Política

Indemnizan a una mujer que nació en España durante la última dictadura

La beneficiaria es sobrina del abogado especializado en derechos humanos Carlos Slepoy, quien a su vez fue prisionero político en la dictadura y terminó desterrado en España. 

Sábado 25 de Julio de 2015

La Corte Suprema de Justicia de la Nación concedió el derecho indemnizatorio para víctimas de la última dictadura a una mujer que nació en España durante el exilio forzado de sus padres en ese país.

   La beneficiaria, identificada como Soledad Villalobos Slepoy, es sobrina del abogado especializado en derechos humanos Carlos Slepoy, quien a su vez fue prisionero político en la dictadura y terminó desterrado en España. El máximo tribunal revocó un fallo previo negativo, de diciembre de 2013, por parte de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, que consideró que la mujer “nunca se había exiliado ya que nació en un país extranjero, por lo que no se encontraba acreditado el menoscabo efectivo a su libertad que repara la ley”.

   Antes de esa resolución, el 3 de septiembre de 2013, el Ministerio de Justicia de la Nación también había denegado la concesión de la reparación monetaria. La apoderada de Villalobos Slepoy alegó en el reclamo que los padres “debieron exiliarse en España y que, en ese contexto, nació, y que es claro que en aquellos años su destino estaba unido al de sus progenitores, para quienes el exilio fue la única opción para salvar sus vidas”.

   Pero en dos instancias el planteo fue rechazado “toda vez que la decisión forzada de emigrar ante las persecuciones sufridas había recaído en cabeza del progenitor de la requirente y no sobre ella, quien nunca se había exiliado ya que nació en país extranjero”.

   Villalobos Slepoy nació en Madrid “cuando su madre se encontraba radicada en España en situación de exilio forzado a consecuencia de la persecución que sufriera por parte del último gobierno de facto”, en tanto que a su padre “se le reconoció el beneficio previsto en la ley por haber estado detenido a disposición del Poder Ejecutivo entre el 30/07/1975 y el 28/10/1983”.

   Con esos datos, y citando su propia jurisprudencia, la Corte revocó el rechazo a la indemnización y virtualmente habilitó la vía para que le sea concedida. El fallo del máximo tribunal fue firmado por los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

   El antecedente fue cuando el máximo tribunal, con las firmas de los jueces reconocieron el resarcimiento para Ana de las Mercedes y Eleonora De Maio, quienes nacieron en Venezuela durante el exilio de sus padres.

   La familia de ambas jóvenes sufrió persecución antes y durante la dictadura, entre 1975 y 1976, cuando “el matrimonio demandante estuvo privado ilegítimamente de su libertad, ambos fueron despedidos de sus empleos y partieron hacia Bolivia, radicándose finalmente en Venezuela, donde nacieron sus dos hijas”, dijo en su momento la Corte.

   En Venezuela “obtuvieron el reconocimiento del carácter de refugiados por parte de la Acnur”, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los exiliados, añadió.

   Para el tribunal, no hay “justificativo para desconocer el derecho a los hijos de esos exiliados impedidos de nacer en la patria de sus padres por razones completamente ajenas a ellos y desvinculadas con el libre ejercicio del derecho a elegir su propio plan de vida”.

   “La permanencia en el país extraño no fue una decisión voluntaria de ninguno de los hijos de los exiliados, como tampoco lo fue la de sus padres, por lo que el lugar de nacimiento carecía de trascendencia para el reconocimiento del derecho que reclamaban”, argumentó el máximo tribunal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario