Política

Juntos para el Cambio y el desafío de superar los individualismos

El macrismo hizo una buena elección ayer en Rosario, y ni hablar en la provincia, donde dio vuelta el adverso panorama de las Paso.

Lunes 28 de Octubre de 2019

Si bien no le alcanzó para forzar un ballottage, sin dudas Juntos para el Cambio hizo una muy buena elección ayer en Rosario, y ni hablar en la provincia, donde dio vuelta el adverso panorama que había tenido en las Paso.

Claro que con el triunfo en Santa Fe y el descuento de más de diez puntos en esta ciudad, la fuerza política que ahora deberá erigirse en una oposición responsable tendrá primero que sanar sus propias heridas internas, que ayer quedaron más expuestas que nunca.

El sólo hecho de que Juntos para el Cambio haya tenido dos búnkers en Rosario demuestra a las claras las luchas que carcomen los cimientos de este espacio. En efecto, mientras el diputado nacional electo Federico Angelini comandó el análisis de datos desde el local partidario de San Lorenzo y Maipú, el concejal Roy López Molina se llevó a otros tantos referentes del partido al Hotel Ros Tower. Insólito para dos hombres que apoyaban a la misma fórmula presidencial pero que no han logrado dirimir diferencias, lo que se tradujo en divisiones de los bloques macristas tanto en la Legislatura como en el Concejo rosarino.

Si algo valoró ayer el Frente de Todos tras alzarse con la victoria a nivel nacional, fue la unión del peronismo. Allí radicó la fuerza que llevó al PJ otra vez a comandar los destinos de este país.

Tal vez en esa enseñanza esté la clave para que el macrismo local no se desangre en luchas internas y no pierda de vista el camino a seguir. A pesar del resultado electoral adverso de ayer, la performance local y provincial de Juntos Para el Cambio obliga sin dudas a superar enconos personales e individualismos que en lo único que se traducen es en desgastes inútiles.

A pesar de los pésimos indicadores económicos del gobierno de Macri y del hecho de que Rosario ostente la tasa de desempleo más alta del país (12,8 por ciento), Juntos para el Cambio no sufrió ayer una derrota aplastante en esta ciudad. Será hora entonces de que sus dirigentes locales dejen de lado los egos y piensen que el proyecto político que encarnan sigue teniendo futuro. Un futuro que deberá encontrarlos unidos si la idea es crecer como oposición y creer en el regreso al poder.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS