pequeña abertura para que entraran la cámara de fotos y la filmadora".

"Cuando ellos se retiran y la abertura se hace un poco más grande, hago pasar a la médico legista, al personal de laboratorio químico y de balística, cuando entran ellos convoco a un testigo presencial que se ubica en el baño y controla todo", señaló.

Y afirmó: "Todos los testigos presenciales declararon que no observaron ninguna irregularidad frente a (el juez federal) Julián Ercolini".

"No se limpió el arma. Se despejó para ver la numeración, calibre y la marca. La perito que recibe el arma, declaró bajo juramento y señaló que el arma llegó tapada de sangre", indicó Fein.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario