Política

"La crisis de la deuda que se viene puede ser peor que la de 2001"

El ex diputado nacional cree que el peronismo podría volver a ganar la provincia "si se mantiene unido".

Domingo 30 de Diciembre de 2018

Oscar Lamberto | Bío | Ex diputado nacional por el Partido Justicialista. Ex secretario de Hacienda de las presidencias interinas de Ramón Puerta y Eduardo Duhalde. Titular de la Auditoría General de la Nación (AGN)


Oscar Lamberto es el actual titular de la Auditoría General de la Nación (AGN), un organismo dependiente del Congreso nacional que tiene la tarea gigante de rastrear la transparencia en los procedimientos administrativos en el Estado. Para prevenir o detectar posibles actos de corrupción. Lamberto fue legislador nacional desde 1985 y superó las dos décadas consecutivas en el Palacio. De tradición peronista, si bien define su actual tarea como "técnica", sin embargo, la cuerda de dirigente político permanece activa, y sonando.

Trabaja en Buenos Aires, pero tiene su mirada y su casa en Santa Fe (Gálvez). Cree que el peronismo podría volver a ganar la provincia "si se mantiene unido". Por estas horas, se mueve cerca de la precandidatura a gobernadora de María Eugenia Bielsa, de quien asegura, "se va a presentar".

"La corrupción viene desde el fondo de la historia, pero si los «semáforos» funcionan, el control se vuelve eficiente y no escandaloso", explicó a LaCapital, en una entrevista exclusiva en su despacho de la sede central de la AGN.

EM_DASHExiste una red de organismos de control estatal, entre ellos la AGN. Sin embargo, en 35 años de democracia pareciera que se impone en amplios segmentos sociales la idea de que en los organismos del Estado hay corrupción, el se "roban todo". ¿Cómo lo evalúa?

—Nosotros no trabajamos para los jueces, no obstante, hay 450 causas penales basadas en informes de la AGN. Con todo, más que ser insumo para la Justicia, lo importante es construir una red de prevención. La corrupción no es sólo quedarse con determinado dinero mal habido, más grave es tirar cianuro a un río, es un acto de corrupción peor. Y esto la sociedad ya lo empieza a conocer, y diferenciar.

—La corrupción como campo de batalla política, en especial durante el gobierno actual, está fuertemente instalada, en especial por los medios de comunicación. ¿Es consciente del tiempo histórico donde desarrolla su tarea en la AGN?

—La corrupción es la patología, pero nosotros no somos la inquisición buscando culpables. Nosotros vamos barriendo organismos estatales y privados, y cada cinco años pegamos la vuelta. A nadie le gusta que lo controlen. La corrupción tiene miles de formas, una es ocultar la información, negarla, o demorarla. El gobierno actual tiene una práctica que entorpece la búsqueda de la información: cambia permanentemente de organismos. Primero 22 ministerios, luego 11, el programa que tiene un secretario luego pasa a otro. Nos cambian el personaje todo el tiempo, y es una dificultad para investigar. Otro problema que nos presenta el gobierno de Macri es la digitalización de los procedimientos administrativos. Trabajan sin el soporte papel, y nosotros no tenemos acceso a eso, tenemos que pedirla, a veces los mismos funcionarios no saben cómo acceder. De todos modos, no juzgamos actitudes, juzgamos hechos.

—¿Dónde hay más problemas de corrupción, en el gobierno actual o en el anterior?

—Nosotros somos un organismo técnico. Hablamos a través de los informes, que están colgados en la página de internet. Ahora incorporamos tecnología, como drones, que nos permitieron, por caso, relevar toda la cuenca del Río Matanza (Riachuelo), descubrir dos basurales ilegales dentro de un parque nacional, entre otras cosas.

—La AGN depende del Congreso nacional, que cierra 2018 con un récord de baja actividad en sesiones ordinarias en año no electoral. ¿Qué valoración hace?

—Es difícil gobernar la Cámara de Diputados siendo minoría; cuando yo era diputado, teníamos dos bloques mayoritarios con casi el 85 por ciento de la Cámara. Y luego algunos bloques chicos. Hoy tenemos una dispersión total. Que no busca acordar; cuando usted está en minoría, o busca acordar o trata de evitar que se constituya una mayoría sin usted. Si ocurre esta situación, se termina trabando todo, y no hay leyes.

EM_DASHUsted participó como actor importante durante la crisis de 2001, la crisis de la deuda. Ahora volvimos al FMI, y asoma otra crisis de la deuda. ¿Cómo la prevé?

—Lo actual no es como la de 2001, es peor. La deuda ahora es más complicada. Antes tuvimos a los bonistas como principales acreedores. Ahora es el FMI. Cualquiera que gobierne a partir de 2019 se encontrará con una economía en recesión, una deuda impagable, y un mundo hostil. La salida no es fácil. Si estimula la demanda con emisión de moneda, se le va todo a precio y tiene una hiperinflación. Es el peor de los mundos. Necesitamos crecer, con inversiones, pero nadie va a invertir sin antes no la ponen los inversores argentinos. Tampoco nadie va a invertir si un plazo fijo le da 50 por ciento de interés. El tremendo esfuerzo del pueblo argentino, con baja de salarios y aumento de tarifas fue a pagar los intereses.

—¿Usted ve al peronismo como organizador de un frente que pueda ofrecer una salida a la crisis que deja Cambiemos?

—No voy a ser original, y cito a Perón. A esto lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie. Necesitamos acuerdos básicos. Sin embargo, hay proyectos distintos de país, caminos distintos a recorrer. No parece que un proyecto pueda contener a "todos" los intereses contrapuestos. Puede haber discusión ideológica, si el Estado más chico o más grande. Si mayor o menor independencia del Banco Central. Pero en materia de educación y salud, por caso, debería haber grandes acuerdos.

EM_DASH¿Cambiemos equivocó sus políticas, o la realidad actual de constituyó de manera deliberada?

—Minimizaron los problemas, erraron el diagnóstico y tomaron la decisión equivocada. Mucha mala praxis.

—¿Se puede remontar la crisis?

—Siempre se puede, dependerá de los costos.

—¿Comparte la visión de que en la Argentina hay un sector de la Justicia federal en acuerdo con el gobierno de Macri que estaría persiguiendo a opositores políticos, o descree de esa tesis?

—Si usted mira un canal dicen una cosa, en el otro canal dicen lo contrario. Yo no soy abogado, por suerte (risas). Así que no puedo afirmar nada en ese sentido. De todos modos, la Justicia es lenta, y normalmente se juzgan a los gobiernos que ya no están.

EM_DASH¿Qué rol le asigna a Cristina Kirchner en un posible frente opositor que sustituya a Macri?

—Cristina tiene un caudal electoral innegable. Si con eso alcanza o no, no lo sabemos. Mi idea es que miremos el futuro y no en las diferencias que tuvimos en el pasado. Si nos quedamos en eso, nos vamos a pelear todos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});