Política

Irán no entregará a los sospechosos de haber atentado contra la Amia

La república islámica respondió oficialmente al pedido de extradición cursado por Argentina. Cuestionó la investigación judicial y hasta puso en duda que la masacre haya sido por una explosión.

Jueves 23 de Octubre de 2008

Por primera vez, Irán rechazó ayer judicialmente la orden de captura dictada en Argentina contra los diplomáticos y ciudadanos de esa nación involucrados en el atentado a la Amia, perpetrado en Buenos Aires el 18 de julio de 1994 y que mató a 85 personas e hirió a 300.

Luego de recibir la notificación, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, a cargo de la causa, quiere ver si el gobierno argentino califica la negativa oficial de la nación islámica "como una falta de colaboración".

Entre los imputados figuran el ex presidente iraní entre 1989 y 1997, Alí Rafsanjani, y el ex embajador de Teherán en la Argentina, Hadi Soleimanpur.

Aunque previsible, esta es la primera vez que Irán oficializa una negativa a la Justicia argentina, en la que, además, cuestiona la investigación, no sólo por "falta de pruebas": volvió a impugnar la investigación del ex juez Juan José Galeano y del fiscal Alberto Nisman, y hasta dudaron de que la masacre haya sido por una explosión.

Pese a que tiene fecha del 4 de agosto pasado, la respuesta fue recibida ayer, vía Cancillería, por Canicoba Corral, quien ahora enviará el texto a Nisman, quien días pasados pidió el embargo de bienes de iraníes.

Hace dos años el fiscal había formalizado su acusación contra Irán responsabilizándolo de la masacre y reclamó las detenciones de siete ex altos funcionarios de ese país, encabezados por Rafsanjani.

Según esa hipótesis, el atentado fue decidido el 14 de agosto de 1993 en una reunión del Comité de Asuntos Especiales del gobierno iraní luego de que Argentina suspendiera la ayuda nuclear al país islámico.

En noviembre de 2006 Canicoba Corral ordenó las capturas de Soleimanpour y de Moshen Rabbani y Ahmad Ashgari (consejero cultural y tercer secretario de la embajada iraní en Argentina, respectivamente). También se incluyó al ex ministro de Seguridad Alí Fallahiján, al ex canciller Alí Velayati, al ex jefe de la Guardia de los Pasdarnas Moshen Rezahi, al ex jefe de Al Quds Ahmad Vahidi y al libanés Imad Moughnieh.

Esas capturas no estuvieron activas hasta que Interpol dictó meses atrás el alerta rojo para aceptar la búsqueda de los iraníes. En su momento, desde Teherán se había amenazado con llevar a Argentina a un tribunal internacional por las "acusaciones infundadas".

El fiscal no desiste. Nisman, de la Unidad Fiscal de la Causa Amia, dijo ayer que no va a desistir en el pedido de detención de los ciudadanos iraníes involucrados en el atentado contra la mutual judía.

"No vamos a desistir en ningún momento a nuestro esfuerzo de esclarecimiento", respondió el fiscal al ser consultado sobre si la decisión iraní podría significar el final de los pedidos de la Justicia argentina.

El fiscal consideró que el argumento jurídico de la respuesta iraní es que "como para Irán no son culpables, no hay motivo para hacer lugar al pedido del exhorto".

Para Nisman, "la fiscalía de Teherán actuó como si fuera la Corte Suprema y no toman en cuenta el pedido del país donde se cometió el delito. Es como si un argentino hubiera cometido un asesinato en Irán y nosotros contestáramos que aquí no cometió delito".

El fiscal aún debe desentrañar cuál de los exhortos responde la Justicia iraní, dado que el primero fue enviado en 2003 por el ex juez Galeano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario