Política

Inglaterra acusó al gobierno argentino de desarrollar una política de "confrontación"

Un vocero de David Cameron, consideró esta mañana “contraproducente” la medida que insta a compañías locales y multinacionales a sustituir la compra de insumos británicos por productos de terceros países. Consideró “triste” la iniciativa que difundió ayer la ministra de Industria, Débora Giorgi.

Miércoles 29 de Febrero de 2012

El Reino Unido acusó hoy al gobierno argentino de desarrollar una “política de confrontación” por las Islas Malvinas, luego de que el Ministerio de Industria instara a compañías locales y multinacionales a sustituir la compra de insumos británicos por productos de terceros países.

Steve Field, vocero del primer ministro británico, David Cameron, consideró esta mañana “contraproducente” la medida y advirtió que Londres es un “gran importador” de productos argentinos, por lo que la decisión es contraria a los propios intereses económicos del país.

El vocero ministerial dijo además que la Cancillería trató el tema con la embajada argentina en Londres y consideró “triste” la iniciativa que difundió ayer la ministra de Industria, Débora Giorgi.

Ayer, un comunicado de la cartera fabril reportó que la  funcionaria se comunicó con los titulares y directivos de al menos 20 firmas nacionales y multinacionales que importan productos e insumos desde el Reino Unido para que elijan otras naciones desde donde importar esa mercadería.

Fuentes de la cartera fabril explicaron que “el objetivo es impedir que se siga reduciendo el superávit que todavía mantiene nuestro país con el Reino Unido y establecer políticas que privilegien las relaciones comerciales con las naciones que respetan la integridad territorial, sus reclamos soberanos y los recursos que pertenecen a la Argentina”.

El gobierno nacional argumentó que las importaciones desde el Reino Unido aumentaron 40 por ciento interanual en el lapso enero-noviembre de 2011, por lo que el saldo comercial favorable bajó en un año de 274 millones de dólares a 104 millones.

Al ser consultado por la sugerencia ministerial, Field  contestó: “Es claramente muy triste que la Argentina continúe con su política de confrontación, en lugar de una de cooperación”.

La medida de la Casa Rosada se produjo en medio de una escalada bilateral y cuando falta poco más de un mes para que se cumpla  el 30º de la guerra de 1982 por el archipiélago, conflicto en el que murieron más de 900 efectivos.

A comienzos de mes, el gobierno denunció a Londres ante las  Naciones Unidas por la presunta “militarización” del Atlántico Sur,  a lo que la administración de Cameron respondió que el envío de un  buque destructor obedece a una “rutina”.

El lunes, en tanto, se produjo otro hecho que causó malestar  en el país europeo.

Dos cruceros con bandera de colonias británicas provenientes  de las Islas Malvinas y de recorrida por el Cono Sur se vieron impedidos de amarrar en Ushuaia, por la aplicación extensiva de una  norma que impide el atraco de embarcaciones de guerra y de naves  vinculadas a la exploración y explotación de recursos naturales.  

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario