Política

La denuncia del fiscal Nisman contra la presidenta por ahora no tiene juez

Al excusarse el juez Ariel Lijo y que su par Daniel Rafecas siguiera sus mismos pasos, la Cámara Federal deberá definir quién es el que debe investigar la acusación contra Cristina Kirchner 

Lunes 02 de Febrero de 2015

La denuncia del ex fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Kirchner por  presunto encubrimiento del atentado a la AMIA quedó por el momento sin juez, luego de que se excusara el juez federal Ariel Lijo y su par Daniel Rafecas siguiera sus mismos pasos, por lo que sería la Cámara Federal la que defina quién es el que debe investigar.
 
Lijo decidió finalmente enviar a sorteo la expediente iniciado por el fallecido fiscal por el presunto encubrimiento de la causa AMIA, el que recayó en el Juzgado de Rafecas: de  licencia hasta el 20 de este mes, el juez se habría comunicado con quien lo suplanta, Sebastián Ramos, y resuelto declararse incompetente, aunque la decisión todavía no había sido comunicada de manera formal.
 
Según indicaron varias fuentes consultadas, Ramos se ausentó este lunes por enfermedad y no firmó nada, y mucho menos a la distancia Rafecas: por ello, una vez que se cumpla ese trámite, la causa volverá a Lijo y será la Cámara Federal la que defina quién es el que debe investigar.
 
Una versión dio cuenta, incluso, que Rafecas -anticipándose a que el sorteo podía determinar que la denuncia cayera en su Juzgado- dejó preparado un documento declarándose incompetente  y devolviéndole la causa a Lijo, por entender que es éste quien debe tomar las riendas de la investigación.
 
Todo indica, entonces que, devuelta la causa a Lijo, intervendrá la Cámara Federal para determinar quién de los dos es competente, lo que podría dilatar aún más el trámite de la denuncia de Nisman: de quedar finalmente a cargo Rafecas, intervendrá el fiscal Gerardo Pollicita, quien deberá resolver si impulsa una investigación.
 
Por la mañana, Lijo decidió remitir la denuncia de Nisman a sorteo, pues evaluó que la misma no es conexa con la investigación que él viene llevando a cabo por presuntas irregularidades en la causa AMIA.
 
La causa que investiga Lijo es de larga data y un gran tramo ya está elevado a juicio oral y público con el expresidente Carlos Menem como principal imputado.
 
Esa vieja causa está divida en dos tramos aunque el Tribunal Oral Federal 2 hará un único juicio: uno es por el pago al supuesto reducidor de autos Carlos Telleldín para que inculpe a policías bonaerenses; y el otro por desviar la pista siria que apuntaba al comerciante Antonio Kanoore Edul.
 
“De la lectura de los hechos que conforman la denuncia, resulta notoria la diferencia existente con el objeto procesal de la causa que tramita ante este tribunal, por lo que de  ninguna forma pueden aplicarse las reglas de conexidad que  dispone nuestro Código Procesal”, indicó Lijo en su resolución.
 
En ese sentido, el juez explicó que la causa que él tiene en su poder “se circunscribió a irregularidades detectadas en el marco de la investigación judicial”, mientras que la denuncia de Nisman “versa sobre hechos ajenos al objeto inicial, posteriores e incluso nuevos a la instrucción de la causa originalmente radicada” en su tribunal.
 
“Justamente, la noticia criminal formulada aportaría nuevos hechos que de ningún modo fueron indicados anteriormente en los diversos expedientes que tramitan y tramitaron ante este  tribunal en relación con las irregularidades advertidas en la  investigación de AMIA”, agregó.
 
La denuncia de Nisman fue hecha el 14 de enero ante el juez Lijo, cuando éste estaba de licencia, y en su lugar la jueza María Servini de Cubría resolvió no habilitar la feria  judicial.
 
La muerte de Nisman obligó a Lijo a retornar de su licencia y dictar medidas para garantizar la prueba, aunque el trámite de la denuncia nunca se activó hasta este lunes, cuando nuevamente quedó empantanado en una cuestión de competencia.
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario