Política

La Cámara Federal confirmó a Bonadio al frente de la causa que impulsó Nisman

El tribunal de alzada desestimó el planteo que presentó el acusado Luis D'Elía por "enemistad manifiesta". La principal imputada es Cristina

Sábado 28 de Octubre de 2017

La Sala II de la Cámara Federal rechazó ayer un pedido de recusación contra el juez federal Claudio Bonadio en la causa que investiga el presunto encubrimiento de los iraníes acusados por el atentado a la Amia y por la que anteayer prestó declaración indagatoria la ex presidenta Cristina Kirchner.

Los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah desestimaron el planteo de otro acusado en este expediente, el dirigente Luis D'Elía, quien había intentado apartar al magistrado por "enemistad manifiesta", lo que fue considerado "improcedente".

Los camaristas remarcaron que no puede darse por "acreditada" con "corroboración objetiva" la acusación contra Bonadio puesto que la argumentación de D'Elía "se refiere a manifestaciones del dirigente sobre notas periodísticas o sobre el devenir de expedientes judiciales" y "al modo en que ejerció su actividad funcional".

"Se carece de elementos que otorguen prueba de la situación que describe la ley, atento a sus especiales requisitos. También, de indicios que den sustento a un temor objetivo de parcialidad respecto de la actuación del instructor", advirtió el fallo, y agregó que "no basta con revelar disconformidad con el curso otorgado al enjuiciamiento y las decisiones que puedan adoptarse, a falta de demostraciones independientes que sugieran motivaciones diferentes a las impuestas por las normas".

Tras la presentación de la ex presidenta y sus dichos ante el juez, Bonadio cuenta con diez días para resolver la situación procesal de Cristina Kirchner y demás implicados, como el ex canciller Héctor Timerman, D'Elía, el diputado Andrés Larroque, y el ex titular de Quebracho Fernando Esteche, entre otros.

El magistrado busca determinar si, tal como lo denunció el fiscal Alberto Nisman antes de morir, hubo un plan delictivo llevado adelante por funcionarios del gobierno kirchnerista para permitir a los imputados iraníes eludir la investigación por el ataque terrorista ocurrido en 1994 a partir del Memorándum de Entendimiento firmado entre su gobierno y el de la república islámica y que fue refrendado por el Congreso nacional.

Crítica de Memoria Activa

Por su parte, la titular de la agrupación Memoria Activa (asociación civil creada para esclarecer los atentados a la comunidad judía en Buenos Aires), Adriana Reisfeld, consideró ayer que Bonadio "no fue un buen juez" en la causa Amia porque, según consideró, "la dejó dormir" durante "cinco años".

"Bonadío no fue un buen juez. El tuvo la causa durante cinco años y la dejo dormir. En su momento había que haberlo destituido y no lo hicieron, como sí pasó con (Juan José) Galeano", afirmó Reisfeld.

En cuanto al juicio por encubirmiento en el que está acusado el ex presidente Carlos Menem y otros ex funcionarios de su gobierno, consideró que "es una megacausa a la que nadie le da bolilla".

"Los imputados tienen la obligación de presenciar el juicio. Es una vergüenza que ningún medio cubra la causa más importante que tiene en estos momentos el Estado. Es la causa más importante por las personas implicadas", remarcó.

Legajo oscuro

El ex secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli cargó ayer con dureza contra el juez Bonadio, a quien acusó de ser el magistrado que "más pedido de juicio político tiene"; de estar "acusado de haber encubierto el atentado a la Amia por el propio (fallecido fiscal) Nisman"; de no haber "dado cuenta de su patrimonio" y de "haber dado muerte a dos personas por la espalda".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario