Política

La dura interna del Poder Judicial amenaza con escalar tras la feria

La guerra por los fiscales. El conflicto pasa hoy por la designación de 16 fiscales por parte de la procuradora Gils Carbó, resistida por sectores tradicionales.

Lunes 12 de Enero de 2015

La fuerte puja de sectores en el Poder Judicial de la Nación se incrementó en el último año, y el estar más cerca o en la vereda de enfrente al kirchnerismo dividió las aguas, sumado a la avanzada de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, para ocupar espacios de poder.
  Primero fue la agrupación Justicia Legítima que no logró quebrar el espacio más conservador y opositor en el Poder Judicial, y al no poder dar la pelea por fuera de las estructuras tradicionales, aquel sector alineado con Gils Carbó y el ideario del gobierno decidió ganar espacios de poder por dentro.
  Esto se tradujo en la reciente elección de las autoridades de la Asociación de Magistrados, donde la lista Celeste (la única cercana al Poder Ejecutivo) intentó sin éxito alcanzar la presidencia; en el Consejo de la Magistratura, donde la jueza Gabriela Vázquez, vinculada al oficialismo, logró imponerse como titular del organismo; y ahora en el corazón del espacio político-judicial más adverso, en los Tribunales de Comodoro Py, con la designación de 16 fiscales cercanos a Gils Carbó.
  En esos Tribunales se anuncia una disputa abierta y fuerte de hacerse efectivas las 16 designaciones de fiscales firmadas por Gils Carbó el 30 de diciembre pasado, previstas para el próximo 2 de febrero con el retorno de la actividad judicial.
  Siempre y cuando esto no lo frene una medida cautelar, a partir de la catarata de recursos presentados, uno de ellos de la Asociación de Magistrados a raíz de la postura dominante que tiene la lista bordó, la más opositora al gobierno.
  Esas 16 designaciones significarán una fuerte impronta de Gils Carbó en un fuero sensible: donde se investiga los casos de corrupción y a funcionarios, entre otros.
  Tal vez, la disputa más fuerte que pueda darse a partir de ello es en la Cámara Federal: ante la misma en forma exclusiva siempre estuvo el fiscal Germán Moldes, actualmente enfrentado a la procuradora.
  En ese espacio, Gils Carbó designó a dos fiscales que le responden: Miguel Palazzani y Miguel Angel Osorio, este último el más cercano a la procuradora y de buena llegada con el gobierno nacional. “La idea es restarle y dividir el poder del que gozó hasta ahora Moldes”, explicó una fuente judicial.
  Osorio era el único que respondía, de los 12 fiscales de primera instancia, a la Procuradora, a tal punto que en dos almuerzos que se organizaron en los últimos meses fue el único que no fue invitado por sus pares, quienes viven tildándolo de “kirchnerista”.
  Entre los fiscales son pocos quienes intentan mantenerse al margen, es el caso de Federico Delgado, Diego Iglesias, Jorge Di Lello y Carlos Rívolo (aunque estos dos últimos tienen un canal de diálogo con la Procuración). Otros vienen mostrando una férrea oposición a la “jefa”: son Carlos Stornelli, Eduardo Taiano, Guillermo Marijuan, Gerardo Pollicita y Ramiro González.
  La puja también mantiene en vilo a los jueces federales de primera instancia, y si bien la procuradora no cuenta con ningún aliado directo, sí se dividen entre aquellos que vienen jugando políticamente fuerte contra ella o el gobierno nacional y quienes miran desde la tribuna.

Los jueces juegan. En el primero de los casos se anota a los jueces María Servini de Cubría y Ariel Lijo, cada uno en sus causas decidieron jugar fuerte en contra del gobierno; y el de Marcelo Martínez Di Giorgi, Luis Rodríguez y Claudio Bonadío, estos tres con causas que apuntan hacia los intereses de Gils Carbó.
  Di Giorgi procesó al titular de la Procelac y uno de los más cercanos a la procuradora, Carlos Gonella; Bonadío por su parte pidió el desafuero de éste al no presentarse a citaciones reiteradas que le hizo en el marco de una causa penal; y Rodríguez realizó ya dos operativos en la Procuración a raíz de una investigación por irregularidades en un concurso para ocupar dos cargos de fiscal. A tal punto están divididas las aguas que un juez hace no mucho googleó a los participantes de un concurso judicial para ver si correspondían a Justicia Legítima, una agrupación fundada por Gils Carbó y que es acusada de oficialista.

En todos los frentes. En todos los niveles persiste una disputa, como lo es en el Consejo de la Magistratura donde la jueza Vázquez, quien niega ser de Justicia Legítima y oficialista aunque hasta ahora en todas las votaciones clave lo hizo en el mismo sentido que el kirchnerismo, es objeto de críticas por sus pares.
  Vázquez hace poco mantuvo un duro cruce con el juez Bonadío, a quien ella votó por imponerle una sanción en su salario por mal desempeño, y ameritó un ida y vuelta de “cartas abiertas”, tirándose con todo.
  Incluso, en el Consejo ahora predomina una lucha entre el sector vinculado al oficialismo y en retirada el que respondía al titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Germán Krieger era un hombre leal al supremo y fue desplazado por el oficialismo, y ahora una serie de denuncias penales sobre los manejos de “la caja” en el organismo preocupan en la Corte Suprema, pues lo toman como una incursión para quitarle el manejo de una parte de los fondos que tiene por ahora en sus manos el alto tribunal.
  La grieta está más abierta que nunca y en el enfrentamiento son constantes las señales de un lado y otro: desde la Procuración se desplaza a dos fiscales, como es el caso de Marijuan y Taiano, y se nombra a otros dos alineados; y en Comodoro Py son reiterados las investigaciones que se abren contra Gils Carbó.

Pelea por la caja de la Justicia

La Corte Suprema y el Consejo de la Magistratura también están embarcados en una pelea propia y la razón es el manejo del millonario presupuesto del Poder Judicial. Esta “caja” no está exenta de sospechas, y en medio de todo eso, hay suspicacias desde la Corte de que le quieren quitar el manejo de fondos a su alcance. Al menos son tres las investigaciones por malos manejos que están en manos de tres jueces distintos, y la desconfianza crece.

Legisladores K salieron a respaldar a Gils Carbó

Legisladores nacionales del kirchnerismo y un grupo importante de funcionarios judiciales respaldarán hoy públicamente a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.
  La diputada nacional Diana Conti convocó a una conferencia de prensa para hoy en el Congreso donde, acompañada por el presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, y el jefe del bloque de senadores del oficialismo, Miguel Pichetto, defenderán la designación de fiscales que hizo Gils Carbó y las facultades del Poder Legislativo para crear cargos.
  De este modo, la legisladora kirchnerista se refirió a la polémica por la decisión de un juez de frenar la designación de los 16 fiscales subrogantes que nombró Gils Carbó.
  Conti indicó que hoy “defenderemos nuestras incumbencias, que son en definitiva las de nuestro pueblo y nuestras provincias”.
  “El Congreso Nacional, dentro de sus facultades constitucionales específicas ha creado por ley 27.063 (reforma del Código Penal) nuevos cargos dentro del Ministerio Público”, recordó, y apuntó que eso “fue de absoluta necesidad y razonabilidad no sólo para la cercana aplicación de un nuevo procedimiento penal, sino para la mejor eficacia de la actuación de los fiscales y la defensa publica”.
  En ese marco, sostuvo que “Gils Carbó, prontamente llenó los cargos con total legitimidad y legalidad”. Sin embargo, señaló que “una vez más, a través de medidas cautelares y precautelares del judicial, se pretende obstaculizar toda posibilidad de mejor justicia”.
  Conti remarcó que “paralelamente, una campaña mediática inusitada por parte de jueces y fiscales y políticos oportunistas, confunde a la población con conjeturas absolutamente mentirosas”.
  “Se pretende atacar a la doctora Gils Carbó pero, en realidad, es el Congreso Nacional el que está siendo avasallado por esa campaña y por el Poder Judicial”, añadió la diputada Conti.
  En tanto, unos 80 fiscales y funcionarios judiciales manifestarán  su apoyo a las designaciones que realizó Gils Carbó. En una solicitada que será publicada hoy, pero anticipada ayer, calificaron las críticas a la funcionaria como “una campaña de criminalización” y añadieron que “revelan la indolencia de quienes optan por defender espacios de poder individual en lugar de brindar respuestas a la población”.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS