Política

La Cámara alta convirtió en ley la nacionalización de los ferrocarriles

La norma declara al servicio ferroviario de interés público. El Senado la sancionó por 53 votos contra dos. El ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo estuvo en el recinto.

Jueves 16 de Abril de 2015

Por amplia mayoría, 53 votos a 2, el Senado de la Nación convirtió ayer en ley la nacionalización del servicio ferroviario, declarándolo "de interés público nacional, y como objetivo prioritario del país la reactivación de los ferrocarriles de pasajeros y de cargas".

Con la presencia del ministro Florencio Randazzo en el recinto —presenció el último tramo del debate—, y con algunos centenares de militantes de los gremios ferroviarios en las calles circundantes al Congreso, los representantes de las provincias dieron sanción definitiva sin modificaciones al proyecto que llegó con media sanción desde Diputados. Los votos negativos correspondieron a Pino Solanas y Norma Morandini.

El senador por Santa Fe Carlos Reutemann votó favorable junto a la mayoría. Roxana Latorre, también santafesina, no participó de la sesión. Rubén Giustiniani, el tercer senador por Santa Fe, sí participó de la sesión, aunque se tuvo que retirar al momento de la votación.De todos modos, ambos legisladores manifestaron a La Capital su apoyo pleno al proyecto.

Juan Manuel Abal Medina se encargó del cierre de oradores por el FpV oficialista, valoró el momento político y la nueva ley, "es difícil no recordar hoy dónde estaba la Argentina en 2003, estábamos derrumbados, sin Estado. Hoy recuperamos los ferrocarriles porque recuperamos la capacidad estatal".

Luego se quejó de muchos de los discursos opositores, que si bien votaron en general a favor, fueron muy críticos con el gobierno nacional: "Escucho algunos discursos donde parece que la Argentina se derrumbó por arte de magia. Pero la historia viene de varias décadas, de malas políticas, y nosotros la estamos recuperando".

Abal Medina citó a Raúl Scalabrini Ortiz, "adquirir ferrocarriles es adquirir soberanía", dijo. Y remató con una pregunta desafiante para la oposición, "¿Por qué no lo hicimos antes?, no dicen. Muchos de los que nos dicen eso si hubieran estado en el Congreso de Tucumán de 1816, hubieron votado en contra argumentando por qué no se declaró la independencia antes".

Por el lado de los radicales, cerró la lista de oradores Alfredo Martínez, que subrayó una de la preocupaciones principales de oposición: la composición del directorio de la nueva empresa madre Ferrocarriles Argentino Sociedad del Estado, en el sentido de quiénes establecerán los controles administrativos sobre la gestión de la empresa.

"La reversión de la política del gobierno nacional a partir del 2012 se dio por agotamiento de una política que fracasó y por los accidentes. También pensamos que debería declararse como servicio público y no como servicio de interés público" abundó Martínez, que de todos modos acompañó en general la sanción de la nueva ley.

A su turno, Adolfo Rodriguez Sáa, explicó: "Los ferrocarriles son argentinos desde 1947 por decisión de un gobierno peronista. Por lo tanto esta ley no es de estatización", matizó. Y luego agregó, "los ferrocarriles del siglo XIX fueron un enorme progreso para la Argentina. Luego, la destrucción de los ferrocarriles fue en paralelo a la destrucción de la industria y del empleo". El puntano completó que "esta ley plantea dudas, pero si está bien aplicada, seguramente vamos a mejorar".

Pino Solanas, emblema de lucha contra la privatización ferroviaria durante la década de los noventa, tuvo un discurso de furibundo rechazo a la nueva ley, y votó en contra casi en soledad: "Lo primero es exigirle a los concesionarios la reposición de todos los bienes que se les entregaron para que mantuvieran el servicio en funcionamiento", enfatizó. Y luego fustigó al kirchnerismo, "nunca hubo un Estado más estúpido y estafado que éste".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario