Política

La Corte Suprema dejó al oficialismo en estado de ebullición

El presidente habló de construir un país "sin impunidad", al tiempo que Carrió le pegó al alto tribunal y sembró dudas puertas adentro

Jueves 16 de Mayo de 2019

El presidente Mauricio Macri aseguró ayer que su gestión aspira a construir un país “sin impunidad”. Si bien no se refirió al tema, la frase surgió luego de la decisión de la Corte Suprema nacional que dilata el inicio del primer juicio oral contra la ex mandataria Cristina Kirchner. En paralelo, otras voces provenientes de la Casa Rosada y las fuerzas políticas socias del PRO, en el marco de Cambiemos, acusaron recibo de la resolución del máximo tribunal.

“Todos queremos progresar, poner nuestro granito de arena y que eso sea reconocido. Queremos que no haya impunidad. Lo que todos queremos es trabajo y no impunidad”, aseguró Macri durante un acto realizado en Corrientes. Pareció un mensaje dirigido a la Corte, que resolvió someter a revisión la causa por el direccionamiento de la obra pública, donde está acusada Cristina y otros ex funcionarios.

Casi al mismo tiempo, el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, sostuvo que la decisión del alto tribunal “genera la percepción en mucha gente de que la impunidad se puede consagrar”.

Para Peña, “hay una intencionalidad política, no en los jueces sino en los sectores que no quieren que Cristina vaya a juicio”.

Además, el funcionario rechazó las declaraciones del ex jefe de Gabinete del kirchnerismo Alberto Fernández por “amenazar a los jueces y camaristas de este país”. Y agregó: “Porque lo escuché decir que a los magistrados les van a revisar los fallos” (ver aparte).

Fernández había afirmado que varios de los jueces y camaristas que intervienen en las causas que se siguen contra Cristina”tendrán que rendir cuentas de las barrabasadas que hicieron para cumplir con el poder de turno”.

A su turno, el ministro de Justicia nacional, Germán Garavano, hizo una lectura más técnica y planteó que no hay impedimentos para que igualmente se sustancie el debate oral.

La Corte le pidió al Tribunal Oral Federal (TOF) Nº 2 que le remita los autos principales de la causa por el supuesto direccionamiento de la obra pública vial en Santa Cruz, en la que será juzgada la actual senadora nacional de Unidad Ciudadana (UC), lo que podría demorar el proceso previsto para el martes próximo.

Asimismo, el ministro de Interior, Obras Públicas y Vivienda nacional, Rogelio Frigerio, consideró que “la Justicia debe actuar y decir quiénes se llevaron los recursos de los argentinos”.

Al respecto, el funcionario afirmó que “hay que recuperar” esos fondos para “seguir con las obras públicas”.

Palo interno

Paralelamente, la diputada nacional y líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, enfatizó —vía Twitter— que su espacio político “no forma ni formará parte de ningún pacto de impunidad”. De ese modo, abrió la lectura a un posible acuerdo que incluiría al oficialismo.

La legisladora también redobló su carga contra la Corte y habló de un “pacto de impunidad” entre el juez Ricardo Lorenzetti y Fernández para retrasar el inicio del juicio contra la ex presidenta.

Haciendo foco en Lorenzetti —uno de sus rivales históricos—, Carrió advirtió que “siempre quiso ser presidente” y que, si el magistrado estuviera al frente del máximo tribunal, “hoy estábamos en un golpe de Estado”.

Por su parte, el comité nacional de la Unión Cívica Radical (UCR) manifestó, a través de un comunicado, su “profunda preocupación” por la decisión de la Corte de pedir los expedientes de las causas que involucran a Cristina al considerar la medida “sorprendentemente inusual”.

Anoche, en tanto, se registraron cacerolazos en los barrios porteños de Recoleta, Belgrano y Nuñez en repudio a la decisión del máximo tribunal.

Cierre de jornada al rojo vivo

Con bronca acumulada por la reciente derrota electoral en Córdoba, Nicolás Massot vivió ayer un duro cruce con Elisa Carrió en Diputados. Fue en el pasillo que divide el hemiciclo del despacho de la Presidencia de la Cámara baja. Carrió conversaba con una persona y, al advertir que pasaba Massot, dijo: “Sabía que eras pícaro, pero no tan hijo de puta”. Entonces, Massot se acercó y reaccionó: “¿Cómo me dijiste?”. Lilita insistió: “Hijo de puta”. Indignado, el diputado por Córdoba le contestó: “A mí no me faltes el respeto”. En las elecciones del domingo pasado, Massot (PRO) no apoyó a Mario Negri (UCR, candidato a gobernador) en su lista y, según dicen sus rivales, trabajó para Rodrigo de Loredo (postulante a intendente de la capital cordobesa).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario