Política

Kicillof afirmó que la denuncia de Nisman "es un disparate económico inexplicable"

El ministro de Economía calificó como "una mentira" la afirmación de Argentina estaba atravesando una crisis energética por lo que buscaba intercambiar granos (soja y trigo) por petróleo iraní.

Domingo 15 de Febrero de 2015

El ministro de Economía, Axel  Kicillof, aseguró esta mañana que “es un disparate inexplicable” y  una “soberana estupidez” el argumento económico de la denuncia que  el fiscal Alberto Nisman hizo contra la presidenta Cristina  Kirchner por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA.

Dijo que como no es abogado no puede calificar a la denuncia  en los términos del derecho, por lo que sólo optó por referirse a  los términos económicos de la denuncia redactada por el ahora  fallecido fiscal especial de la causa AMIA y que dio lugar a la  reciente imputación de la jefa de Estado, a manos del fiscal  Gerardo Pollicita.
 
Kicillof respaldó su análisis económico porque el comercio con  Irán habría sido -según Nisman- la presunta motivación que llevó a la presienta a intentar encubrir a los iraníes acusados de volar  la sede de la mutual judía en julio de 1994.
 
“Yo me interesé bastante y me puse a ver cuál era el argumento  de esa denuncia extensa. El argumento es un disparate económico. Es algo absolutamente inexplicable, indefendible y no tiene ningún  asidero”, afirmó Kicillof en declaraciones a Radio Nacional Rock.
 
La denuncia dice que la Argentina estaba atravesando una crisis  energética por lo que el interés estaba en intercambiar granos  (soja y trigo) por petróleo iraní, lo que fue considerado por  Kicillof como “una mentira”.
 
“Eso es absolutamente ridículo porque, primero, no hay una  crisis energética en la Argentina: la provisión de energía creció  en los últimos diez años más que en los veinte anteriores, debido  al crecimiento económico”, dijo.
 
Y agregó: “Lo único que hay es que desde 2011 hubo una balanza  energética negativa porque importamos más de lo que exportamos.
 
Pero esto no es una crisis energética ni mucho menos. Hay un  montón de países en el mundo que importan parte de su energía”.
 
Por otro lado, el ministro señaló que nunca se le compró  petróleo a Irán y que tampoco se puede avanzar en ese sentido  porque el crudo iraní es muy rico en azufre, lo que no es  compatible con las necesidades de la Argentina.
 
Indicó que el país importa “muy poco” petróleo sin destilar: del total del crudo consumido en la Argentina durante todo 2014, sólo poco más del 1 por ciento fue comprado en el exterior.
 
Resaltó que el Estado no es el dueño ni el encargado de  exportar los granos sino un sector privado “muy concentrado” en  manos de siete empresas como Cargil, Nidera, Noble, Bunge & Born,  entre otras.
 
“Entonces, la denuncia dice que el motivo del supuesto  encubrimiento era cambiar algo que no tenemos por algo que no  necesitamos, es inexplicable. Esto no es un móvil porque es  imposible esa operación económica”, afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario